lunes 22 julio
La Capital  |   |

El Virgen de las Nieves atiende a 1.500 pacientes en la unidad para atender el ictus

De ellos, 267 se han sometido a la técnica de trombectomía, consistente en eliminar el coágulo de la arteria afectada

Existen unos criterios de ingreso en esta unidad específica, pero en principio deben pasar en ella la mayoría de los ictus las primeras 24-72 horas de su evolución. Foto: Junta

El Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada ha atendido en torno a 1.500 pacientes desde la puesta en marcha hace año y medio de la unidad integral para la atención del ictus, que permite el tratamiento integral y multidisciplinar a pacientes con esta patología, los cuales requieren una intervención rápida para su resolución.

Del total de pacientes, 267 se han sometido a la técnica de trombectomía, consistente en eliminar el coágulo de la arteria afectada.

El ictus es un problema circulatorio cerebral que se presenta de forma súbita. La mayoría de ellos se deben a la interrupción de la llegada de sangre a una zona del cerebro por la oclusión de una arteria, con el consiguiente infarto cerebral; ictus isquémico, el 80 por ciento de los casos. El 20 por ciento restante se deben a una hemorragia en el cerebro por rotura de una arteria (ictus hemorrágico).

Se trata de un proceso frecuente, con unos 200 casos por 100.000 habitantes cada año, lo que supone unos 1.800 casos al año en la provincia de Granada. Si no se realiza un tratamiento específico a tiempo, ocasiona altos índices de mortalidad, o bien, secuelas tanto en el habla como en el movimiento.

Por tanto, es fundamental la atención rápida, organizada y sistematizada en unidades específicas con el fin de disminuir estas consecuencias.

Para el buen funcionamiento de estos procedimientos es necesaria una cadena asistencial que se inicia extra hospitalariamente en los dispositivos de urgencias, con la identificación de los casos mediante activación del llamado código ictus.

Para ello, el primer paso es el traslado inmediato a un centro hospitalario para realizar un estudio básico con el fin de confirmar el diagnóstico y distinguir si es isquémico o hemorrágico.

En caso de que exista obstrucción arterial, es necesario el tratamiento como la trombolisis por vía intravenosa, cuyo objetivo es disolver el coágulo que ha obstruido una arteria, restableciendo el flujo sanguíneo antes de que se produzca un infarto cerebral definitivo.

Si tras estos procedimientos continúa el riesgo de sufrir el episodio de ictus, el paciente debe ser sometido a una técnica más compleja, conocida como trombectomía, la cual se realiza sólo en el Hospital de Neurotraumatología y Rehabilitación.

Unidad de referencia

El Hospital de Neurotraumatología y Rehabilitación cuenta con un espacio que dispone de cinco camas que permite prestar atención dirigida y protocolizada a pacientes que presenten ictus agudo entre las primeras 24 y 72 horas.

En este hospital se lleva a cabo todos los procedimientos para la atención al ictus, y como referente provincial, la técnica trombectomía. Ésta consiste en extraer el trombo a través de un catéter dirigido a la circulación cerebral accediendo por los vasos sanguíneos.

Hasta la fecha, 267 pacientes se han sometido a este procedimiento con unos tiempos de respuesta adecuados, para la cual es fundamental la implicación Neurorradiología intervencionista las 24 horas de los 365 días del año.

Esta unidad está formada por un equipo multidisciplinar compuesto por Neurología, Neurorradiología, Neurocirugía, Cuidados Intensivos, Urgencias, Anestesiología, Medicina Física y Rehabilitación y Enfermería especializada.

Existen unos criterios de ingreso en esta unidad específica, pero en principio deben pasar en ella la mayoría de los ictus las primeras 24-72 horas de su evolución.

Todos los pacientes son evaluados periódicamente por enfermería y tienen monitorizada mediante telemetría su presión arterial, frecuencia cardiaca, ritmo respiratorio y oxigenación.

Son varios los síntomas, y pueden aparecer de forma aislada, que aparecen de forma brusca tales como desviación de la boca, pérdida de fuerza o de sensibilidad en alguna extremidad del cuerpo, dificultad para hablar o entender. Estos síntomas pueden acompañarse o no de otros, tales como dolor de cabeza, sueño, mareo y naúseas.

· Más noticias sobre la capital

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
CONSTITUCIÓN DE DIPUTACIÓN DE GRANADA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería