domingo 22 septiembre
CONCIERTOS  |   | María Sánchez

El calor de la noche

Manolo García estrena triunfalmente el repertorio de su nuevo disco en el Palacio de Congresos en la primera de las dos actuaciones con lleno absoluto en Granada

Manolo García optó por una versión más íntima al bajar al patio de butacas durante el concierto. Foto: Álex Cámara

Pasaban unos diez minutos sobre la hora prevista cuando el ídolo de masas salió ante su público entre aplausos y al grito de "Manooolo, Manooolo”. Apareció por una puerta lateral y llegó hasta el escenario pasando entre los asientos y la gente emocionada.

Más de 30 años enloqueciendo al público, tres generaciones se pudieron ver este viernes en el Palacio de Congresos de Granada para presenciar la primera de las dos actuaciones de Manolo García programadas en las que se han colgado el cartel de 'no hay billetes'.

En el centro del escenario un sofá, sobre el que se sentó, se puso de pie, se tumbó e incluso arrastró, reconociendo que “pesaba un huevo”. Y ahí comenzó una relación idílica que se mantendría durante toda la noche.

El cantautor catalán afirmó que estaba muy contento y añadió: “Somos un equipo. Sin vosotros no hay partido”. Haciendo alusión al mundo del fútbol agradeció su presencia tanto a los asistentes granadinos como a los que se desplazaron de otros lugares.

Hizo literal el ‘Giro Teatral’ subiendo por todo el palacio cantando entre el público este aclamado tema. Además contó con la colaboración especial de su hermana Carmen para interpretar ‘Ruedo, Rodaré’.

Se le notaba cómodo en el escenario hasta el punto de que llegó a bromear con bajarse los pantalones. Lo que pasó sólo lo saben los privilegiados asistentes al Palacio de Congresos granadino. También subió una espontánea al escenario a la que invitó a quedarse y bailar.

Manolo García interpretó 28 temas en Granada, en el primero de sus dos conciertos previstos en la capital de la Alhambra en esta nueva gira para presentar su octavo álbum en solitario 'Geometría del rayo'.

Dos horas y media de actuación que se abrieron con 'El frío de la noche' y se cerraron con la mítica 'Pájaros de barro'. Interpretó ambas sentado al borde del escenario y con un toque más íntimo y acústico.

Manolo García transmite su música con una energía y una fuerza que contagia. De nuevo el público marchó feliz a casa, con la sensación de que el tiempo ‘nunca es perdido’ pero pasa siempre demasiado rápido en sus conciertos.

· Más noticias sobre cultura

Galería de la noticia

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería