viernes 27 mayo
GRANADA - ATLÉTICO | LA CRÓNICA  |   | Nacho Santana

De aquellas grietas este oro

El Granada CF se impone al Atlético de Madrid por 2-1 · Joao Félix abrió el marcador en el primer minuto y Machís y Jorge Molina le dieron la vuelta

Darwin Machís celebra su gol, el del empate a uno. Foto: Álex Cámara

Existe en Japón una técnica centenaria llamada 'kintsugi', basada en reparar grietas en objetos de porcelana rotos mezclando resina y oro para fortalecerlos. La idea tras el concepto no es otra que la de mostrar la belleza del proceso de la reconstrucción, de levantarse y caer, de progresar tras tocar fondo.

Estaba convertido en grietas hace escasas jornadas un Granada CF lejos de su mejor versión, roto y alejado de esa bella factura de porcelana que un día fue. Sin embargo, de aquellas grietas nació el oro que ahora luce en el conjunto rojiblanco, que levanta el vuelo tras sumar una victoria histórica ante el Atlético de Madrid.

Joao Félix amenazó con aguar el último partido del año en el coliseo del Zaidín. Sin embargo, un zapatazo de Machís directo a la escuadra y una nueva aparición de Jorge Molina dieron la vuelta a un partido duro, pero que exhibió la nueva fortaleza de los de Robert Moreno.

La situación de ambos conjuntos invitaba a pensar en un partido disputado y eléctrico y así fue. Muchos aficionados no habían llegado aún al Nuevo Los Cármenes cuando Joao Félix aprovechó un robo de los suyos para batir desde la frontal a Maximiano y adelantar a los suyos.

El gol no amedrentó a un Granada CF cargado de personalidad. Los rojiblancos se hicieron con la posesión del esférico y buscaron en campo rival al Atlético de Madrid. Comenzaron los locales a asomar por el área rival, aunque sin terminar de encontrar el espacio para hacer daño.

Donde sí que lo encontraron fue al contragolpe. Recibió Machís en banda izquierda y galopó hasta llegar a la esquina del área, donde rompió hacia el centro. Ya en la frontal, el venezolano exhibió ese golpeo que tantos goles le ha dado para devolver el empate al marcador.

Machís regatea a Trippier. Foto: Álex Cámara

El gol del '11' liberó a los suyos y obligó al rival a dar un paso adelante. Los de Simeone ganaron metros, pero se toparon de bruces con el muro defensivo de los granadinistas, bien plantados atrás, que impidió a los visitantes gozar de opciones de calidad antes del descanso a excepción de un gol anulado a Joao Félix al borde del descanso.

La nota negativa la puso Santiago Arias. El lateral colombiano, que estaba firmando su mejor partido como jugador del Granada CF, se rompió midiéndose en carrera con Carrasco, dejando a sus compañeros con un hombre menos en los últimos instantes de la primera mitad.

Molina, imperecedero

Le sustituyó al inicio de la segunda parte Víctor Díaz. El capitán entró para hacer frente a unos minutos complicados, con mucho empuje del cuadro colchonero, que tuvo ocasiones para adelantarse, todas abortadas por Luís Maximiano.

De una portería a la otra. Pudo poner por delante a los suyos Joao Félix con un disparo que se estrelló en el poste. Encontró el espacio para cabalgar a la contra el Granada CF y no lo desaprovechó. Cayó a banda Suárez, recibió y sacó un centro medido para Jorge Molina que, una vez más, se mostró sólido en todos los registros posibles para hacer el segundo tras la revisión del VAR.

Jorge Molina remata en el gol de la victoria. Foto: Álex Cámara

Con el marcador de cara, Robert Moreno optó por reforzar la zaga ante un Atlético que no paró de buscar el empate. Primero entró Escudero para pasar a tener un doble lateral en la banda izquierda; después, Molina dejó el campo junto a Isma Ruiz para añadir músculo a la medular y pasar a un 4-3-3 con la entrada de Yan Eteki y Monchu.

Pudo empatar Correa con un remate a placer a solo nueve minutos del final del encuentro. Falló en la marca Carlos Neva y permitió al argentino rematar sin oposición dentro del área. Sin embargo, se marchó alta la volea del colchonero.

A punto estuvo Cunha, ya en el 89. Disparó desde lejos un compañero suyo y repelió Maximiano a duras penas el disparo, fácil al principio, pero que se tornó en complicado por un extraño que hizo el balón en el aire. El rechace lo mandó fuera el brasileño por centímetros.

Apretó la afición para llevar en volandas a los suyos a la victoria, una que no se conseguía en los últimos 50 años, una que permitió al Granada CF dejar de mirar hacia abajo y cerrar el 2021 con otro sabor de boca tras el pitido final de Hernández Hernández.

Brillan ahora los rojiblancos, más fuertes que nunca esta temporada. Tras romperse en mil pedazos, coquetear con los puestos de peligro y perder la identidad, los de Robert Moreno relucen ahora, mitad porcelana y mitad oro, con fortaleza y delicadeza, con un zapatazo y un toque sutil que valen mucho más que tres puntos. 'Kintsugi' en clave rojiblanca que invita a pensar en un 2022 mejor.

Publicidad

Comentarios (1)

  1. Rai dice:

    Asi sí, con esta forma de luchar y jugar, y reforzado con los lesionados Duarte, Gonalons y por supuesto Montoro, solo cabe ilusionarse y pensar que todo va a ir, por fin, a mejor.

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand