miércoles 22 mayo
ASÍ ES MI ALCALDE | VÍZNAR  |   |

"A los vecinos hay que escucharlos"

Joaquín Caballero (IU) cree que Víznar es lo que han querido sus habitantes que sean, sin imposiciones supramunicipales y sin perder la identidad de pueblo pese a la cercanía con Granada capital

Joaquín Caballero, en la plaza en la que se ubica el Ayuntamiento de Víznar. Foto: Álex Cámara

Joaquín Caballero cumplirá este mayo su primer mandato al frente del Ayuntamiento más pequeño del Área Metropolitana, el de Víznar. Situado en un enclave estratégico, la calma reina en la localidad en cualquier momento que se visite y de ello es consciente este alcalde de IU, uno de los pocos bastiones leales que le queda a la formación de izquierdas no solo en Granada sino en Andalucía. 24 años así lo avalan.

Pregunta.- Víznar es el pueblo con menos habitantes del Área Metropolitana, ¿qué es lo mejor que tiene un pueblo pequeño como este?

Respuesta.- La tranquilidad sobre todo. Todavía por la calle nos conocemos todo el mundo, nos saludamos todos y se dejan las puertas abiertas. Sigue siendo un pueblo. Al estar tan cerca de Granada es que no perdemos esa identidad.

P.- ¿Qué hay que hacer para mantener esa esencia de pueblo?

R.- Hay que tener la convicción de que siga así, de que los vecinos quieren que siga así. Las cosas funcionan como quieren los vecinos y tener esa actitud y ese equipo que decida eso. Nos ha pasado como a todos los municipios. Aquí podían estar construidas miles de casas, pero se apostó por un turismo sostenible y la naturaleza. Somos puerta al Parque Natural de la Sierra de Huétor. Tenemos un entorno privilegiado, con su acequia de Aynadamar, con sus monumentos que son BIC como la Parroquia (1527) o el Palacio del Cuzco. Una serie de aspectos que te invitan a que sea un lugar de relax, de tranquilidad y veraneo.

P.- Y también de desconectar.

R.- Sí, también. Sobre todo los vecinos, el alcalde no desconecta.

P.- ¿Qué se encuentran los que vienen a Víznar de visita?

R.- A gente con una acogida muy especial. Naturaleza y vistas excepcionales a Sierra Nevada. Somos un balcón de Granada. Estamos intentando darle un impulso al turismo. De lo que carecemos es de esa infraestructura de bares, restaurantes y alojamientos e intentamos centrarnos más en eso, en poder darle más servicios al visitante.

P.- ¿Es sostenible tener una serie de servicios en un pueblo tan pequeño?

R.- Tenemos pocos, los que podemos. Intentamos hacer más. Pero tenemos la ventaja de que algunos servicios los tenemos cerca, estamos a seis minutos de Granada con la A92. Tenemos los centros de salud, las grandes superficies. Tardamos menos en llegar que desde el mismo centro de Granada. Lo que queremos es hacer es tener algunos en Víznar pero que sean sostenibles.

P.- ¿Qué ocurre cuando Luis (el anterior alcalde) comunica que se quiere ir?

R.- (Sonríe) Le dijimos que él no se iba a ninguna parte. Llegó el momento en que dijo que llevaba 20 años, que tenía que cambiar a otro ciclo. Decía que yo tenía que ser el sustituto. Yo me lo planteé, aunque no era mi primera opción y al final decidimos entre todos que era el momento dar un paso adelante.

P.- ¿Es difícil llegar después de alguien que lleva 20 años al frente de la Alcaldía?

R.- En principio es muy fácil. Solo en principio. Si estoy aquí es por la inercia de lo que venía de antes. Cuando Luis se fue, en la comarca me decían que era uno de los mejores alcaldes de la zona. Yo me puse a trabajar por mi pueblo y con las directrices del equipo en el que estaba. Una Alcaldía es difícil y tiene su trabajo, sobre todo el que no se ve.

P.- ¿Y serán más difíciles estas elecciones que las de 2015?

R.- Es diferente. Yo me voy a presentar con la misma ilusión y predisposición y mismo pensamiento.

P.- Aquí se pide el voto calle a calle y metro a metro.

R.- El PP ha venido a dar mítines donde han ido 15 o 20 personas, pero el resto no hacemos grandes mítines. Lo que sí solemos hacer nosotros es celebrar una ‘asamblea’ que es lo más potente que tenemos. No es algo muy político, es el grupo de gente abierto a todo el mundo. A todo el que quiera aportar, participar o tenga algo que decir. Ese es el fuerte. Ahí es donde nosotros donde hacemos no los mítines, sino tomamos contacto con los vecinos.

P.- ¿Que usted vaya de morado ahora significa algo para esas elecciones?

R.- (Sonríe) No no, qué va.

P.- ¿Puede haber algún tipo de coalición con Podemos aquí?

R.- Aquí será por IU porque es como llevamos presentándonos tantos años.

P.- ¿Es partidario de que esto se diera en más sitios?

R.- Yo en cuestión de la organización prefiero no meterme mucho. Considero que IU tiene que volver a coger peso y que debería tener su papel como ha tenido, con el apoyo de la Organización. Representamos a IU e IU nos representa en otros ámbitos. A mi hay algo es que Alberto Garzón que está desaparecido pese a la proyección que tenía, pero a mí no me toca decidirlo. Lo único que tengo claro es presentarme por IU en Víznar.

P.- En las Municipales IU arrasa, sin embargo en el resto de las convocatorias ganan otros partidos, ¿cómo se explica eso?

R.- Los vecinos de Víznar son inteligentes y sensatos. Saben lo que quieren, que su municipio lo quieren de una forma, que el equipo de gente sabemos quiénes lo forman. Los ciudadanos tienen sus propias ideas.

P.- Al ser de un partido que no suele estar gobernando en instituciones supramunicipales, ¿percibe que le escuchan en otros organismos?

R.- Esa pregunta es interesante. En algunos aspectos nos sentimos un poco más ninguneados o desplazados. Cuando Diputación o en la Junta que ha estado el PSOE y ahora el PP tienen más cercanía a su mismo partido. Pero eso también tiene su contra que es el adoctrinamiento, que te dicen lo que tienes que hacer. En Víznar se hace lo que quieren sus vecinos. Hay algunas puertas que tienes que llamar más veces, aunque tengo que decir que con el presidente de Diputación he tenido un trato productivo. En otras puertas que he llamado, algunas sigo llamando desde hace cuatro años y siguen cerradas.

P.- ¿Qué es lo que más le piden los vecinos de Víznar?

R.- Son cosas que se ven. No te piden un aeropuerto. Te dicen lo que les pasa a ellos o lo que necesitan, pero también lo que necesitan los demás. Te van informando. Es una de las ventajas de ser un pueblo pequeño. Víznar, con estos mandatos, se ha hecho el Centro de Salud, el aparcamiento, Circunvalación y una serie de servicios que están a la orden del día. No hay grandes actuaciones que puedas hacer. Otra de nuestras características es que a quienes nos visitan, cuando los oyes hablar, es que el pueblo está limpio, tranquilo y bien cuidado. Eso es lo que la gente pide. El bienestar suyo y el de los vecinos.

P.- ¿Tiene esperanzas de que se acabe la exclusión financiera algún día?

R.- No, va a peor. Las medidas que se están tomando por parte de las entidades bancarias de buena fe van encaminadas a que hagas desde tu teléfono u ordenador las cosas y no se te ocurra ir a un banco a que alguien te ayude o te responda.

P.- ¿Cómo va el problema de la conexión a Internet?

R.- Otra de nuestras características es esa. No somos un barrio o pueblo que está de paso, sino a la cola. Aquí llega en cuestión de Internet hace unos años el último. Siempre había problemas. Aún estamos así. Somos cola y no llega nada. Dependemos de la central de Alfacar, somos punto y final. La buena noticia es que el despliegue de la fibra se está haciendo en este momento. Eso sí dará un cambio importante. Siempre les digo que no nos dejen por orden alfabético.

P.- ¿Qué supone Federico para Víznar?

R.- Es otra de las cuestiones que a mí me genera controversia. Nos ha tocado. Aquí pasó su última noche por casualidad. La vinculación no es la misma. No tiene la vinculación con el poeta por haber pasado aquí. Aquí se le tiene mucho respeto, se le hace homenaje y somos un municipio lorquiano. Y una de las inquietudes que tenemos es recuperar la colonia donde pasó la última noche. Lorca no es solo su vida y obra, va relacionado con otras cosas que pasaron. Una de las fosas más importantes mundialmente es la que hay en el Barranco. A nivel de lo que supone para nosotros para el municipio intentamos dignificar su nombre y figura y homenajearlo.

P.- ¿Hay que seguir buscándolo?

R.- Creo que eso depende más de la familia. Son cuestiones privadas. Algunas veces se dan intereses de otro tipo, como un circo. Seguir buscándolo depende de la familia, mientras se haga de una forma digna no estoy en contra, pero creo que ese tema está listo.

P.- ¿Es partidario de abrir fosas en el Barranco para buscar restos?

R.- Pues lo mismo, depende de los familiares. En 2013 se hizo una indagación y delimitación de fosas. Se vio la cantidad que había. Hay restos que están en superficies en fosas más pequeñas, pero hay una fosa donde puede haber miles y era muy profunda. Eso se ha ido deteriorando que ya no sabes qué puede haber.  

P.- Si los vecinos de Víznar no quisieran que siga en mayo, ¿cómo le gustaría ser recordado?

R.- Como un vecino más. De todas formas ahora no es momento de pensar en cómo quieres que te recuerden. Es el momento de trabajar. La idea mía es seguir con el grupo de gente que hace este proyecto, no solo somos los cuatro concejales y el resto que no han salido. Hay un grupo de gente, se van incorporando. La idea es seguir haciendo ese grupo y mientras los vecinos quieran seguir trabajando. No estoy aquí porque sea mi figura la que luego quede. Quiero que queden mi pueblo y mis vecinos. Y me gustaría irme como se ha ido Luis, bien recordado y para apagar otros fuegos.

P.- ¿Ha sido necesaria muchas veces la ‘manguera’ del exalcalde para apagar fuegos?

R.- No la he echado mucho de menos. Además de que no es necesario si hace falta cualquier cosa siempre está ahí, pero hace tiempo que no ha sido necesario. A Luis lo veo y me dice cosas como cualquier vecino y como exalcalde. Hace tiempo que no le pregunto, incluso como vecino yo, porque él tiene conocimiento del Ayuntamiento.

P.- Echa de menos ser un vecino más.

R.- No pienso eso ahora mismo, sino donde estoy. En el momento. Estoy bien. Uno de los motivos por los que pienso presentarme es porque estamos haciendo cosas, trabajamos por el municipio. Hay quejas, alguna, como es normal; pero no estoy quemado. Creo que cuatro años me parecen pocos. Cuando empiezas a coger el ritmo, el equipo, creo que no es el momento de irse. Falta todavía. Estos cuatro años ha habido que coger una línea que cuando quieres darte cuenta han pasado tres años o tres años y medio. Ahora es cuando estás situado y colocado.

P.- Si Maíllo le pregunta cuál es el secreto para mantener una de las pocas ‘islas’ que queda en Andalucía, ¿qué le respondería?

R.- Los vecinos. Escucharlos y darles lo que ellos quieren o lo que dentro de lo que sabes es lo mejor para ellos.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Diseño Web La Sastrería