miércoles 19 enero
GRANADA CF - ALAVÉS | LA CRÓNICA  |   | Nacho Santana

Arias rescata dos puntos en un final agónico

El Granada CF sufre para vencer al Alavés por 2-1 · Un gol en propia meta de Abram puso el empate a diez minutos del final y el lateral colombiano decantó la balanza en el minuto 85

Monchu y Arias celebran el gol de la victoria. Foto: Álex Cámara

Era una final el choque entre Granada CF y Alavés y así se mostró sobre el césped. Los rojiblancos sufrieron en demasía ante un rival incompareciente en la primera mitad y se sobrepusieron a un gol en propia puerta a solo diez minutos del final del encuentro.

Puertas, que abandonó el partido lesionado, abrió la lata. Con su tanto, los de Robert Moreno controlaron el ritmo del partido y lograron anular a su rival durante toda la primera mitad. Cambió la película en la segunda, con los vitorianos gozando de ocasiones para empatar e incluso remontar.

Sin embargo, el gol rival tuvo que anotarlo en propia meta Abram en un desafortunado despeje en el minuto 80. Ya en el 85, el central peruano mandó al poste un remate de cabeza que empujaría Arias para dar a los suyos la tercera victoria de la temporada.

Arrancó el Granada CF la primera mitad con signos de nerviosismo ante la presión intensa del Alavés. Un guión inicial poco prometedor pero que se difuminó rápido. Se encargó de disipar dudas Puertas atacando un centro al área medido por parte de Carlos Neva. El testarazo del '10' se marchó desviado por muy poco, pero valió para sobresaltar al rival.

Puertas se encargó de abrir la lata para los rojiblancos. Foto: Álex Cámara

Avisó el arquero de Benahadux una vez, pero no dos. Encontró espacio para arrancar Luis Suárez y decidió pelear contra el mundo en carrera antes de disparar desde la frontal del área en un balón que rechazó la defensa. Cuando todos pedían penalti por mano, Puertas solo miraba a un balón del que solo apartó la mirada para fijarla en la escuadra, exactamente en el punto en el que puso su disparo para abrir el marcador.

Con el marcador de cara encontró su hueco sobre el campo el Granada CF. Empezaron a aparecer Milla y Gonalons, circuló el balón y se esfumó cualquier atisbo de esa duda inicial. Juntaron líneas los rojiblancos, obligando a su rival a jugar en espacios reducidos, una circunstancia que terminó por secarles en ataque y hacer que cerrasen la primera mitad sin disparar a puerta.

Cómodo sobre el campo, con y sin balón, el conjunto de Robert Moreno hizo desaparecer a su rival como si de un truco de magia se tratase. Mataron el encuentro los locales, que solo importunaron a Pacheco en una acción a balón parado al borde del descanso.

Cambio de tornas

Comenzaron de forma muy distinta las cosas en la segunda mitad. Segundos después del pitido inicial se coló por banda izquierda Rioja, que puso el pase de la muerte para Moya, ya en la línea del área pequeña. Con Maximiano batido, el jugador del Alavés mandó desviado un esférico que solo se falla una de cada cien veces.

Tuvo otra ocasión igual Luis Rioja a la hora de partido, pero su disparo se marchó al tercer anfiteatro antes de que Escudero se marchase lesionado. Segundos después, Joselu definió disparando al muñeco tras un fallo de Abram que le dejó sin marca.

Se creció el Alavés, que volvió a gozar de una clara ocasión para empatar el encuentro. Se relajó en defensa el conjunto local y tuvo un futbolista del cuarto visitante la ocasión de disparar desde el interior del área un balón que tocó en Abram antes de que volase Maximiano para sacarlo de su escuadra izquierda.

Escudero tuvo que abandonar el partido por unas molestias. Foto: Álex Cámara

A solo diez minutos del final y tras una lesión de Puertas llegó el jarro de agua fría para el Granada CF. Entró por banda izquierda Luis Rioja y buscó el centro al área. Se movió Maximiano para cerrar el primer palo cuando todo apuntaba a un despeje plácido de Abram. Sin embargo, el central peruano no atinó a contactar bien sobre el balón con la pierna mala y terminó por mandar su golpeo a su propia portería.

Cuando todo parecía abocado al empate, con solo cinco minutos por delante, Arias dio los tres puntos a los suyos. Sacó de esquina el conjunto rojiblanco y voló Abram para rematar directo a la base del poste. Parecía que el segundo tanto se escapaba, pero el rechace cayó al lateral colombiano para que la empujase e hiciese el segundo.

Con el resultado de cara en un final agónico, el Granada CF mató el partido, espoleado por un Nuevo Los Cármenes que se vistió de corto desde la grada para empujar como un futbolista más. Sufrieron los rojiblancos, pero lograron brindar a los suyos la tercera victoria de la temporada.

Quini, activo durante todo el partido, brega con Lejeune. Foto: Álex Cámara
Publicidad

Comentarios (1)

  1. Rai dice:

    Esperemos que solo haya sido un mal dia, por que jugando asi no nos mantenemos en la categoria, la loteria no toca todos los dias, y ni San Maximiano podrá pararlo todo.

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería