jueves 8 diciembre
TEMPORAL  |   |

Las lluvias caídas y la "saturación" del suelo, responsables de las inundaciones según CHG

El organismo defiende que la presa del Cubillas lo que hizo "como es su función" es "laminar la avenida del río"

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ha responsabilizado a las lluvias caídas durante el sábado en la Cuenca del Alto Genil de las inundaciones producidas en los pueblos del entorno del río Cubillas y del Genil.

Así lo ha asegurado la directora técnica de la CHG, Nuria Jiménez, en declaraciones a ahoraGranada, al reconocer también que las lluvias, unido a que el suelo está "saturado" por las precipitaciones caídas de forma "prácticamente continua" durante las tres últimas semanas ha provocado esta situación.

En este sentido ha recordado que el río Genil, en el entorno de Láchar y Valderrubio y a su paso por Huétor Tájar, además de las aguas del río Cubillas a su paso por Pinos Puente o Fuente Vaqueros, reciben las de los arroyos y ríos que "no están regulados por ninguna presa".

El pasado sábado, estos llevaban "caudales importantes" debido a las fuertes precipitaciones, como sucedió según Jiménez con el río Velillos o el río Frailes, además de los arrollos Tocón y Vilano.

Además del agua que aportan todos los ríos del entorno en ese tramo del Genil, desde Confederación se reconoce que el Genil estaba a un nivel más alto de lo habitual tras las lluvias ocurridas aguas arriba -Quéntar- con 56 litros por metro cuadrado el pasado 17 de marzo.

"Al estar el nivel tan elevado en el propio Genil disminuye la capacidad de desagüe de los afluentes, actúa como tapón, y eso produce que se desborde estos afluentes en el tramo próximo a su desembocadura", señala la representante del organismo gubernamental.

La presa del Cubillas

Respecto al desembalse del Pantano del Cubillas, Jiménez señala que la presa lo que hizo "como es su función" es "laminar la avenida del río Cubillas". De este modo recuerda que el papel de este elemento es almacenar el agua que va entrando por lo que "si no hubiera estado, dicha agua se habría sumado a la del resto de los cauces aguas abajo y una vez que el agua alcanza el aliviadero su efecto es el de disminuir el caudal punta de la avenida".

El caudal punta de entrada en la presa alcanzó los 165 hectómetros por segundo, mientras que el caudal punta evacuado fue de 129 hectómetros por segundo en el aliviadero, según la CHG.

Ante esta situación, añaden, el protocolo "obliga a avisar únicamente" al Centro de Coordinación de Emergencias del 112, aviso que se lanzó a las 23.34 horas del día 17, dos horas antes casi de que el embalse comenzara a aliviar agua.

El siguiente aviso se envió a las 03.46, seguido de desembalse a las 05.00 horas. También aseguran que se realizaron llamadas a los servicios de protección locales "en relación a un corte de carretera necesario ante la previsión del alivio".

El responsable de la explotación de la presa así como el personal de la misma estuvo en las instalaciones durante toda la tarde del sábado y la madrugada del domingo.

"La presa no desembalsó, si no que alivió", inciden en la CHG, algo que se hace por el aliviadero una vez que "la presa ha alcanzado su capacidad". Los días previos, aseguran, se desembalsó a través de la central hidroeléctrica y los desagües de fondo, pero por las características de la presa "los caudales son muy pequeñas".

Para el futuro, explica Jiménez, principalmente "se debe respetar la zona de dominio hidráulica y evitar ocupaciones" en las zonas de protección de los cauces, aunque en situaciones extraordinarias como la del domingo "se deben implantar medidas de protección a la población, avisos o corte de carreteras y planificar posibles desalojos".

· Más noticias sobre el temporal

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand