jueves 19 mayo
La Capital  |   | Redacción aG

Analizan los beneficios de la bioeconomía del chopo en Granada

En el Consejo Social se ha abordado la apuesta por la construcción industrializada con esta madera, que contribuiría a la descarbonización y el empleo estable y cualificado

Corta de una chopera en Fuente Vaqueros. Foto: LWWF

El Consejo Social de Granada ha organizado esta semana la presentación de una charla sobre los beneficios de la bioeconomía del chopo en Granada, en el marco del proyecto LIFE 'Wood for Future/Madera para el futuro' de recuperación de las choperas y de impulso a una industria de construcción sostenible financiado.

La charla ha versado sobre la madera de chopo para laminados estructurales de calidad como "una industria de futuro para la revolución verde de Granada y su provincia" y ha estado a cargo de Antolino Gallego, catedrático de Física Aplicada en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Edificación de la Universidad de Granada y coordinador de 'Wood for Future/Madera para el futuro'.

Según ha informado el proyecto en una nota de prensa, el presidente del Consejo Social de Granada, Javier de Teresa, ha asegurado que la propuesta de 'Madera para el futuro', que se encuentra ya en desarrollo, es un buen comienzo para un ciclo sobre los "grandes proyectos que aportan valor a Granada", que continuará con otras reuniones informativas en las próximas semanas.

El profesor Gallego ha explicado que el sector de la construcción se enfrenta actualmente a grandes retos, como la descarbonización, la disminución de su huella ecológica en todas sus fases, la digitalización, la formación del personal y la escasez de trabajadores cualificados. Según la Asociación Provincial de Constructores, el sector tiene un déficit de 2.500 operarios especializados en la provincia. Además, se trata de un sector "muy masculinizado y poco inclusivo".

En este contexto, ha señalado, se abre camino el nuevo paradigma que es la construcción industrializada, en la que todos los elementos de la obra son diseñados por gabinetes técnicos de ingeniería y arquitectura y elaborados "milimétricamente en la industria con máquinas digitalizadas asistidas por control numérico". De este modo, la mayor parte del proceso transcurre en un ámbito industrial y la obra propiamente dicha es muy rápida y eficiente, ya que se reduce a montar o ensamblar piezas previamente fabricadas.

Las ventajas son económicas -se reducen gastos al fabricar piezas idénticas para diferentes estructuras-, técnicas -el control de calidad es muy elevado- y laborales, ya que el empleo industrial es "más estable, confortable e inclusivo". En ese sentido, recordó Gallego, este modelo favorece la incorporación al mercado de trabajo de personas independientemente de su género o de su diversidad funcional.

También ha apuntado que la madera es una materia prima idónea en la construcción industrializada, no solo por sus ventajas ambientales -su producción tiene huella de carbono negativa, frente al hormigón o el acero- sino por sus características técnicas: es "flexible, resistente y fácil de cortar y moldear en función de las necesidades".

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand