jueves 7 julio
EL REPORTAJE COFRADE  |   |

De espectador cofrade a maniguetero de la Borriquilla

Tras 20 años disfrutando de la Semana Santa granadina, un madrileño viste el capillo por primera vez para cumplir una promesa

Nervioso antes, durante y después de la procesión. Foto: Álex Cámara

Nervioso antes, durante y después de la procesión. Foto: Álex Cámara

Llegó a Granada desde la capital de España hace ahora 20 años. Peluquero y apasionado del Cristo de Medinaceli, a sus 44 años este Domingo de Ramos tuvo la oportunidad de ataviarse con el capillo y la túnica de la Hermandad de La Borriquilla, y todo para cumplir una promesa tras la que, está convencido, repetirá la experiencia.

Juan Luis Soria no tiene claro qué siente cuando ve los pasos de la Semana Santa de Granada, ya que cuando los tiene ante sí le embriaga una emoción "inexplicable", según ha manifestado a ahoraGranada, a la par que ha sí ha asegurado que se le saltan las lágrimas o pone el bello de punta cuando presencia algunas salidas de la pasión granadina.

Este domingo decidió cumplir su promesa después de haber perdido un hijo y "dado que Dios me dio otro prometí que si salía todo bien cumpliría". Y así fue. Comentó la situación con uno de los clientes de su peluquería. Eugenio Almohalla, hermano mayor de la Borriquilla "barrió" para casa y todo lo demás solo fue poder cumplir el sueño.

Juan Luis Soria cumplió su promesa descalzo, sujetando una de las maniquetas del paso de misterio de la Entrada de Jesús en Jerusalén y en cuyo recorrido "la cabeza da para mucho" y por ello en parte estuvo refugiado en sí mismo y en su interior.

Pese a que su deseo era procesionar descalzo, finalmente no lo hizo por petición expresa de su hija. Pero, ¿por qué la Borriquilla?: "Cuando fui a recoger el hábito vi un ambiente muy familiar, me pareció muy cercano y de una calidad humana importante", ha señalado.

Según Soria por esta hermandad se ha sentido arropado además de gustarle el hecho de ser la que abre oficialmente la Semana Santa y, aunque dice que no sabe "explicarse", asegura que la ve "con mucha inocencia, cercana a los niños y a los pequeños".

Probablemente sin saberlo haya dado el primer paso hacia una devoción que cientos de nazarenos viven en la Semana Santa de Granada. Su hija de hecho ya le ha dicho de salir el próximo año. Sin saberlo, su cuenta atrás para el Domingo de Ramos de 2015 ya ha comenzado.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand