miércoles 10 agosto
Área Metropolitana  |   | E.P.

Declaran culpable de asesinato al joven que disparó a su tío abuelo con Alzheimer

El juez puede considerar que en este caso la pena debe verse reducida en dos grados, hasta los cuatro años de cárcel, y el juicio ha quedado visto para sentencia

El jurado ha declarado este jueves por unanimidad culpable de asesinato al joven de 27 años que ha sido juzgado desde el pasado lunes en la Audiencia de Granada por acabar con la vida de su tío abuelo, un anciano impedido y con Alzheimer, en la casa en la que residía con él, en Valderrubio, de un solo disparo en la sien.

Pasadas las 17,30 horas, la portavoz del tribunal popular ha informado de la decisión de sus nueve miembros, que han considerado no probado por una mayoría de seis votos que el procesado, José M.L., tuviera afectado gravemente el control de sus impulsos, por el trastorno mental que padece, sino que la afectación era leve o moderada, también por una mayoría de seis votos.

Como elementos de convicción para alcanzar ese veredicto, el jurado ha tenido en cuenta los informes psiquiátricos de los médicos forenses, y las declaraciones del propio acusado y de los testigos. Así, han declarado culpable por unanimidad al encausado de haber causado la muerte a su familiar con una pistola manipulada.

Tras la lectura del veredicto, el fiscal ha mantenido la pena que inicialmente solicitó, la de ocho años y medio de prisión por un delito de asesinato y otro de tenencia ilícita de armas --al no disponer de licencia para el arma que utilizó--, con la circunstancia atenuante de confesión y la eximente incompleta de enajenación mental, pues está diagnosticado de trastorno mixto de personalidad paranoide y esquizoide, y trastorno obsesivo compulsivo del control de los impulsos.

La defensa, sin embargo, ha reiterado su solicitud de cuatro años de cárcel, amparándose en el propio veredicto, que no hace distinción entre una afectación leve o moderada de las capacidades del joven. De hecho, ha indicado que, teniendo en cuenta las dos atenuantes que reclama el Ministerio Público, el juez puede considerar que en este caso la pena debe verse reducida en dos grados, hasta los cuatro años de cárcel. Tras la petición de las partes, el juicio ha quedado visto para sentencia.

En la primera sesión del juicio, el joven señaló que actuó por el "cariño" que sentía por su tío abuelo, un extremo que confirmaron además sus familiares, su madre y sus hermanas, que indicaron que, tras la muerte de su abuelo, él se encargaba del cuidado de su familiar. De hecho, su defensa siempre ha mantenido que lo mató "por compasión" a modo de "eutanasia". "Yo sé que él me lo agradece desde el cielo", llegó a decir el acusado, que en la última sesión del juicio, en su derecho a la última palabra, pidió perdón a su familia por el "daño ocasionado".

Acusación de la Fiscalía

Según la acusación de la Fiscalía, el procesado, José M.L., en prisión provisional desde el 12 de febrero del pasado año, convivía en un domicilio de la calle Iglesia número 5 de Valderrubio con su madre, sus dos hermanas y su tío abuelo, de 77 años, con enfermedad de Alzheimer y que había sufrido un infarto cerebral recientemente.

Así, estando en la vivienda sobre las 11,30 horas del 11 de febrero de 2013, el joven, que previamente había manipulado una pistola y sus cartuchos para disparar pese a que no tenía licencia para ello, se dirigió con el arma hacia su tío abuelo "con la evidente intención de acabar con su vida".

El anciano se encontraba inmóvil en el sofá del salón, imposibilitado para moverse como consecuencia del infarto cerebral que había sufrido pocos días antes, cuando su sobrino nieto le puso en la sien la pistola y disparó, ocasionándole la muerte de manera instantánea.

El imputado, que reconoció desde un primer momento la autoría de los hechos, había manifestado ya ideas anteriores de matar a su tío, y se le considera, según el fiscal, una persona "peligrosa" respecto a los demás.

Le ha sido diagnosticado un trastorno mixto de personalidad paranoide y esquizoide, trastorno obsesivo compulsivo del control de los impulsos, y presenta una leve a moderada alteración de su capacidad para conocer y sobre todo para querer, además de un grado de discapacidad del 65 por ciento. Sus familiares han renunciado a cualquier indemnización.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand