domingo 11 abril
UEFA EUROPA LEAGUE  |   | Nacho Santana

El Granada CF eleva su techo a Cuartos

Los rojiblancos pasan a la siguiente ronda de Europa League tras perder 2-1 frente al Molde · Soldado compensó el gol en propia meta Vallejo y Hestad cerró el marcador de penalti

Roberto Soldado anota el tanto que supuso el 1-1 en el partido. Foto: Pepe Villoslada (Granada CF)

La historia la firman aquellos que son capaces de elevar una y otra vez su propio techo. Así lo hizo el Granada CF, que se coló en competiciones europeas en primera instancia y ahora no deja de sorprender en el viejo continente. Pese a caer en Budapest, los de Diego Martínez certificaron su pase a cuartos de final en un partido en el que supieron sufrir. 

Fueron 90 minutos complicados para los rojiblancos. La fortuna volvió a darles la espalda en la primera mitad en forma de autogol de Jesús Vallejo, cuando dominaban el balón. Sentó cátedra nuevamente Roberto Soldado para empatar el marcador, pero un penalti de Yan Eteki terminó por dejar el marcador en 2-1 para los locales.

Mandó de inicio el Granada CF, consciente de que un gol suponía la clasificación casi de forma definitiva. Volvió a tirar del carro un Kenedy omnipresente en cada acción ofensiva, que a punto estuvo de ver puerta a los tres minutos tras asociarse con Jorge Molina para colarse en el área. Encontró el disparo, pero se marchó rozando el palo.

Replicó el Molde de inmediato. Andersen buscó el remate desde dentro de la zona de pena máxima con más voluntad que equilibrio. Se le quedó demasiado atrás el cuerpo al noruego, que terminó chutando excesivamente alto a escasos metros de la portería defendida por Rui Silva.

Pese al susto local, los visitantes se hicieron con el dominio del balón y, con él, del partido. Lo intentó por banda Kenedy una y otra vez mientras la medular, con Montoro y Gonalons, daba equilibrio a un equipo que sentó cátedra durante la fase inicial del encuentro. Sin balón, los noruegos quedaron reducidos a una pasividad forzosa.

Sin embargo, a partir del cuarto de hora de partido despertaron los noruegos. Aumentaron su presencia en campo rival, ganaron en calma y posesión y, necesitados de un primer gol, forzaron la reculada de un Granada CF falto de chispa y entregado por completo a los pies de Robert Kenedy. 

A pesar de ello, las ocasiones siguieron cayendo del lado del cuadro rojiblanco. Primero fue Montoro quien obligó a Linde a estirarse con un disparo desde la frontal, luego probó desde el mismo punto Kenedy, que no vio puerta. Dos avisos visitantes a los que los locales encontraron respuesta casi de inmediato.

Lo hicieron sin querer, gracias a una internada en el área de Andersen. El ‘23’ noruego se escabulló entre la defensa para sacar un centro al segundo palo, donde esperaba Vallejo casi sin oposición rival. Lo que podía ser un despeje sencillo se tornó en nerviosismo y un tropezón que acabó convertido en un autogol del central, en esta ocasión ocupando el carril derecho.

Trastocó los planes del Granada CF ese tanto en propia meta. La incomodidad se hizo patente entre las camisetas rojiblancas horizontales y los de Moe supieron aprovecharlo. A punto estuvo Hestad de anotar el segundo gol, que habría forzado una prórroga, a la media hora. Chutó desde dentro del área, pero se topó con una mano salvadora de Rui Silva.

Tuvieron la última los granadinistas gracias nuevamente a Kenedy. Filtró un balón exquisito Montoro a la carrera diagonal del extremo, que se metió entre dos defensores y pisó área antes de sacar un disparo que se cruzó en exceso y terminó en saque de portería. No habría más peligro antes del descanso.

La incomodidad toma el partido

En la segunda mitad no cambió el exceso el guión. El Molde, con un gol y a falta de al menos uno, siguió incomodando a un Granada CF tan tenso como impreciso arriba, con un Jorge Molina, otrora héroe, desdibujado. 

Gozó de una ocasión de calidad Sigurdarson, pero mandó sobre el travesaño el cabezazo. Respondió Montoro con una volea a pase de Jorge Molina desde la frontal, pero su disparo corrió la misma suerte que el del noruego y se marchó alto sobre la portería defendida por Linde. 

Se estancó el partido entre llegadas tímidas del Molde, principalmente mediante disparos desde la frontal a los que supo reaccionar con seguridad Rui Silva. Puso el picante Diego Martínez dando entrada a Soldado en lugar de Jorge Molina, un movimiento que acabaría por mostrar rentabilidad.

De un delantero a otro. Ingresó también Fofana al campo y se midió en carrera con la zaga rojiblanca, a la que superó sin problemas. Pisó área el ‘20’ del conjunto noruego y disparó en el mano a mano con el guardameta portugués. Sin embargo, el cancerbero estuvo rápido en su salida para dejar al ariete sin espacio para superarle.

A 20 minutos del final reapareció Yangel Herrera, titular pero casi sin presencia en el transcurso del partido hasta el momento. El venezolano tuvo un remate a placer en el segundo palo tras una excelente jugada ensayada a balón parado, pero su zurdazo se topó con la mano de Andreas Linde antes de tocar el palo y marcharse a córner.

No prosperó el saque de esquina y pudo tornarse en contragolpe de no ser por la rápida intervención de Vallejo, que despejó el balón. Le llegó nuevamente al venezolano, escorado en banda izquierda, que levantó la cabeza y puso un centro exquisito al primer palo. Allí mostró Roberto Soldado la clase de ‘9’ que siempre ha sido y siempre será. Se impuso en el salto y peinó con sutileza para cruzar el esférico y empatar el marcador. Un gol que prácticamente aseguraba el pase de ronda.

Tensión hasta el final

Cuando parecía un marcador relativamente cómodo para el Granada CF, los rojiblancos tuvieron que hacer uso del lema de la eterna lucha. Apretó sin cesar el Molde, que necesitaba tres tantos para pasar y supo brindar un final de partido cargado de tensión para ambos conjuntos.

Parecía ya terminado el partido cuando Yan Eteki, que había entrado en lugar de Max Gonalons, cometió un penalti casi infantil. Se pasó de frenada el centrocampista al acudir al corte y terminó por derribar a un jugador rival dentro del área. La pena máxima la convirtió Hestad.

Quiso resarcirse Eteki con un disparo desde fuera del área tan potente como malintencionado. Sin embargo, su tiro, el último del partido, se estrelló en el larguero y quedó a escasos centímetros de convertirse en uno de los goles de la jornada. Pese a ello, y al marcador, los rojiblancos celebraban segundos después su pase a la siguiente ronda.

Aunque con un ligero borrón, el Granada CF volvió a escribir una nueva página en el libro de su historia al clasificarse para los cuartos de final de la UEFA Europa League. Derribaron techo tras techo una y otra vez los de Diego Martínez, que serán uno de los ocho equipos presentes en el bombo del sorteo. El sueño seguirá vivo, al menos, dos jornadas más. 

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería