miércoles 21 agosto
DEBATE DEL ESTADO DE LA CIUDAD | LA CRÓNICA  |   |

Dos visiones antagónicas de una ciudad estancada en la falta de consenso

Mientras el Gobierno local defiende que Granada está "mejor" que hace dos años, la oposición le reprocha la ausencia de acuerdos en grandes proyectos y la política de "postureo" del alcalde

El pleno ha sido el último del curso político en el Ayuntamiento de Granada. Foto: Luis F. Ruiz

El Debate del Estado de la Ciudad de Granada, el último antes de las próximas Elecciones Municipales 2018, ha puesto de relieve la visión antagonista de la capital que existe entre el Gobierno local y el resto de grupos de la oposición en cuanto a su gestión que además se ejecuta, como ha quedado demostrado, con la falta de consenso como hilo conductor para desarrollar las acciones que el ejecutivo municipal ha destacado como logros.

Tres horas y media han bastado para que el alcalde, Francisco Cuenca, en gran parte de ese tiempo, y los portavoces de los distintos grupos en tiempos de veinte minutos cada uno, hayan expuesto sus ideales y sus formas de entender la gestión de Granada. Uno sacando pecho de las acciones que ha podido llevar a cabo y que estaban "estancadas", otros reprochando que haya gestionado y gobernado con sólo ocho concejales y sin apenas acuerdos y consensos.

Cuenca, en un momento de su intervención durante el Debate. Foto: Luis F. Ruiz

Cuenca defiende que Granada es una ciudad "mejor" desde hace dos años

Cuenca ha tomado la palabra desde un atril en lugar que desde la Presidencia del salón de plenos desde donde suele dirigir las sesiones y ha comenzado el relato del por qué llegó al Gobierno local hace ahora dos años y casi tres meses. Así, se ha remontado a "aquel terrible 13 de abril" en el que estalló el Caso Nazarí y la operación que "quedará desgraciadamente escrito en la particular historia del Ayuntamiento", y que a su juicio supuso un punto de "inflexión" en la vida democrática de la ciudad.

De este modo ha recordado al resto de grupos que no son el PP que todos apoyaron su investidura como alcalde, un contrato ante el que "todos" han de responder "en función de la fidelidad" que le ha dado cada uno y que en el caso del PSOE tocó "normalizar la vida" de un Ayuntamiento "aislado políticamente del resto de la ciudadanía porque el PP se había atrincherado en su interior". Ha reprochado al resto de partidos que desde aquel 5 de mayo hayan empleado la minoría del Gobierno local para "poner piedras en el camino, aportando entre poco y nada a la gobernabilidad".

Una calma 'chicha' en la bancada socialista
El pleno extraordinario de este lunes ha sido el último en el que los grupos políticos afrontan el Debate del Estado de la Ciudad antes de las Elecciones Municipales de 2019. Esa situación se notó en un ambiente en el que hubo alusiones directas a los comicios. Si bien, pese a la normalidad en el pleno hubo varios momentos en los que concejales socialistas perdieron los nervios ante las alusiones directas del resto de ediles en la oposición. Ocurrió por ejemplo a Baldomero Oliver, portavoz del PSOE, quien ante las réplicas fuera de micro de Francisco Puentedura, su homólogo en IU, aludió visiblemente ofendido a que quería que respetasen su turno de palabra: "He tenido que aguantar que me llamen sinvergüenza y me he tenido que callar, ya está bien". Algo similar ocurrió en un cruce dialéctico entre el portavoz de Ciudadanos, Manuel Olivares, y la edil de Servicios Sociales, Jemima Sánchez, quienes intercambiaron palabras con cierta crispación sobre materia de desahucios. Puentedura volvió a ser protagonista de la reacción a destiempo protagonizada por el edil de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández-Madrid, durante la última intervención del alcalde. El regidor de IU interrumpió una vez más al primer edil sin micro, ante lo que Fernández-Madrid le gritó a voces "que te calles hombre, que te calles", lo que obligó a Cuenca a pedirle mesura a su compañero. La que también estuvo todo el pleno intercambiando impresiones contrarias fue la edil de Cultura, María de Leyva, quien tuvo sus tira y afloja con la bancada del PP, también muy molesta con la intervención inicial de Cuenca en la que hacía alusión directa al motivo que propiciaron que fuera elegido como alcalde.

Cuenca ha presumido en reiteradas ocasiones que la ciudad está "mejor" que hace dos años en base a las "situaciones objetivas" que ha tenido que asumir el Gobierno local y para ello se ha adjudicado el desbloqueo de situaciones como la puesta en funcionamiento del Metro, la apertura del Museo Arqueológico o la llegada del Legado de Lorca, lo que ha permitido emprender un "proyecto de ciudad" con "ganas de sacarla adelante" en la que el turismo de calidad, el empleo y la Cultura como ejes fundamentales en él.

"Granada es otra ciudad con mucho por hacer, tranquila y saliendo adelante", ha defendido el alcalde, quien considera que ha experimentado un "cambio notorio y visible, con errores y aciertos". El posicionamiento científico de la ciudad, la defensa de las tradiciones o manejar la situación económica sin que se hayan subido los impuestos han sido otros de los aspectos que el regidor ha subrayado sobre su gestión, en la que ha "conseguido" que no se haya producido la "quiebra económica del Ayuntamiento".

El nuevo modelo de autobús ha buscado "menos transbordos, contaminación y más ahorro", ha expuesto Cuenca, quien ha recordado que "jamás" se hubieran obtenido los índices en materia turística y que el Aeropuerto haya alcanzado cerca del millón de pasajeros, lo que demuestra a su juicio que es "complementario" al cuarto más importante del país, como es el caso del de Málaga.

El regidor granadino ha lamentado que la oposición apenas haya hecho propuestas durante el debate celebrado este lunes y ha asegurado que ante tres ministros de Fomento, dos del PP y uno del PSOE, ha defendido "exactamente lo mismo", la llegada del AVE y la reconexión ferroviaria de la ciudad. La preservación de zonas de mayor peligro de afluencia de turistas, mejorar la oferta en torno a Federico García Lorca o la organización de festivales han formado parte de una gestión en la que con los barrios se ha abierto un "proceso de participación" y se han extendido numerosas acciones.


Rocío Díaz (PP) ha reprochado al alcalde que muchas de las acciones están vinculadas a la gestión pasada del PP. Foto: Luis F. Ruiz

Rocío Díaz (PP) califica a Cuenca de llevar a la ciudad al "desastre más absoluto"

La líder de la oposición, Rocío Díaz (PP), ha sido la que ha empleado por su parte algunas de las palabras más duras hacia el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, quien en su condición de investigado por su gestión como delegado de Innovación hace ahora ocho años le ha reprochado para recordarle que no está autorizado para la representación de todos los granadinos. Así, ha censurado la "falta de liderazgo y consenso" del que ha calificado que es el "peor alcalde de Granada en toda la democracia" dedicado a hacer una política de "autopromoción y selfies", aunque dentro de unos meses habrá "otra persona" que dirija la ciudad y demostrará que los granadinos "den la espalda" a Cuenca, porque "ya le conocen y sabe de qué pie cojea".

Díaz ha acusado al PSOE de haber llevado al "desastre más absoluto" la ciudad estos dos años, sin que haya sido capaz de traer un borrador al salón de plenos ni presentarlo a los grupos políticos para su debate, manteniendo un presupuesto prorrogado desde 2015, lo que genera que Granada "pierda oportunidades" respecto a otras ciudades. "Su discurso cambia en función de lo que le mande su partido, el PSOE", ha acusado la portavoz del PP al alcalde, al que ha reprochado que no le interese el AVE, sino quedar "bien posicionado" con su partido.

La ausencia de escuchas al sector urbanístico, el empecinamiento en que Granada dé la espalda a Granada o la llegada del Legado de Lorca en un "halo de dudas" han sido algunos de los aspectos sobre los que el PP ha puesto el acento de la "nefasta" gestión de Cuenca al frente del Ayuntamiento, al tiempo que le ha preguntado dónde quiere llevar a la ciudad con el nuevo sistema de autobuses, pues "las cosas se cambian cuando tiene garantía de que va a mejorarlas".

"Los barrios se mueren y usted no escucha a los vecinos", ha censurado Díaz a su adversario político, para lo que ha llevado al Pleno la situación del comercio de Beiro y Pajaritos o las quejas de los vecinos de San Juan de Dios, lo que refleja que el "caos" es el dueño del Ayuntamiento, creando un "mal ambiente" además de la ausencia de "emprendimiento, acciones por la juventud, los grandes eventos deportivos o musicales que hacían a Granada protagonista de España".


Manuel Olivares (Cs) se dirige al alcalde de Granada durante el Debate. Foto: Luis F. Ruiz

Manuel Olivares pide recuperar la "honradez, la humildad y la honestidad"

Para el tercer partido con más concejales del Ayuntamiento, Ciudadanos, Granada no merece ser la "sombra de la sospecha", sino la ciudad de la "ciencia y la innovación, de la cultura y no de las imputaciones y los delitos penales". Con estas palabras se ha referido el portavoz de la formación naranja, Manuel Olivares, a la investigación que existe sobre el alcalde, al que ha recordado que la capital necesita recuperar los valores de la "honradez, la humildad y la honestidad" y dejar de lado las "ideologías".

El portavoz de Cs ha puesto de manifiesto en su intervención la particular realidad de una ciudad rica en tradiciones, historia y costumbres en cada uno de sus barrios, pero también rica en emprendedores y trabajadores autonómos, “responsables auténticos de la Granada que ha dibujado el alcalde en su exposición”.

Olivares ha aseverado que Cuenca “no cuenta con autoridad moral para ser el representante de todos los granadinos al estar imputado y reprobado por el pleno” y ha lamentado que, desde su sillón, el alcalde haya cambiado tanto el tono de su discurso respecto a cuando estaba en la oposición. “Tenemos un alcalde que gobierna con tics de mayoría absoluta, que no mira a la oposición, que ha acabado con el diálogo, que prefiere actuar por decretos y que ha roto todos los puentes para favorecer el consenso que Ciudadanos puso en marcha”, ha apuntado Olivares, quien ha querido recordar que el alcalde y su equipo de gobierno no representan ni al 30 por ciento de la ciudad.

El portavoz municipal de Cs ha valorado también algunos de los aspectos de la gestión en este último año del equipo de gobierno, que continúa siendo incapaz de presentar un presupuesto y, con él, un proyecto de ciudad; que se vanagloria de ser el Ayuntamiento que más gasta en servicios sociales en lugar de preocuparse de ser el que mejor invierte y con mayor celeridad paga a las entidades que prestan este servicio; y que continúa con una diferenciación entre barrios de izquierdas y barrios de derechas.

“En Ciudadanos nos gusta la confluencia y no miramos de quién vienen las propuestas, solo si son buenas o no para la ciudad”, ha incidido Olivares, quien ha propuesto a todos los grupos asuman un “pacto de barrios” que permita establecer las debilidades de cada uno y potenciar sus fortalezas para hacerlos crecer: “En Ciudadanos creemos en Granada y trabajamos para buscar lo mejor para ella sumando esfuerzos todos. Nos resistimos a pensar que todo está perdido. Es importante trabajar en nuestros jóvenes, porque si nos preocupa qué mundo vamos a dejarle a nuestros hijos, nos preocupa mucho más qué hijos vamos a dejarle a nuestro mundo”.


Marta Gutiérrez (Vamos Granada) en su intervención ante el pleno. Foto: Luis F. Ruiz

Marta Gutiérrez (Vamos) recalca que el Ayuntamiento está "debilitado y lastrado por la deuda"

En el Debate del Estado de la Ciudad los dos ediles de Vamos Granada han intervenido en dos partes iguales entre sí cada uno. Así, Marta Gutiérrez ha asegurado que el Ayuntamiento de Granada está "debilitado y lastrado por la deuda" y ha lamentado que el PSOE no haya cambiado "ni un milímetro" de la política desarrollada por el PP en 13 años, como la venta de empresas que eran públicas a privadas, lo que suponen "20 millones de euros de sobrecoste".

Ha reprochado al alcalde que venda como logros que "no son de su competencia" y que "en algún momento tenían que suceder", como la apertura del Museo Arqueológico o la llegada del Metro, son consecuciones que se venden como un "trampantojo" y que hace que Granada "no avance de veras". Los granadinos merecen una ciudad con "centros de salud en cada barrio, que obtenga su propia energía de fuentes renovables o que se alimente de su Vega, la más fértil de Europa".

"Quienes han gobernado y quienes gobiernan, ni saben, ni quieren superar esta situación que sufrimos, porque beneficia a determinados intereses, que se han hecho muy fuertes y secuestran las decisiones de la ciudad.

Quienes gobiernan están manteniendo a Granada suspendida en el tiempo. Mientras tanto, quienes la gobernaron durante 13 años, pretenden que nos olvidemos de que son ellos quienes la esquilmaron", ha incidido Marta Gutiérrez, que ha añadido que "PSOE y PP se blindan ante sus casos de corrupción" y que "están utilizando a un tránsfuga -Luis de Haro- que no representa a nadie más que a sí mismo para intentar bloquear el trabajo anticorrupción de Vamos, Granada".


Luis de Haro ha sido especialmente crítico con la acción desarrollada desde su grupo municipal. Foto: Luis F. Ruiz

Luis de Haro (Vamos) asegura que todos los grupos, incluido el suyo, no han sabido "leer" lo que estaba pasando

El concejal de Vamos Granada, Luis de Haro, ha dicho que los integrantes de la oposición decidieron apostar por un "cambio necesario" ante una situación extraña y anómala después de que la corrupción sacara "por la puerta de atrás" al anterior alcalde. El cambio de bastón de mando "jamás debió interpretarse como un cheque en blanco" por parte del Gobierno local, algo que en "muchas ocasiones lo ha podido parecer".

