jueves 7 julio
SEMANA SANTA 2014 · LA CRÓNICA DEL DOMINGO DE RAMOS  |   |

El día soñado por todo cofrade

En una jornada radiante, las cinco hermandades granadinas del Domingo de Ramos brillan con luz propia

La Borriquilla estrenó el nuevo recorrido por Alhóndiga. Foto: Luis F. Ruiz / Imagen tomada desde el Hotel NHVictoria

La Borriquilla estrenó el nuevo recorrido por Alhóndiga. Foto: Luis F. Ruiz / Imagen tomada desde el Hotel NHVictoria

Solo los cofrades que el Domingo de Ramos de Granada tuvieron que aguantar el 'arreón' de la lluvia en una aciaga tarde saben lo que es coger con ganas la cita del año siguiente. Y si además, en esa jornada, con más de 370 días de por medio, hace un sol radiante, la hermandad a la que se representa está perfecta en la calle y a ello acompaña el respaldo de granadinos y turistas, el día es el soñado por todo buen cofrade.

Es de lo que pueden presumir al menos todos aquellos que no solo realizaron su Estación de Penitencia este Domingo de Ramos en Granada, sino de quienes sienten, disfrutan y en ocasiones padecen la Semana Santa de Granada como lo que es: un acto de fe y entrega en las buenas -como las de este domingo- y en las no tanto.

El detalle de la jornada
El detalle del Domingo de Ramos estuvo en el estreno de la nueva Carrera Oficial por la calle Alhóndiga, que permitió presenciar los pasos con mayor discurrir y, en jornadas como las de este Domingo de Ramos, dar sitio para casi todo el mundo. Las imágenes ganaron calle con mayor facilidad que en Mesones, además de poder permitir a las hermandades crear ese 'abanico' del que adolecían en el anterior trazado. Con una Puerta Real repleta y Recogidas y Alhóndigas entregadas a la causa, el cambio fue a mejor.

Salir o no procesionalmente no deja de ser un culmen prescindible que se compensa con todo un año de dedicación a la hermandad. A los actos sociales que esta organiza a lo largo del año. A la entrega hacia los demás. Entre otros muchos. Todo lo que se salga de este guión es entender esta celebración como lo que, probablemente no sea. Y es que de nada serviría ataviarse con un capillo cofrade si no se siente lo que se hace o, al menos, no se es consciente.

La imagen de la Borriquilla estuvo espectacular en su salida. Foto: Álex Cámara

La imagen de la Borriquilla estuvo espectacular en su salida. Foto: Álex Cámara

Por la puerta grande

Toda la grandeza que pueda reunir el espacio abobedado por el que se entra y se sale del Perpetuo Socorro es capaz de reunir cada Domingo de Ramos de la Semana Santa a quienes aguardan pacientemente cada año a esperar a La Borriquilla. Como manda la tradición, los golpes con la llave que porta algún representante de la Hermandad de Santa María de la Alhambra suenan como un 'llamaor' que trata de levantar el ánimo de los amantes de la pasión.

En esta ocasión, fue la hija del hermano mayor de la Alhambra, Antonio Olivares, fue la que portó en el cojín aterciopelado el objeto que permite romper todos los miedos y la valentía. Y con esas, las puertas del templo que confluye entre San Jerónimo y San Juan de Dios se abrieron, con algunos minutos de retraso, para compartir abrazos y sentimientos en la salida de la Cruz de Guía de la Hermandad. Con el aprobado general de los congregados en el exterior de la iglesia, quienes en parte marcarán los designios de la Semana Santa del futuro, abrieron calle para dejar a más de una madre boquiabierta

En la calle pudo apreciarse el cariño y amor con el que trabajan los hombres comandados por Alberto Ortega, reconocimiento mutuo de pasión de los costaleros a su capataz y viceversa que permite presenciar uno de los discurrir más apasionantes de la Semana Santa de Granada. Momentos emotivos en el Arco de Elvira o ser la primera hermandad en estrenar la nueva carrera oficial son sensaciones que siempre quedan al que abre, como es el caso de la Borriquilla, que además lució esplendorosa su nuevo guión de juventud.

El nuevo manto de la Encarnación, blanco 'inmaculado'. Foto: Álex Romero

El nuevo manto de la Encarnación, blanco 'inmaculado'. Foto: Álex Romero

Un manto para Encarnación

Hora y tres cuartos después de ver salir a al Borriquilla, quienes quisieron -y pudieron llegar a tiempo- se marcharon hasta la plaza de Alonso Cano, en donde desde el Sagrario la Encarnación llegó a las calles de Granada para iluminarlas más si cabe con el 'seminuevo' manto de la Virgen, que ha sido reparado por el taller de la propia Hermandad.

Y es 'seminuevo' porque pocos mantones que son reformados o enriquecidos tienen la apariencia de haberse estrenado la misma tarde que la madre lo llevaba puesto, como ocurrió en la de este Domingo de Ramos, en el que el paso del Señor volvió a ganar calle solo como José Martínez Ladrón de Guevara sabe hacerlo en un paso que pronto será otro con un misterio en el que el Cautivo no 'andará' en solitario por las calles de Granada.

Al contrario que en años anteriores, el barrio pudo disfrutar de la bella estampa de la Encarnación vestida por Hernández Fernández, con un paseo para la historia de los que hacen hermandad. En su regreso, el recogimiento estuvo presente en el tramo final.

Jesús Despojado, en su reencuentro con San Agustín. Foto: Álex Romero

Jesús Despojado, en su reencuentro con San Agustín. Foto: Álex Romero

Espina quitada

Pero si de recogimiento hay que hablar, la hermandad de Jesús Despojado se lleva la palma. La cofradía del barrio de Alhamar sigue demostrando su mejoría año a año, con seriedad en su discurrir en las calles así como la sobriedad que necesita un cortejo para que el protagonista sea sólo él.

Tras el 'varapalo' del año pasado, eran casi dos aguardando a la salida de la hermandad desde la calle Músico José Ayala Cantó, lo que se percibió entre los numerosos vecinos de la zona para ver salir desde la capilla a uno de los misterios con más clase de la Semana Santa granadina y que pronto no estará solo, con la presencia de la Virgen del Dulce nombre cuyo palio está en proceso de elaboración.

Momentos emotivos los vividos en las inmediaciones de la Iglesia del Santo Ángel Custodio con el Sagrado Protector dejaron pequeña la calle San Antón para presenciar el encuentro y la 'llamá' de José Miguel Pérez López, para que el Despojado continuase con su camino hacia la carrera Oficial, totalmente empapada de ese 'río blanco' de nazarenos que le precede.

 

Estampas únicas en el regreso de la Virgen de las Maravillas. Foto: Álex Cámara

Estampas únicas en el regreso de la Virgen de las Maravillas. Foto: Álex Cámara

Rojo Maravillas

La tarde también comenzó bien desde la carrera del Darro con esa estampa que solo la Semana Santa de Granada puede ofrecer: el río, la Alhambra y, por si fuese poco, las Maravillas iniciando su discurrir con un sol de justicia, la que no tuvo quien le precedía con un dorado radiante y espectacular.

Los hombres de Guillermo Padilla tuvieron no solo que esquivar el dintel de la puerta del atrio de San Pedro y San Pablo, pues la carrera del Darro estaba repleta en la salida, sin que cupiera nadie en ninguno de los numerosos rincones que permite ver pasar a las hermandades por este punto.

Detrás del Señor sentenciado, rojo burdeos para la Virgen de las Maravillas, a la que los rayos de sol daban muchísima más lucidez tras la reciente restauración de la saya elaborada por Miguel Ángel Ruiz Villalba. En su regreso, la hermandad tuvo que acelerar algo el paso tras acumular un pequeño retraso que fue solventado sobre la marcha. No empaña esto una espléndida estación de penitencia para también desprenderse de otra 'espina' clavada desde hace un año.

La nueva distribución de la Santa Cena permite presenciar mejor al Señor. Foto: Álex Cámara

La nueva distribución de la Santa Cena permite presenciar mejor al Señor. Foto: Álex Cámara

El Señor y doce más

Por último, desde la Iglesia de Santo Domingo llegó la Santa Cena, otra de las hermandades deseando volver a demostrar sus ganas de Semana Santa en Granada y que este año tuvo como novedad la redistribución de los doce apóstoles en el misterio que representa la última cena de Jesús.

Se pudo con ello presenciar muchísimo mejor la imagen titular de esta hermandad, a la que hay que añadir el dorado de las potencias del Señor, presumiendo así de uno de los pasos más espectaculares de nuestra Semana Santa, con acertadas rosas rojas y claveles rojos, que el día que estén completamente dorados en el paso darán mayor espectacularidad si cabe a esta hermandad.

La Virgen de la Victoria llenó el Realejo de triunfo, también con otra nueva saya, la tónica generalizada en la tarde del Domingo de Ramos en cuanto a estrenos en las imágenes dolorosas. Bordada en oro y sedas diseñada por Benjamín Rodríguez, la titular de la cofradía supo dar momentos emotivos en el regreso para iniciar la cuenta atrás del año que viene, ansiando que el de 2015 sea al menos igual que el de este año, porque mejorarlo es prácticamente imposible.

 

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand