domingo 21 abril
Magazín  |   | Redacción aG

Emotivo Tom Harrell en el Festival de Jazz de Granada

A Granada acudió en formato trío sin batería, una ausencia que elevó el concierto ya algunos centímetros del suelo

Momento del concierto que ofreció el trompetista. Foto: aG

Momento del concierto que ofreció el trompetista. Foto: aG

La leyenda del trompetista Tom Harrell siempre le antecede. Su delicado equilibrio mental, superado a través de la creación musical, ha determinado que su presencia siempre sea muy llamativa, aunque sea justo por su inexpresividad escénica, salvo cuando acerca sus instrumentos a los labios. En su tercera visita al festival granadino, Harrell se hizo acreedor de una enorme ovación por parte de un público rendido a su esfuerzo, que en realidad fueron dos, puesto que se llevó otra cuando salió al escenario para recoger sus partituras.

A Granada acudió en formato trío sin batería, una ausencia que elevó el concierto ya algunos centímetros del suelo, si bien no significó que faltara tensión y ritmo. Como suele ser habitual el trompetista se mantuvo congelado en los turnos de sus compañeros, ya de muchos años, y que se complementan perfectamente con sus inusuales hábitos. El bajista añade complejidad al fraseo directo y sedoso de Harrell, que con los años va añadiendo más emoción a su peculiar voz, y sería el pianista Danny Grissett el que sostuviera buena parte de los noventa minutos del concierto, con una envidiable técnica, una pulsación rotunda llena de swing y una magnífica claridad de fraseo e ideas.

El concierto caminó por temas muy paisajísticos y climáticos de producción propia, mayormente interpretados con el sedoso fliscorno con habilidad y ponderación por parte del antilíder, que recordó a la audiencia su adscripción al postbop acudiendo a la velocidad del ‘Blue 'n Boogie’ de Dizzy Guillespie, y posteriormente al ‘Straith Ahead’ de Dorham, dos desperezantes piezas rompecuerpos de las de seguir con agitados movimientos de punta-tacón.

Harrel asegura que escucha música en todos los sonidos que le rodean, pero los aplausos que escuchó en el teatro Isabel la Católica no le debieron sonar más que a agradecimiento, por su intensa música y por el esfuerzo de hacerla ante sus propios ojos.

El Festival de Jazz de Granada está organizado por Ayuntamiento de la ciudad y la Diputación Provincial, y hoy domingo termina con la presencia en el Auditorio Manuel de Falla de Chano Domínguez y Niño Josele.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=22372