sábado 2 marzo
Granada CF  |   |

Brahimi acerca la salvación en Primera a Los Cármenes

El partido rememoró la fase de ascenso de hace tres temporadas que le permitió a los rojiblancos volver a Primera División.

 El objetivo ya se ve a la vuelta de la esquina

Brahimi celebra el gol anotado hoy frente al Elche. Foto: Álex Cámara

Con sufrimiento, pese a que pudo ser más tranquila por el penalti fallado, pero el Granada ha sumado tres puntos de oro esta tarde frente al Elche en Los Cármenes, otro rival directo que cae. Brahimi le dio la victoria y Fran Rico pudo sentenciar minutos más tarde, aunque el centrocampista marró en la misma portería que tres años antes lo hizo en doble ocasión Abel Gómez.

Y es que había muchos recuerdos de aquella fase de ascenso, la que permitió a los rojiblancos volver a Primera División. La tensión no solo se notó en la grada, pese a que solo viajaron 200 aficionados desde Elche, sino también sobre el césped, aunque los locales sacaron provecho cuando más igualado estaba el partido.

FICHA DEL PARTIDO
Granada CF: Roberto; Nyom, Bryan Angulo, Coeff, Murillo; Fatau (Buonanotte, 59’), Recio, Fran Rico; Brahimi, Riki (Foulquier, 83’) y El-Arabi (Ighalo, 89’).
Elche: Manu Herrera; Damián, Sapunaru, Pelegrín, Charlie; Manu Del Moral (Fidel, 74’), Javi Márquez, Carlos Sánchez, Rivera; Carles Gil (Rodrigues, 57’) y Coro (Boakye, 76’).
Goles: 1-0, m.63. Brahimi aprovecha un pase de El Arabi en un contragolpe, aprovechándose de un resbalón de un rival
Árbitro: Hernández Hernández (Colegio Canario). Amonestó al local Fran Rico; y a los visitantes Carlos Sánchez y Fidel. Expulsó por doble amonestación a Sapunaru (70’).
Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada de Liga disputado en Los Cármenes ante 18.231 espectadores.

El choque empezó con ritmo, sobre todo de un Granada que buscó la sorpresa y aprovecharse de la intensidad que la afición le introdujo desde la grada. La primera media hora se tiñó de rojiblanco, poniendo el juego y las ocasiones, aunque tampoco nada claras.

Riki y Recio las protagonizaron en dos minutos (31 y 32). El primero mandó a las manos de Manu Herrera un disparo después de recibir un balón dentro del área de espaldas; mientras que el centrocampista, con un disparo desde la frontal, hizo estirarse al meta alicantino para despejar levemente el tiro, pese a que Hernández Hernández no señaló córner.

Los ilicitanos, muy afectados por las bajas y con modificaciones en su sistema de juego para sumar más jugadores en el centro del campo, fueron despertando con el paso de los minutos, estirándose con la entrada de Manu del Moral por banda zurda y la sorpresa del jugador del centro del campo que se desenganchaba, Javi Márquez.

Precisamente, éste último disfrutó de la ocasión más clara (40’), al tener un disparo a la meta de Roberto, tras entrar sin oposición por la banda derecha en jugada personal.

Sin embargo, la más clara de la primera mitad fue la protagonizada por El Arabi, quien en la última jugada del primer acto se encontró con un balón en el área, pero su tiro a la media vuelta se fue muy alto.

Máxima igualdad tras descanso

El paso por vestuarios igualó más el partido. La posesión se equilibró más, el juego se tensó y los jugadores rodaron más por el césped casi más que el balón. El Granada volvió a su cara B, esa que aprovecha el mayor control del rival para matar a la contra.

Así llegó el 1-0, cuando El Arabi aprovechó un fallo de Damiá en defensa para arrancar en velocidad y dar un pase a Brahimi, quien no falló en el mano a mano con Manu Herrera (63’). El Granada se sentía superior sobre el terreno de juego, pese a que el juego era igualado, pero de cara a portería había hecho lo más difícil: acertar.

Casi en la siguiente jugada de peligro, El Arabi fue objetivo de penalti por un claro empujón de Sapunaru, quien acabó expulsado al ver su segunda amarilla (70’). La pena máxima la falló Fran Rico, siendo la segunda marrada en la temporada por el cuadro rojiblanco y la primera por el centrocampista gallego.

Sin peligro visitante

De ahí al final, las ocasiones estuvieron ausentes, pese a que el Elche debía buscar el empate por su situación en la tabla. El quedarse con diez hombres afectó a los de Fran Escribá, que no se mostraron nada acertados desde que el Granada se adelantó en el marcador.

La grada terminó alabando a sus jugadores y pidiendo la entrada de Ighalo, artífice del gol del ascenso a Primera División hace tres temporadas en el Martínez Valero. Aquel partido, pese al paso del tiempo, aún afloraba en el recuerdo de los más de 18.000 espectadores que se dieron cita hoy en Los Cármenes y en el propio ambiente.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand