miércoles 20 noviembre
Magazín  |   | Redacción aG

El Centro Guerrero acoge la obra de plenitud del pintor abstracto Carlos León

La exposición 'Pasajes' reúne un conjunto de sus obras recientes, que rinden homenaje a su amigo y maestro José Guerrero

La exposición podrá visitarse desde este viernes y hasta el 30 de diciembre. Foto: Dipgra

La obra de plenitud del pintor abstracto Carlos León se expone en Granada desde este viernes y hasta el 30 de diciembre, en una exposición articulada como un homenaje que el artista tributa a su amigo y maestro José Guerrero, en el centro cultural que lleva su nombre.

Según ha informado la Diputación, administración de la que depende el Centro José Guerrero, en una nota, son varios los aspectos -biográficos, plásticos, de actitud y poética- en los que coinciden León y Guerrero a lo largo de sus respectivas trayectorias, entre los que se impone el hecho de "haber afrontado el impacto de los grandes pioneros del expresionismo abstracto sin sucumbir al peso de su legado". Los dos pertenecen a "la especie de los artistas solitarios y en los dos se produce una idéntica voluntad de orden, que se trasluce en la geometría de sus composiciones".

La diputada provincial de Cultura y Memoria Histórica y Democrática, Fátima Gómez, ha recordado durante la presentación la génesis del proyecto "que se remonta a la exposición 'José Guerrero. Del relámpago el fulgor' en el Museo del Patio Herreriano de Valladolid. Carlos León también fue invitado a disertar sobre el pintor granadino dentro del ciclo de conferencias '40 pinturas en busca de voz' y ya había participado en 2006 en la colectiva 'El efecto Guerrero'.

El director del Centro José Guerrero y comisario de la exposición, Paco Baena, ha indicado que "esta muestra es una celebración de la pintura, porque no podemos olvidar que Guerrero era pintor y estamos pendientes de los artistas que siguen empeñados en la pintura, y si además hay una sintonía poética y plástica con el universo Guerrero más nos interesa, y este es el caso de Carlos León, uno de los grandes artistas vivos del arte español, que tiene una de las propuestas pictóricas más vitalistas y potentes que se puede ver ahora en todo el mundo".

El propio artista ha confesado que "esta es la exposición de todas las que he hecho en mi vida que más ilusión me hace y me produce más placer, porque es un homenaje a Guerrero, que era un hombre fundamentalmente elegante, porque sabía elegir bien, incluso en el vestir, un hombre moderno y cosmopolita, que parecía estar siempre llegando de la Costa Azul y que resultaba muy refrescante".

León ha explicado que el título de la muestra, 'Pasajes', alude a "esas calles cubiertas que hay en ciertas ciudades, que están al reguardo del viento y del agua, y donde se propicia el encuentro, la conversación y el intercambio de ideas y siempre que estaba con Guerrero me sentía como en un pasaje, estábamos al resguardo de todo, hablando principalmente de arte, de pintura y un poco de chicas".

Respecto al magisterio de José Guerrero, el artista ha reconocido que "su enseñanza no atañe a mi pintura, que es formalmente muy distinta a la suya, sino a la actitud hacia la vida, a un sentido enorme de la libertad y de la independencia, porque ninguno de los dos hemos pertenecido a capillas, y porque somos provincianos, de orígenes modestos, pero bastante viajados".

"Compartimos algunas coincidencias curiosas como haber vivido en París y Nueva York, habernos casado con periodistas americanas, incluso nuestro paso por el psicoanálisis y nuestro gusto por Matisse y su empleo del negro como un color más, connotado con el lujo y el erotismo", ha agregado.

La obra de Carlos León, realizada una generación después que la de Guerrero, ha tenido también en el expresionismo abstracto un referente fundamental, ampliado con las revisiones y herencias que de él se han venido produciendo. Su ambición e intensidad le hicieron revivificar algunos elementos originarios: la "gestualidad automatista", la implicación en el cuadro de todo el cuerpo a la manera de los 'action painters', la amplitud de los planos de Rothko o Newman, con un ímpetu y una apertura que lo han conducido a regiones inexploradas.

Díptico 'Granada y humo'

La exposición, en la planta baja del Centro José Guerrero, recibe al visitante con el monumental díptico 'Granate y humo', realizado en 2010 pero nunca antes expuesto. En la planta primera, se alternan los "oros" con las "brechas": la histórica de Víznar y la que, homenajeándola, ha ejecutado León, así como una serie de pinturas negras que también ve la luz por primera vez con motivo de esta exposición.

La planta segunda reúne un conjunto de obras de la serie 'Pink Réquiem' que conviven con 'Paisaje horizontal' de José Guerrero, mientras cierran la exposición una serie de sus 'Estanques' junto a dos obras del granadino, 'Lateral negro' y 'Solitarios'.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería