lunes 15 julio
SUCESOS  |   | Redacción aG

Abren una veintena de expedientes de fraude de electricidad en siete pueblos de Granada

La compañía eléctrica Cuerva ha indicado que los enganches provocan interrupciones imprevistas del suministro, causando "inconvenientes significativos" para los clientes

Una de las plantaciones instaladas y desmanteladas en la localidad de Fuensanta, en Pinos Puente. Foto: Cuerva

La empresa de electricidad Cuerva ha abierto en lo que va de año una veintena de expedientes de fraude repartidos entre las localidades de Fuensanta, Láchar, La Malahá, Pantano de los Bermejales, Escúzar, Fornes y Albondón.

Los datos recopilados subrayan, según ha trasladado la compañía en una nota, "la importancia crítica de mantener una vigilancia constante y rigurosa mediante actuaciones regulares de inspección, como medida indispensable para salvaguardar tanto la calidad como la fiabilidad del suministro eléctrico a largo plazo".

Por ello se llevan a cabo inspecciones de mantenimiento y mejora de la red además de detección de fraude eléctrico; una práctica que, más allá de ser ilegal, "conlleva riesgos para la salud y vida de las personas, así como para la propia instalación eléctrica".

Además, Cuerva detectó el año pasado 35 enganches para el cultivo de marihuana en el Área Metropolitana de Granada, en donde se incautaron unas 11.000 plantas, con el objetivo de perseguir la defraudación masiva de electricidad

Las pérdidas provocadas en las redes de las distribuidoras de Cuerva, por estos enganches ilegales, se estiman en más de dos millones de kilovatios al año, lo que corresponde al consumo de 575 viviendas.

El fraude eléctrico no solo afecta a la integridad de la red, sino que también resulta en interrupciones imprevistas del suministro, causando inconvenientes para los clientes de red y la comunidad en general, según ha señalado la entidad.

Los casos de manipulación indebida de medidores y conexiones irregulares no solo socavan la integridad de la red eléctrica, sino que generan un riesgo de interrupciones y cortes de energía no programados.

Así, la detección oportuna del fraude eléctrico es esencial para garantizar la fiabilidad del servicio de distribución de energía y para salvaguardar la infraestructura eléctrica. Además, aborda directamente el compromiso de Cuerva con la sostenibilidad y la equidad en el acceso a la electricidad.

Caso real en Fuensanta

Aunque a principios de año la compañía eléctrica ha registrado una disminución en los casos de fraude eléctrico en las zonas donde distribuye electricidad, en Fuensanta, perteneciente a la localidad metropolitana de Pinos Puente, a principios de año tuvo lugar una de las operaciones en colaboración con la Guardia Civil.

Se localizaron dos enganches ilegales, uno de ellos con la finalidad de cultivo interior de plantación de marihuana con más de 350 plantas. Este ejemplo de detección ha evitado pérdidas económicas significativas a la compañía y ha evitado que la calidad del suministro eléctrico de los clientes de esa zona de distribución se viese afectada.

Esta actuación a tiempo se traduce en la recuperación de 10.500 kilovatios, 5.115 kilovatios defraudados y 5.385 que no se han llegado a defraudar. Este consumo es el equivalente al consumo de 3 viviendas durante todo el año.

Un ejemplo que, según señala el grupo, "destaca la eficacia de las medidas implementadas por la distribuidora eléctrica y la importancia de la colaboración institucional y participación comunitaria".

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=260489