"Creo que en muchas ocasiones no hemos sabido estar a la altura de la dificultad de los tiempos que estamos viviendo en este mandato tan extraño y complicado, todos los grupos políticos, empezando por el mío, con una dirección política tan errada como improcedente, no hemos sabido leer lo que estaba pasando, simplemente porque nuestras prioridades han sido otras", ha asegurado De Haro.

Ha acusado a su compañera de formación de intentar dar un "golpe de timón" con el que el "autoritarismo antidemocrático" se quitase "el disfraz y saliera a flote lo que realmente se escondía tras esa persona". Por otra parte ha añadido que gobernar para la gente "no es una opción sino una obligación y un compromiso adquirido" para llegar a acuerdos que mejoren la calidad de vida de los ciudadanos.


Francisco Puentedura, durante su intervención en el pleno de este lunes. Foto: Luis F. Ruiz

Francisco Puentedura (IU) cree que las cosas "siguen igual" dos años y tres meses desde la llegada de Cuenca

El portavoz de IU en el Ayuntamiento, Francisco Puentedura, ha reprochado a Cuenca la ausencia de debate como tal, después de que tras la primera intervención de los grupos el regidor municipal no respondiese y se limitase a cerrar la sesión: "No le interesa el debate, no es la primera vez que ocurre". En lo que a su intervención se refiere, el edil de izquierdas ha lamentado que dos años y tres meses tras la llegada del actual alcalde las cosas "siguen igual", pues aunque inauguró el mandato con la promesa de abrir ventanas, levantar alfombras y airear la ciudad hay un pleno con seis concejales y el propio alcalde investigados, algo que "escandaliza a la ciudad y hace daño a la democracia".

"El alcalde sigue ausente en la gestión diraria de la ciudad, mucho ruido y pocas nueces, mucho selfie pero pocas soluciones", ha recordado Puentedura, quien considera que el Ayuntamiento se mueve por inercia, aunque "sin ideas y sin que desde el Gobierno municipal haya voluntad de encontrar acuerdos y consensos". Así, ha puesto el acento en una situación económica "cada vez más grave" que amenaza a los servicios esenciales que se han de prestar, al empleo municipal y a la ciudad.

El hecho de que el alcalde no se sumase a la reivindicación en defensa de la sanidad pública o que desde que llegó el PSOE al Gobierno central haya dejado de ser "activo en la reivindicación" con el Gobierno central han sido otros de los aspectos que le ha reprochado, a los que hay que sumar el "engaño" con el Metro de Granada con un sistema tarifario "incomprensible" que hace que este medio de transporte "compita" con los autobuses o la ausencia de acuerdos para el Plan Especial de la Vega.

Reivindicar una gestión de la Alhambra y Sierra Nevada que han de abrirse a la ciudad, regenerar el patrimonio o que la "opaca gestión" del Centro Lorca parezcan la "única gran apuesta cultural" del Gobierno local han sido otras de las ideas que ha expuesto el concejal de IU, que ha subrayado que "no se puede seguir manteniendo una red clientelar y de altos cargos que cuestan más de tres millones de euros".


Pilar Rivas durante su participación en el pleno de este lunes. Foto: Luis F. Ruiz

Pilar Rivas (No adscrita) cree que Granada se ha alejado de políticas participativas

La concejal no adscrita Pilar Rivas ha comenzado su intervención censurando que el pleno se celebre un 30 de julio por la mañana, al considerar que "se podía haber hecho cualquiera de los primeros seis meses del año" para fomentar una "participación más proclive" de la ciudadanía. "Este año lo han marcado unas prácticas políticas que lejos de ampliar los deseos de participación alejan a la ciudadanía de las decisiones que les afectan", ha lamentado la exconcejal de Vamos Granada.

Así, ha acusado al Gobierno local de haber participado en la "manipulación de la información, la tergiversación de los discursos y de los argumentos lejos de la honestidad que se nos exige". Es por ello que ha propuesto la creación de una oficina de datos que mida la evolución de la población a la que se atiende y las políticas en materia de cultura, los servicios deportivos municipales o el derecho a la vivienda.

"Cuánto nos está costando no disponer de un presupuesto, hace meses que solicitamos un estudio por parte de la oficina presupuestaria", ha expuesto Rivas, que ha insistido en la "planificación, el diagnóstico y la evaluación, que deben estar en el centro de la agenda para la toma de decisiones y el diseño de la política municipal".

El "silencio" del Ayuntamiento ante "graves fraudes" de la administración autonómica con la población más vulnerable, la ausencia de acciones sobre el programa de responsabilidad social del alquiler aprobado por el Consistorio o la continuidad de cortes de luz ante la ausencia de denuncias también han formado parte de la intervención de Rivas.

· Más noticias sobre la capital

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Diseño Web La Sastrería