viernes 28 febrero
La Capital  |   | Redacción AG

Consejos para que una cena navideña de empresa no termine en despido

Aunque estos enuentros se dan entre compañeros, es importante no abusar del alcohol, no hacer sentir incómodo a ninguno de los asistentes y ser cauto con la difusión de las imágenes del evento

Las cenas de empresa, especialmente las que transcurren durante la época de Navidad, son una excelente oportunidad para mejorar las relaciones laborales entre compañeros y empezar el año siguiente con buen pie.

Sin embargo, en estos encuentros, numerosos expertos, advierten de la necesidad de mantener comportamientos cautelosos, especialmente cuando en estas copiosas comidas hay alcohol de por medio. Así, para no causar mala impresión en el trabajo, o no correr el riesgo de perderlo, existen una serie de situaciones que no sería conveniente provocar.

En todas las compañías existen conflictos y estos, con la exaltación provocada por el alcohol y un ambiente distendido, podrían manifestarse en mayor medida.

No obstante, por mucho que los empleados se encuentren en una situación de celebración y laxitud, ello no da carta blanca para no pensar antes de decir algún comentario desafortunado sobre un compañero o un superior ni hacer bromas a su costa, por ejemplo, sobre su aspecto físico o su forma de hablar.

Excederse en comentariosbromas pesadas e incluso agresiones tanto físicas como psicológicas podría ser sinónimo de despido o de una sanción dependiendo de las circunstancias y la gravedad de los hechos.

Beber algunas copas de más

En algunas ocasiones, los trabajadores, animados por las 'barras libres' llegan a encontrarse seriamente afectados por los efectos del alcohol. Esto puede causar un deterioro en la reputación del empleado, y llegar a provocar un impediento para su promoción laboral.

Además, hay que tener en cuenta que después de la ingesta de alcohol no se debería volver a casa en coche. No se debe olvidar que, cada año, este es un riesgo aparejado a las comidas y cenas de empresa. Lo recomendable es siempre, y sin excepción, no conducir si se ha ingerido alcohol.

No se podrá circular ni en automóviles, ni motocicletas, ni bicicletas con una tasa de alcohol que supere los 0,25 miligramos por litro en aire espirado o una tasa de alcohol en sangre mayor de 0,5 gramos por litro.

Otra situación delicada sería si, a causa de la ingesta de alcohol en la cena de empresa, al día siguiente algún empleado no acuda a su puesto de trabajo debido a su deplorable estado físico.

Por otro lado, si la fiesta “se va tanto de las manos” que se acude ebrio a trabajar al día siguiente, se expone a una recriminación y sanción, que puede llegar a ser considerada una falta muy grave, si el estado de embriaguez en el que acude el trabajador es habitual y reperctue negativamente en el trabajo.

Fotos y grabaciones en la fiesta

Por otro lado, es inevitable que en cualquier cena, fiesta o reunión se hagan fotografías y vídeos desde múltiples cámaras o teléfonos móviles. Sin embargo, y más cuando esa celebración es un evento corporativo, lo recomendable es tener prudencia a la hora de difundir material de otras personas sin su consentimiento por las redes.

Es necesario contar con la aprobación de las personas que aparezcan en una fotografía o un vídeo antes de reenviárselos a contactos o subirlo a las redes siempre que estas personas sean claramente identificables, ya que, aunque se esté posando para un retrato fotográfico, se está dando a entender que hay consentimiento para dicha foto, pero no siempre queda claro que se esté permitiendo, a su vez, la difusión de esa imagen a terceros.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
COFRADÍAS
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería