sábado 22 junio
CÁJAR  |   | Europa Press

Acepta dos años de prisión por robar a su vecino y disparar contra él en la Nochebuena de 2012

El acusado, de 39 años, accedió sin consentimiento a la vivienda situada en la calle Andrés Segovia de Cájar

El hombre, de iniciales F.J.M.O., que iba a ser juzgado este martes en la Audiencia de Granada acusado de robar en la vivienda de su vecino, en Cájar, y después disparar contra él y contra su hijo en la Nochebuena de 2012 ha aceptado los hechos, y cumplir una condena de dos años y un mes y medio de prisión.

La Fiscalía reclamaba para él un total de 15 años de prisión, por los delitos de robo con fuerza en las cosas en casa habitada, homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas, y otro contra la salud pública, si bien ha alcanzado un acuerdo de conformidad con la defensa y ha rebajado su petición.

Concretamente, ha considerado al procesado autor de un delito de allanamiento de morada, otro de hurto, otro de amenazas no condicionadas y otro contra la salud pública, por lo que ha solicitado para él un total de 25 meses y medio de prisión, multa de 800 euros y prohibición de aproximarse a su víctima por un periodo de un año y tres meses. Además, ha considerado que el acusado estaba bajo los efectos de la droga en el momento de los hechos, por lo que ha contemplado como eximente incompleta la drogadicción y como atenuante la reparación del daño, pues ha consignado a su víctima el importe de lo robado.

En la Sección Primera de la Audiencia, el procesado ha aceptado los hechos, y su abogado se ha adherido a la petición del Ministerio Público, con lo que el juicio, en el que no se han practicado más pruebas, ha quedado visto para sentencia, que irá en la línea del acuerdo alcanzado.

Según la acusación de la Fiscalía, los hechos se remontan a la madrugada del 24 de diciembre de 2012, cuando, sobre las 3,00 horas, el procesado realizó una llamada telefónica su vecino recriminándole el robo de su perra.

El acusado le preguntó por si tenía encerrada a su perra, y su vecino le contestó que se encontraba en Alquife celebrando la Nochebuena y que no sabía nada del animal y colgó el teléfono.

Después de la llamada, el acusado, de 39 años, decidió acceder sin consentimiento a la vivienda de su vecino, en la calle Andrés Segovia de Cájar. Para penetrar en la vivienda, destrozó a golpes el entrepaño o panel en su plano medio superior derecho de la puerta de entrada y accedió a través de la gran abertura realizada. Una vez dentro del domicilio, tras registrar cajones y muebles del salón y dependencias, se apoderó de un televisor de 32 pulgadas, y también se apropió de 700 euros en efectivo que había dentro de un libro, y se marchó del lugar.

Sobre las 4,45 horas, el acusado llamó por teléfono a su vecino, comunicándole que había entrado en la vivienda, y media hora después aproximadamente, el inculpado volvió a la casa de éste, esta vez a bordo de su vehículo, que detuvo ante de la puerta de entrada, donde su víctima se encontraba acompañado de su hijo.

El procesado se dirigió a él espetándole que no sabía quién era su padre y con la intención de "amedrentarle" apuntó contra ellos y disparó.

Sobre las 10,00 horas de esa misma mañana, la Guardia Civil, que había acudido al lugar después de muchas llamadas de la víctima, localizó el procesado, quien voluntariamente prestó consentimiento para que los agentes efectuaran registro de su vehículo. En su interior encontraron una fiambrera con cogollos de marihuana con peso neto de 27,15 gramos y una bolsa con pequeños cristales que resultó MDMA, con peso neto de 14,78 gramos.

Autorizada la entrada y registro en el domicilio, se encontraron en el interior de su cochera ocho cápsulas de sustancia que debidamente analizadas resultó ser MDMA, con peso neto de 1,29 gramos. El acusado poseía las sustancias estupefacientes encontradas en su vehículo y domicilio con la intención de destinarlas a la venta donación a terceros y habría alcanzado un valor en el mercado ilícito de 391,54 euros.

Según la Fiscalía, el procesado era adicto al consumo de sustancias estupefacientes (cristal y cannabis) lo que, en el momento de los hechos, limitó "severa y gravemente" su capacidad volitiva y cognitiva. Ya ha consignado ante el juzgado el importe correspondiente a la televisión robada, 1.050 euros, además de los 700 euros que se llevó de la casa. Los daños causados en la vivienda han sido tasados en 465 euros, que no reclama el propietario.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=39072