viernes 20 mayo
UEFA EUROPA LEAGUE  |   | Nacho Santana

A octavos con alma y corazón

El Granada CF pasa a octavos de final tras caer ante el Nápoles por 2-1 · Machís, Gonalons, Carlos Neva y Germán se lesionaron en un intervalo de una hora

Los jugadores del Granada CF celebran el tanto de Montoro. Foto: Pepe Villoslada (Granada CF)

Sufrió el Granada CF, pero brindó a su afición una nueva gesta. El debutante en la UEFA Europa League se vistió de veterano frente al Nápoles para colarse en el bombo de octavos de final tras un encuentro plagado de lesiones ante la falta de fuerzas. A donde no llegaron las piernas llegó el corazón de todos los integrantes del plantel.

Hasta cuatro futbolistas cayeron lesionados entre el calentamiento y la primera hora de partido. Sin embargo, los rojiblancos volvieron a adaptarse a todo para fortificarse y materializar el triunfo de un equipo al que nunca una derrota supo tan bien. Pese a adelantarse los locales, los visitantes respondieron con un tanto que les valió para pasar de ronda pese al gol de Fabián en la segunda mitad.

Ante la ventaja rojiblanca en la ida, el do de pecho partenopeno en el inicio de la vuelta. Cuando el Granada CF aún se colocaba sobre el campo, el Nápoles abrió el marcador para tratar de impedir la fiesta granadinista. Una pérdida de Yan Eteki permitió que Zielinski avanzase con el balón por el centro del campo para disparar desde la frontal y hacer el primer gol a los dos minutos de juego.

Entró entonces el conjunto dirigido por Diego Martínez en una etapa de zozobra entre el contratiempo nada más empezar y los nervios de una gran cita. Quiso despertar a los suyos Puertas con un cabezazo que llegó a la red, pero se encontraba en fuera de juego cuando remató. Politano e Insigne quisieron probar a Rui Silva ante la superioridad local, pero no vieron puerta con sus disparos.

Casi veinte minutos tardó en entrar en el partido el Granada CF. Fue entonces cuando volvieron a mostrar su cara más reconocible, teniendo el balón y llegando a las inmediaciones del área de Meret comandados por un Puertas especialmente activo por la banda izquierda. 

Como premio, los rojiblancos encontraron el empate a los 24 minutos de juego. Una posesión larga permitió a los granadinos adentrarse en caso rival y acabó llegando el esférico en la derecha a Foulquier, que la colgó al área con un centro exquisito al primer toque. Allí la esperaba Ángel Montoro, habitual mente maestra del equipo, que esta vez usó la testa para mandar el balón a la red e igualar el marcador. 

Lo celebró el valenciano besando el escudo de un equipo al que hizo jugar a su ritmo por el resto de la primera parte. Sin embargo, poco después vio una cartulina amarilla que no le permitirá estar presente en la próxima cita europea del Granada CF. Junto a él, varios jugadores de ambos equipos se cargaron de tarjetas en un partido que se le descontroló al colegiado, Daniel Siebert.

Sin embargo, cuando lo importante debía ser el marcador, la atención se escapó del terreno de juego para centrarse en la grada en la que se sentaban los pocos jugadores rojiblancos que se encontraban disponibles. Antes de empezar siquiera el encuentro, Machís tuvo que dejar su sitio en el once a Puertas; poco antes del descanso, Gonalons se fue al suelo y se vio forzado a abandonar el césped por Víctor Díaz. Cuando parecía que no habría más sobresaltos, Carlos Neva también dejó el verde, llorando, aunque su sustitución no llegó hasta pasado el descanso.

Plaga de contratiempos

No le quedó más remedio a Diego Martínez que cambiar el esquema para encajar a los jugadores sanos que le quedaban sobre el terreno de juego. Con la entrada de Nehuén, el Granada CF pasó a una defensa de tres centrales, con Foulquier en la derecha y Víctor Díaz en el carril izquierdo.

Con menos efectivos en la medular, los rojiblancos cedieron protagonismo a un Nápoles que necesitaba anotar tres goles más. A punto estuvo de lograr uno de ellos Elmas, que recibió en el área un pase de Insigne. Sin embargo, salió rápido Rui Silva para achicar espacio e imponerse en el uno contra uno. 

Tras la providencial parada del luso, tuvo que afrontar el Granada CF su cuarta lesión en menos de una hora. Germán se fue al suelo, igual que habían hecho previamente Neva y Gonalons, para dejar su sitio a la fuerza a Yangel Herrera, que llegaba al encuentro tocado. Con su entrada, los visitantes volvieron al 4-3-3.

Fe local a la contra

Cerca de la hora de partido, el Nápoles se permitió soñar con levantar el marcador. Lo hizo gracias a un contragolpe dirigido por Insigne, que puso un balón al espacio entre Víctor Díaz y Nehuén Pérez para Fabián, que pisó área y batió a Rui Silva para poner el 2-1.

Pudo responder inmediatamente el Granada CF tras un fallo de Koulibaly. La dejó Montoro para Jorge Molina, que aguantó para esperar a sus compañeros en la frontal del área. Sin embargo, cuando quiso devolvérsela al valenciano, erró en el pase dejando la oportunidad en nada.

Entre la plaga de lesiones apareció también la de sanciones. A Montoro y Germán se unió Yangel Herrera en la lista de jugadores que vieron cartulina amarilla y no podrán estar en el primer encuentro de los octavos de final de la UEFA Europa League. A ellos habrá que sumar los que no estén físicamente aptos. 

Cada minuto en el crono se convirtió en diez fuera de él. Se le hizo tan largo como cuesta arriba el partido a los rojiblancos, que a los 70 minutos vieron a Koulibaly firmar el tercero de los napolitanos, pero el colegiado anuló la acción por falta en el remate del defensor de los partenopenos.

Estableció un asedio sobre el área del Granada CF el Nápoles. Con llegadas por banda y un Fabián omnipresente, los locales doblegaron a los visitantes y les relegaron a buscar un contragolpe para recordar su existencia en ataque. La falta de acierto de los italianos permitió mantener la valiosa ventaja. 

Ya en los diez últimos minutos parecieron reaccionar los rojiblancos. Primero avisó una llegada de Kenedy, a la que se unió un intento de gol olímpico por parte del brasileño. Tras él lo intentó Yangel Herrera con un remate de cabeza que detuvo Meret, pero cometió falta en la acción el venezolano.

Regresos forzosos

Ante la situación de cansancio del Granada CF, reaparecieron Soldado y Vallejo, hasta entonces en la lista de lesionados. Tomaron el lugar de Jorge Molina y Ángel Montoro respectivamente en un intento de dar aire fresco y guardar fuerzas para la siguiente jornada liguera. 

Tuvo que intervenir inmediatamente tras el cambio Rui Silva. Primero despejó a córner un disparo desde la frontal de Insigne, luego corrió y se impuso por alto para hacerse con un rechace dentro del área y abortar el peligro partenopeno cuando el crono ya rozaba el minuto 90.

Una dura falta de Bakayoko sobre Vallejo permitió a los rojiblancos arañar tiempo al marcador. Sin embargo, los locales corrieron a buscar un enfrentamiento verbal que se saldó con amarillas para Foulquier y Koulibaly. Entre unas cosas y otras, se llegó a la prolongación, de siete minutos.

Ya en el tiempo añadido, Rui Silva volvió a alzarse como un jugador determinante en el plantel. Se alzó Ghoulam y remató con potencia un saque de esquina, pero el guardameta luso voló y exhibió reflejos para atajar la ocasión y despejar a saque de esquina en una acción que le valió los elogios de sus compañeros.

Precisamente en los pies del guardameta murió un partido en el que el Granada CF supo sufrir para volver a hacer historia. Lloró el portero, unas lágrimas completamente opuestas a las de Carlos Neva, simbolizando las dos caras de un encuentro plagado de lesiones y contratiempos, pero a su vez lleno de júbilo. 

No llegaron las fuerzas hasta el minuto 90, se acabaron de hecho antes de la hora de partido, pero sí lo hizo el corazón. Los jugadores, tanto los disponibles como los que arrastraban dudas, se pusieron a disposición de un equipo que escribe ahora su nombre entre los dieciséis mejores de la UEFA Europa League

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand