domingo 2 octubre
ASÍ ES MI ALCALDE - DÍLAR  |   |

"Mantener virgen el entorno de Dílar es lo que nos diferencia del resto del Cinturón"

El alcalde dilareño, José Ramón Jiménez (PP), asegura que el municipio ha conseguido mantenerse al margen de la edificación masiva y continúa siendo "como un parque gigante"

José Ramón Jiménez, alcalde de Dílar en el patio del Ayuntamiento. Foto: Álex Cámara

José Ramón Jiménez, alcalde de Dílar en el patio del Ayuntamiento. Foto: Álex Cámara

En uno de esos espacios en los que es complicado no perderse a conciencia, se ubica una casona rehabilitada que hace las veces de Consistorio. Un Ayuntamiento cuanto menos usual que, pese a pertenecer a un pueblo con unos dos mil habitantes, no deja de ser un ir y venir de gente. Sus puertas de madera, fieles testigos de lo que ocurre en el interior, abren y cierran con ese crujido inconfundible. A la izquierda de las escaleras de entrada, ese despacho que nunca está vacío. Ese lugar en el que los toques a la puerta y el sonido del teléfono se convierten en los protagonistas del día a día. El encargado de abrir esa puerta, José Ramón Jiménez (PP), quien a sus 30 años y arquitecto de profesión, lleva tres y medio al frente de Dílar. Un municipio de belleza natural que ha conseguido y sabido sobreponerse al paso de los años, mostrando la mejor de sus caras: "un territorio casi virgen".

Pregunta.- Un arquitecto metido a político, ¿qué le lleva a ello?

Respuesta.- Para estar en política te tiene que gustar el servicio público. A mí, además, me llamó mucho la atención el poder plasmar las ideas de carácter arquitectónico y artístico en el pueblo donde he nacido y me he criado. Conseguir realizar esos proyectos que siempre he querido llevar a cabo. Ahora, con los escasos recursos que tenemos, es más complicado pero poco a poco se intenta llegar a la meta.

P.- En su carrera política, no será muy extensa dado su edad, ¿qué destacaría?

R.- Bueno, depende de cómo queramos verlo. Yo ingresé en el PP con 18 años y, el que por aquel entonces dirigía el partido, se acercó a mí y me dijo que me quería en el mismo barco. Pese a todas las reticencias que yo tenía, al final esa inquietud por plasmar mis ideas, hicieron que aceptara la propuesta. Como concejal estuve dos legislaturas y esta última, desde las Elecciones Municipales de 2011, como alcalde... que no es poco.

Estos años nos han hecho ser casi catedráticos en la gestión municipal porque cuando hay recursos y la economía es fluida todo es muy fácil, pero cuando hay límite de gasto y de recursos tienes que darle rienda suelta a la imaginación, por lo que es más complicado gobernar. Desde luego, esto nos ha servido para aprender mucho más.

PERFIL | De la mano de sus vecinos
Con tan solo 27 años se convirtió en alcalde de Dílar. Tres años después, José Ramón asegura que su aprendizaje en el cargo es continuo y diario. Este joven arquitecto tiene muy claro que lo primordial al frente del cargo "es mostrarse tal y como eres". "Aparte de alcalde, soy amigo de mis amigos y de mis vecinos. Todos me ven más como un conocido que como un regidor municipal porque la juventud hace que le des esa confianza a la gente. Además, siempre me han visto participando en actividades de todo tipo en el municipio", cuenta Jiménez al tiempo que firma unos documentos. En su idea para la política del futuro, "dejar paso a los jóvenes y confiar en todo su potencial".

P.- Y en esta cátedra "acelerada", ¿cuáles son los momentos que más se suceden?

R.- En estos años, generalmente, hay momentos más malos que buenos porque cuando te llega alguien que no tiene ni para darle de comer a su familia y que los ves desesperados, esa desesperación se adueña de ti, dado que no puedes ayudarles tanto como tú quisieras. Generalmente, los dilareños piden, sobre todo, trabajo. Sin embargo, una administración como Dílar tampoco puede dar todo el trabajo que le gustaría y se demanda, ya que son otras administraciones las que deben buscar fórmulas para contratar a gente.

P.- Cuáles son las principales demandas de la gente cuando llega a su despacho o la encuentra en la calle?

R.- Obviamente, las dificultades para encontrar empleo. Otra de las cuestiones que más nos preocupan son los jóvenes de la localidad, aunque es gente preparada está un poco desorientada. Nosotros intentamos captar todos los cursos posibles para que los jóvenes estén ocupados, de hecho, hace poco hemos tenido un taller de empleo, entre otros. Pero son salidas puntuales que no arreglan una situación que, por desgracia, se posterga en el tiempo.

A veces es injusto estar aquí, puesto que hay alguna gente que no comprende que el estar al frente de la Alcaldía no significa hacer todo lo que te gustaría, poco a poco, eso va cambiando y los ciudadanos se dan cuenta de que no todo el esfuerzo se puede realizar desde el mismo lugar.

P.- ¿Qué ofrece Dílar a sus vecinos?

R.- Dílar es un pueblo cuyas infraestructuras están razonablemente bien y hay calidad de vida. Ahora mismo estamos incidiendo más en el mundo rural, ya que Dílar es como un parque gigante, el 90% del territorio es zona protegida. Por eso, más que esforzarnos en arreglar lo urbano que está bien, nos centramos en lo rural. Estamos acondicionando caminos, acometiendo una serie de acciones en veredas y haciendo un camino en la rivera del río, no solo para facilitar la labor de los agricultores, sino para que los propios vecinos salgan a pasear y disfruten de la naturaleza.

Aquí el turismo lo tenemos prácticamente asegurado, pero falta infraestructura turística. A pesar de que tenemos varias viviendas que se han reformado como alojamientos rurales, el hotel, el aula de la naturaleza y restaurantes, quizá falte algo más de infraestructuras. Ni qué decir tiene que el propio entorno en el que se sitúa Dílar te garantiza un mínimo. El 40% de los terrenos de Sierra Nevada están en Dílar y las mejores pistas de esquí están en nuestro municipio, ejemplo de ello son la Loma de Dílar, Veleta y La Laguna.

P.- Si le dicen Dílar, ¿qué es lo primero que se le viene a la cabeza?

R.- Este pueblo ha sido capaz de conservarse tal y como era, independientemente de qué color político haya gobernado. A tan solo nueve kilómetros de la ciudad, dentro del Área Metropolitana y, sin embargo conservamos la idiosincrasia, incluso la población de hace 200 años. Eso se consigue teniendo muy claro lo que tienes. Siempre hemos escapado de las masificaciones, los pueblos deben crecer en función de la demanda, pero hay que tener cuidado con esa demanda porque Dílar es un pueblo muy atractivo. Ha habido que frenar ese urbanismo que puede ser muy contraproducente y, por supuesto, respetando la naturaleza que es lo que más calidad de vida le da a los dilareños. Esta localidad lleva 200 años en torno a los dos mil habitantes.

José Ramón Jiménez, en uno de los momentos de la entrevista. Foto: Álex Cámara

José Ramón Jiménez, en uno de los momentos de la entrevista. Foto: Álex Cámara

P.- En los últimos meses, se han producido cambios en las alcaldías de varios municipios del 'Cinturón', ¿qué papel juega la juventud en el futuro de la política local?

R.- Desde la dirección de mi partido, y así se lo hice saber al presidente, hay que seguir apostando por la gente joven. Ahora se valora más a los jóvenes y hay bastantes alcaldías en las que el regidor tiene treinta y pocos años. Creo que eso es un acierto porque, aunque en los pueblos dé cierto reparo que sea un joven el que lo dirija, una vez ven cómo trabajas las personas reconocen que eres igual de resolutivo y aportas una vitalidad al ayuntamiento que no la aporta alguien mayor. La Corporación Municipal de Dílar es muy joven, la media de edad era de 33 años cuando entramos hace tres años.

P.- ¿Cómo le gustaría que fuera el Dílar del futuro?

R.- A mí me gustaría que Dílar mejorara sus servicios, su calidad de vida, pero en la situación en la que está en la actualidad. Es eso lo que nos diferencia del resto de pueblos del Área Metropolitana, que hemos sido capaces de conservar nuestro territorio prácticamente virgen.

P.- ¿Y qué papel tendrá usted en ese Dílar futuro?

R.- Pues espero que uno importante (risas). Soy candidato a la Alcaldía y con ganas e ilusión afrontaré un nuevo mandato si mis conciudadanos así lo creen oportuno. Las metas, muy parecidas a las que me propuse al inicio del mandato, mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y algunos proyectos interesantes para el pueblo que creo que servirán para revitalizarlo turística y económicamente.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand