domingo 16 enero
La Capital  |   |

Con el botellón a otra parte

El Botellódromo alberga el último fin de semana que permite el consumo en la vía · El punto para beber se acaba después de diez años de polémica

Jóvenes se dirigen al recinto para dar los últimos tragos antes del cierre. Foto: Luis F. Ruiz

Jóvenes se dirigen al recinto para dar los últimos tragos antes del cierre. Foto: Luis F. Ruiz

Atrás han quedado las imágenes aéreas que mostraban la calle María Moliner reducida a centenares de cabezas que se reunían para el consumo de alcohol. Lejos parece ya aquél 3 de mayo de 2006, cuando el Gobierno local del PP con Torres Hurtado aún en su primer mandato habilitó un espacio en Arabial para el consumo -de alcohol y otras bebidas- en plena vía pública. Era trasladar un problema que se extendía por toda la ciudad a un único punto, aunque allí también había vecinos.

El Botellódromo de Granada, único recinto de todo el país habilitado para hacer botellón, ha puesto este fin de semana su punto y final que invita de ahora en adelante a sus asiduos usuarios a irse a beber a otra parte, pero no de la vía pública. El nuevo equipo de Gobierno local ha mantenido la fecha de caducidad fijada por el anterior ejecutivo municipal y consumir bebidas en la calle dentro de solo unos días ya está prohibido.

Un policía vigila este sábado el recinto, que desde el 1 de septiembre estará cerrado. Foto: Luis F. Ruiz

Un policía vigila este sábado el recinto, que desde el 1 de septiembre estará cerrado. Foto: Luis F. Ruiz

La despedida de este punto de la ciudad, que durante diez años se ha quedado pequeño en infinidad de ocasiones por el marcado carácter universitario y estudiantil de Granada, no ha sido quizás el que muchos hubieran deseado para un espacio que a los vecinos les ha traído de cabeza y quienes son los principales beneficiarios de un cierre que llega tarde.

El Botellódromo ha tenido como momentos de mayor intensidad las distintas Fiestas de la Primavera, que en algunos casos llegaron a congregar a más de 30.000 personas. Si bien, la de 2016 será recordada por el color de otra fiesta, la Holi Run que sustituyó el consumo de alcohol por la pintura para dar la bienvenida a la nueva estación.

Situación en la que se encontraba el Botellódromo este sábado. Foto: Luis F. Ruiz

Situación en la que se encontraba el Botellódromo este sábado. Foto: Luis F. Ruiz

A esta cita en torno al 21 de marzo hay que sumar otras también multitudinarias, como los jueves, día que convirtieron en un punto de encuentro para estudiantes, previos a cualquier Puente; el Día de la Cruz en Granada capital o los inicios del curso universitario, en octubre.

El Botellódromo dice adiós después de derrochar ríos de alcohol que a los vecinos han provocado más de un problema. Se cierra así otra etapa en la ciudad pese a que el problema, el del consumo de bebidas en la calle pueda persistir. La incógnita será si se ha erradicado una situación de un punto para trasladarla a otro. El tiempo será juez y parte.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería