lunes 17 enero
ELECCIONES MUNICIPALES | EN EL SALÓN CON SEBASTIÁN PÉREZ  |   |

"A la política no puedes venir a hacer amigos"

El candidato a la alcaldía por el PP admite que le preocuparía si no le votaran sus hijos, dice que García Montero es "el delfín" de Torres Hurtado y que lleva 14 libros abiertos a la vez

Sebastián Pérez junto a la Fuente de las Granadas, el proyecto que ejecutó cuando era concejal del Gobierno local y responsable de Emasagra. Foto: Álex Cámara

Desde que llegó a la política municipal uno de sus objetivos y sueños políticos es el de ser alcalde de Granada. Ahora se ve en esas Sebastián Pérez, consciente de la difícil papeleta que le toca afrontar el próximo 26 de mayo pero confiado en que los granadinos le darán su confianza en las urnas.

Pregunta.- ¿Cuál es el regalo que en una noche de reyes más ilusión le hizo?

Respuesta.- En aquella época los reyes eran muy distintos a los de hoy. Quizás el juego de Magia Borrás, que entonces no había anuncios como hoy aquello era lo más grande del mundo.

P.- ¿Quería ser mago?

R.- Tampoco es que quisiera. Los niños de entonces o jugábamos a eso o en la calle. No había como hoy, maquinitas ni 'Play Station'. También me encantaba la bicicleta. Con la magia nunca me hubiera ganado la vida.

P.- ¿Qué regalo ayudó a conseguir a los Reyes Magos para su hijo y que tanta ilusión le hizo?

R.- Un traje de Spiderman, era un forofo. Él quería un aparato que se ponía en la muñeca y lanzaba como 'telaraña', cuando lo vio le dio un nervio que creíamos que se nos iba a poner hasta malo. Luego el problema vino con mi mujer cuando las lámparas y todo estaba lleno de telaraña. Me costó un trabajo encontrarlo, porque los niños querían todos el mismo juguete.

P.- ¿Cómo y dónde conquistó a su mujer?

R.- Hace 40 años de eso. Es muy complicado decirlo, no hemos sido la pareja que te presentan y vas a un sitio. Yo era muy amigo de su hermano, iba a la casa, ibas conociendo y así llegó todo. Hoy en día como una pareja diez minutos es distinto, no digo que sea mejor ni peor, sino diferente. Este año hacemos las Bodas de Plata y habíamos estado de novios quince. Éramos dos niños. Fue muy bonito y natural.

P.- Si volviera al día en que decide meterse en política, ¿tomaría otra decisión?

R.- Sí, no entrar. En este momento, desde el punto de vista social, la política ha pasado de ser una honorable responsabilidad a ser cruel e injusta. Uno se deja el alma y la vida. La gente se queda con el chascarrillo. Ya está empezando a ocurrir que las bases y los cuadros de las formaciones políticas son de perfiles extraordinariamente bajos y muy poca gente se querrá acercar. Los ataques son virulentos y ya uno no va con el cariño y la tranquilidad de antes. No hubiera añorado esta responsabilidad.

P.- Un lugar para perderse en Granada

R.- El Albaicín, es idílico y mágico. Tenemos a diez minutos de nuestras casas el paraíso terrenal. Solo pasear por Zafra y subir esas calles, con ese sonido a silencio y olores, es único en el mundo. A veces pienso que Granada no es consciente de lo que tiene. No es un típico tópico: el embrujo que tiene la ciudad hay pocas ciudades que lo tengan. Por eso estamos llenos de turistas constantemente.

P.- ¿Qué cicatriz no olvidará nunca?

R.- A los cinco años iba con mi padre por la calle Navas, viendo una juguetería; y con una furgoneta estaba mirando y al girar la cabeza me di un golpe en la ceja. Mi padre me llevó a la Casa de Socorro que estaba en la calle Lepanto, rápidamente me asistieron y me tumbaron en una camilla. Yo le decía a mi padre que no me cortaran la cabeza, porque entonces… Me pusieron una especie de tela de araña y me cosieron, sigo teniéndolo mi corte.

Sebastián Pérez en un momento del encuentro con ahoraGranada. Foto: Álex Cámara

P.- ¿De todas las cosas malas que ha escuchado de usted, cuál le ha tocado tanto la moral como para pensar en dejarlo?

R.- Han sido muchas y si las digo las usarán mis adversarios. A la política no puedes venir a hacer amigos. Me enseñaron que los podrás contar con los dedos de una mano y te sobrarán dedos. Hay mucha crueldad, maldad extrema y mala gente dentro de la política.

P.- ¿Cuál es su mejor amigo en política?

R.- Soy yo. Al final en esta trayectoria que he vivido y mientras mis militantes quieran, lo que yo entiendo por amistad, me enseñaron y educaron de lo que es, en la política no lo he encontrado. Creía haberlo encontrado, pero estaba equivocado. De sabios es rectificar.

P.- ¿Cuál es el último libro que ha leído?

R.- Llevo como 14 libros abiertos. Quiero hacer cosas que no tengo ni tiempo. Voy viendo, abriendo y leyendo. Ahora he estado leyendo la Guía de Gómez Moreno, porque quería ver las dos naves que se han destruido de Ángel Casas, uno de los mejores arquitectos de España, fue quien diseñó por ejemplo la actual Biblioteca del Salón. Las dos mejores naves industriales que había en España las tiramos hace unas semanas.

P.- ¿Si tuviera que marcharse durante una larga temporada, qué no faltaría en la maleta?

R.- No soy hombre de obsesiones. No hay nada que pueda decir que me llevaría. Soy un hombre que me he criado en un ambiente muy normal, no soy caprichoso. Te engañaría si dijera que me llevo los libros, si acaso cuando te vas de descanso. A los viajes no me los llevo por ejemplo. Si acaso a mi familia.

P.- ¿Cuál fue la última vez que habló con José Torres Hurtado o se comunicó con él?

R.- Lo comenté en una entrevista extraordinaria y magnífica que ya me hizo este medio y se mantiene. En la mañana del 18 de abril de 2016 a las 9 de la mañana en una reunión de grupo, donde defendí la inocencia del exalcalde, de que hasta que no hable la justicia no se tomaran decisiones. A partir de ese momento me encuentro lo que me encuentro. Ahora está en esa incursión política con su delfín, con la intención de dañar al PP. Somos una marca sólida y fuerte, voy a seguir defendiendo mis valores y mis principios. La marca no la llevo en mis espaldas, sino en mi corazón.

P.- ¿Qué haría si alguno de sus hijos le dice que va a votar a la opción más contraria a la suya?

R.- Les intentaría convencer, si no me votan ni mis hijos es lo que más me preocuparía. Son mayores de edad y están muy bien formados. Saben lo que es la vida, precisamente porque son muy inteligentes los dos votan al PP.

P.- ¿Por qué tienen los granadinos que votar a Sebastián Pérez?

R.- Porque es la opción que puede sacar a Granada de la situación en la que se encuentra ahora mismo. No somos un barrio de Málaga o Sevilla. Granada tiene un patrimonio que debe recuperar, no quiero que sea la ciudad que sale por los problemas de marihuana o las despedidas de soltero, sino salir por su música, por su escultura y salir al resto del mundo y proyectarse por su Sierra, por su Alhambra, por sus ríos, su Albaicín y sus barrios. Han sido tres años de calamidad absoluta. Ahora mismo creo que podemos aportar el valor para devolverle el esplendor que siempre ha tenido en los siglos que en este momento está muy apagado.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería