jueves 24 septiembre
SOCIEDAD  |   | Redacción aG

Cómo ahorrar energía en el inicio del curso

La calidad de los electrodomésticos o pequeños gestos pueden contribuir a reducir la factura mensual

La elección de las bombillas forma parte de las medidas a tomar. Foto: Rodolfo Clix

Hay muchas maneras de ahorrar energía. En la vida cotidiana, pequeñas acciones pueden ayudar a reducir significativamente el consumo. A largo plazo, las reformas destinadas a mejorar el rendimiento energético de la vivienda pueden suponer un ahorro sustancial incluso al elegir la bombilla adecuada se puede ahorrar energía..

El consumo de energía es la cantidad de energía utilizada por un aparato eléctrico o un hogar. Existen métodos que permiten realizar un balance energético de una propiedad y así calcular con precisión el consumo de energía. Un electricista profesional en instalaciones eléctricas puede realizar un diagnóstico de rendimiento energético que dará una idea precisa del consumo de energía de una vivienda.

Según explican desde Grupo Electrón, el método se aplica a todas las viviendas estándar. El proceso se basa en una ocupación diaria promedio de 16 horas durante la semana, por ejemplo, de 10 a 18 horas y 24 horas durante el fin de semana. También se prevé una ausencia anual de una semana por año en invierno y dos semanas por año en verano. Además, se señala que la temperatura media durante el día es de 19° y que la temperatura de calefacción utilizada durante la noche es de 17° en promedio.

También se estipula que el cálculo del consumo de agua caliente sanitaria debe tener en cuenta la superficie habitable de la vivienda, así como la tasa de ocupación estándar. Además, para calcular el consumo de energía de una propiedad se requieren datos climáticos medios departamentales. Esta información varía según la ubicación de la propiedad. Varios sitios también ofrecen simuladores de consumo de energía para facilitar la tarea de los hogares.

Otros métodos de cálculo del consumo

El consumo de energía de una vivienda puede calcularse a partir del consumo real de los aparatos eléctricos. Simplemente se puede multiplicar el número de horas de uso a lo largo del año por la potencia de los aparatos en kWh. Los aparatos de calefacción son generalmente los que más energía consumen. El consumo representa casi el 50% del gasto energético de una vivienda.

La producción de agua caliente consume en promedio 143 kWh/año por residente. Mientras que el consumo medio de energía de los electrodomésticos y la iluminación es de unos 200 kWh/año por inquilino.

¿Cómo reducir el consumo?

Hay muchas maneras de reducir el consumo de energía y por lo tanto la factura anual, además no solo es ahorrar también se debe tener todas las precauciones para proteger a los niños de los riesgos eléctricos.

Aislar la vivienda de manera más eficiente, comprar electrodomésticos con una etiqueta energética de al menos clase A+, usar bombillas respetuosas con el Medio Ambiente o usar la iluminación adecuada para el baño forman parte de las medidas que se pueden tomar.

Tomar medidas para reducir el consumo de energía es un enfoque saludable. Alivia la cartera y es un gesto esencial para la preservación del planeta. En este sentido, la energía más barata es ciertamente la energía que no se consume.

Entre los gestos que se pueden desarrollar se encuentran:

  • Cerrar una persiana o correr una gruesa cortina en las ventanas de las habitaciones con calefacción puede reducir considerablemente la pérdida de calor.
  • Cerrar las puertas de las habitaciones que no se calientan a la misma temperatura que el salón de estar también puede resultar en un ahorro sustancial.
  • Bajar la temperatura de las habitaciones en 1 o 2°C es también una forma de reducir el consumo.
  • Si se tiene la posibilidad, ajustando el termostato de la habitación según la ocupación diaria o semanal de la vivienda evitará la calefacción innecesaria.
  • Al elegir una ducha en lugar de un baño, se puede usar de 2 a 4 veces menos agua... El flujo clásico de un cabezal de ducha es de 15 a 20 litros por minuto. Un baño generalmente representa de 150 a 200 litros de agua.
  • El agua caliente para lavar los platos sólo es útil para facilitar el desengrase en el momento de la limpieza. Para enjuagar, se puede usar agua fría.
Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería