martes 30 noviembre
TERRORISMO  |   |

Diez años sin el terror que rompió 18 familias de Granada

La banda terrorista ETA perpetró hasta tres atentados con muertos en la provincia, pero también intentó otras masacres sin éxito en la Alhambra, la Comandancia de la Guardia Civil o Almuñécar

Imagen del atentado que ETA cometió junto al Jardín de la Reina. Captura: RTVE

Diez años sin el terror de ETA. Este miércoles se cumple una década desde que la banda terrorista anunció el cese de la violencia de su lucha sin sentido, que en el caso de Granada rompió por completo a 18 familias.

La banda terrorista, que anunció su disolución siete años después, dejó en la provincia parte del dolor de las 800 víctimas repartidas por todo el país a lo largo de 40 años de actividad.

A lo largo de su historia, ETA atentó en Granada mortalmente en hasta tres ocasiones e intentó cometer otras masacres en varios momentos más, incluso llegando a atacar al turismo, como sucedió en un intento de causar el miedo en la Alhambra con la instalación de un paquete bomba junto a las taquillas del monumento más visitado de España.

Pero el primer atentado de la banda hay que hallarlo en Montillana, cuando Conrada Muñoz una vecina del municipio perdió la vida en un acto que ni si quiera iba dirigido a ella sino a su hijo, funcionario de prisiones. En la mañana del 11 de agosto de 1989 la mujer abrió un paquete bomba, que le causó la muerte de inmediato y marcó la vida de esta localidad granadina para siempre en el reguero de sangre de la banda terrorista.

Algo similar ocurrió también en Güéjar Sierra, donde año a año se recuerda la figura de Domingo Puente cada 10 de febrero. Este trabajador era peluquero de la Base Aérea de Armilla cuando la mañana de ese día en 1997 se dirigía en la furgoneta que lo trasladaba todas las mañanas hasta el centro militar.

Al paso del vehículo por Jardín de la Reina en la capital granadina estalló un coche bomba que provocó su muerte e hirió a otras ocho personas. Además, este suceso, a primera hora de la mañana, causó graves daños materiales en los bloques de pisos próximos al lugar del atentado.

La tercera y última víctima mortal de ETA con atentado en Granada se produjo el 9 de octubre de 2000, cuando la banda asesinó de un disparo en la boca al fiscal jefe de Andalucía Luis Portero, quien acababa de regresar del trabajo. Hacia las 14.30 horas dos terroristas le estaban esperando en el portal de su casa ubicado en la calle Rector Marín Ocete.

Esperaron a que entrase y lo mataron. Sólo dos horas y media después, la banda hizo estallar un coche bomba a pocos metros de la vivienda, en la calle Jaime García Royo, que sólo causó daños materiales. Estos hechos causaron gran conmoción en la sociedad granadina, que protagonizó una de las manifestaciones más multitudinarias que se recuerdan en la ciudad.

Los granadinos acudieron a la prensa a la mañana siguiente para consultar la noticia. Foto: Álex Cámara (archivo)

Una quincena de víctimas granadinas

A todas estas víctimas hay que añadir otra quincena que se han ido produciendo a lo largo de la historia de la banda terrorista y que, sin haber muerto en Granada, sí tenían vinculación con la provincia.

Ocurrió por ejemplo con el inspector de Policía José Manuel Baena Martín, asesinado en 1978 en Pamplona durante un tiroteo; Pedro Sánchez Marfil, muerto en un atentado en Azpeitia en 1979 o Miguel Hernández Espigares, que murió en 1980 tras ser disparado en un restaurante en Marquina.

En esta lista se incluyen víctimas metropolitanas, que perdieron la vida en varios atentados. Ocurrió con Arturo López Hernández (La Zubia), cuando era guardia civil en Guipúzcoa; José Ángel Requena Duarte (Pinos Puente) al ser acribillado en Leganés; Miguel Ángel de la Higuera (Alfacar), mientras era Guardia Civil en Madrid; y Rafael Leiva Loro (Atarfe), policía nacional asesinado en Madrid.

También perdieron la vida a manos de la banda armada los granadinos Alberto Lisardo Ramos, Juan Maldonado Moreno, Enrique Casas Vila, Manuel Jódar Caballero, Juan José Escudero Ruiz, Fabio Moreno Asla, Miguel Miranda Puente y Jesús Escudero García.

Otros intentos de matar

Sin embargo, la banda terrorista también tuvo otros intentos de matar en Granada y en la provincia, como sucedió por ejemplo en Almuñécar, cuando el 9 de julio de 1996 hizo estallar dos bombas en el Parque Acuático y en la estación de autobuses, que por fortuna no causaron daños personales. Sólo un día después los terroristas, que pretendían causar pavor en los intereses turísticos en Andalucía, atentaron en la Alhambra, con escasos daños.

1997 fue un año especialmente duro por la banda ETA, que también intentó matar a un funcionario de la cárcel, siguiendo con su campaña hacia los empleados de Instituticiones Penitenciarias. Entonces, Francisco C., de 44 años, evitó su muerte al descubrir una fiambrera con 300 gramos de explosivos que estaba oculta bajo el asiento de su coche estacionado en la calle Doctor Fermín Garrido. La Policía logró explosionar la bomba tras tres detonaciones.

El día en que ETA también trató de provocar una masacre en Granada fue el 29 de septiembre de 1997, cuando entonces intentaron atentar con doce granadas anticarro la Comandancia de la Guardia Civil ubicada en Casería de Montijo, en la zona Norte de Granada. Sólo estalló uno de los proyectiles, que causó daños materiales. Un vecino se convirtió en héroe al percatarse de la presencia de las granadas en la baca del coche.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Navidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería