jueves 18 abril
La Cínica Interviú  |   | Francisco Barajas

“En Granada suenan más las actitudes de resignación y negativas”

Juan Antonio Mérida, catedrático de Medicina: “La corrupción está en todos los ámbitos, actividades y profesiones”

Tras las pasadas Municipales, Juan Antonio Mérida ha dejado por completo la política. Foto: Álex Cámara

Tras las pasadas Municipales, Juan Antonio Mérida ha dejado por completo la política. Foto: Álex Cámara

Juan Antonio Mérida es un docente, catedrático de la disciplina médica de Anatomía y Embriología Humana en la Universidad de Granada (UGR). Un expolítico municipal que ha pasado por la Casa Bailía, el municipio granadino, con más gloria que pena. Y porque ha sido un hombre público honrado, trabajador, ético, con honor y un político que no es un profesional de la política. Y no le estoy pasando las manos por el lomo ni por ningún otro lugar de su anatomía física e intelectual, esto que quede claro. Un señor que ha sabido cuándo y cómo cortarse la coleta política y volver a su profesión universitaria como cátedro. Y no es un baldón ser del Betis, esto también quiero dejarlo nítido como lo que es verde y lo que es blanco. Y escrito todo esto, este señor se merece mucho más, solo queda agradecerle sus respuestas sinceras. Es un ciudadano que no ha querido mojarse demasiado en esta entrevista, y será porque es leal y no tiene facturas que pasar cuando ya se es un “ex” de la política. Unos políticos pasan a la intrahistoria granadina de la política como lo que han sido y otros lo hacen como lo que no han sido. Muchas gracias señor Mérida Velasco, don Juan Antonio, y que los dioses mayores y menores lo amparen siempre y le den las bondades que usted merece. Se lo desea un amigo plumilla en clase pobre que siempre procura ser honesto, ético y escribir la verdad. Y que conste, para solaz y disfrute de usted, que todavía tengo clavada la espina de que me ganara al dominó en la única entrevista televisiva mundial en la que se ha retransmitido una partida al mismo tiempo que se preguntaba.

Pregunta.- Ahora que usted es un ex político, sus respuestas valen más y aunque no haya usado la demagogia política en sus contestaciones anteriores… ¿El mundo político español es como una terrible pesadilla en la que los servidores públicos son los buenos y los votantes los malos?

Respuesta.- Siento discrepar. Ahora, desde mi atalaya de ex-político, no lo veo como una pesadilla. Ni percibo que lo vean así la mayoría de los ciudadanos. Más bien son los “aficionados” los que, con su ruido, amplifican los malos sonidos. Que los hay.

P.- El verbo aprender siempre debe de servir para aprender… ¿Y usted qué ha aprendido, si es que ha aprendido algo, en los años en los que ha estado al servicio de la ciudadanía como político electo?

R.- Aunque suene, por manido y vacío, he aprendido a “estar al servicio de”. ”Ha escuchar a”. Y sobre todo, a conjugar mejor el verbo compartir, a trabajar todo lo posible para tratar de hacer la vida diaria más agradable a los ciudadanos. No sé si he llegado a conseguirlo, pero al menos lo he intentado.

P.- La medicina cura y la política hace enfermar a algunos… ¿Más cornadas da la política que el hambre?

R.- Pienso que no hay que quejarse de cornadas en la política, que las hay, y porque entiendo que una persona accede a ella por una decisión personal, libre y voluntaria. Entiendo que no hay que escudarse en esas cornadas, para tratar de justificar situaciones, comportamientos o actitudes.

P.- Mi ciudad, su ciudad porque usted ya es granadino… ¿Granada es una ciudad que es ingobernable por la malafollá y por la idiosincrasia de los granadinos?

R.- Aunque no soy nacido en Granada, si es la ciudad donde he vivido los últimos 40 años de mi vida. Y que no es poco. Creo que como todas las ciudades tiene su vida propia y, como en todas las ciudades del mundo, su idiosincrasia que a veces es un valor y a veces un lastre. Si se me permite decirlo, si he notado que suenan más las actitudes de resignación y negativas. Por ejemplo, desde mi óptica, hay más “plataformas anti” que “plataformas a favor de algo”.

P.- Conozco su alegría porque “er Betis” ya es de la Liga de las Estrellas… ¿Las corrupciones están hasta en los paquetes de las sopas precocinadas?

R.- El Real Club Deportivo Betis Balompié es algo muy grande. Ser bético es una forma de entender la vida, se dice y es verdad, y hace muchos años un artículo de Antonio Burgos lo puso de manifiesto. Dejando esa maravilla al margen, la corrupción está en todos los ámbitos, actividades y profesiones. Y no quiero ser maniqueo. Todo el mundo conoce casos dentro de su profesión, actividad, sistema de vida, etc, en mayor o menor grado. Quizás habría que estudiar, esos comportamientos, ya que podría ser algo inherente a la persona, que en algunos casos se activa y en otro no. Sería interesante estudiar el por qué ocurre así.

P.- Escribió Cervantes que es bueno hasta mandar en una reata de acémilas… ¿El poder político es algo indescriptible que crea adicción?

R.- No sabría contestar esa pregunta. Creo que está claro que en mi caso no ha sido así.

P.- La cultura y la educación deberían de ser lo más importante para los seres humanos… ¿La enseñanza también crea adicción como la política?

R.- Esta pregunta si que puedo responderla, y por mis vivencias. Ya he dado mi opinión sobre la política y ahora le digo que, en mi caso, la docencia y la investigación desde que empecé, allá por los años 70, han ido marcando mi vida. Y sí que me han creado una verdadera adicción: tengo que confesarlo.

P.- El verbo amar posiblemente sea el más importante en las vidas de las personas… ¿Ama bien y no mires con quién?

R.- La verdad es que muy pocas personas entienden, o entendemos esa frase. Y no sé cuántas, creo que no demasiadas, la practican. La practicamos. Estamos respirando en una sociedad, desde que el mundo es mundo, diría yo, que no te enseña a practicarla. Quizá sea otro elemento más de la dotación genética humana.

P.- La curiosidad mató al periodista… ¿Y cómo definiría usted a un periodista, esos que le preguntábamos durante su vida política?

R.- Como en todas las profesiones y actividades hay de todo: lo importante es, era, siempre separar la paja del trigo. Los he conocido de todos los ambientes, ideologías, formas de vida y actitudes personales… Todo ello predetermina. Y como en cualquiera otra actividad humana.

P.- Una curiosidad… ¿El caballo guevón del frontis de la Casa Bailía, el ayuntamiento granadino, ese tan fotografiado, es usted un admirador de él?

R.- Si le digo la verdad, yo no lo habría colocado ahí. Pero respeto que otros lo hicieran, y porque entiendo que pensaron que era lo mejor para la ciudad. (¿?)

P.- Al planeta Tierra no lo cargamos por narices… ¿Una de las cosas más difíciles de esta ciudad es tener a los ríos Genil y Darro como los chorros del oro?

R.- Por lo que se refiere al Darro, tengo que decir que debería la Junta de Andalucía, que es la competente, arreglarlo y adecentarlo porque determina un paraje y paisaje únicos en el mundo. Y algo de esto conozco. Lo del Genil es otra historia: su mantenimiento es municipal, que siempre ha hecho todo lo posible por cuidarlo, pero créame que después de la obra y estructura que se le dio es harto difícil mantenerlo en condiciones. Habría que arreglar su cauce, pero eso tiene un costo.

P.- Hay cosas que se quedan en el tintero… ¿Y qué es lo que usted nunca pudo decir, expresarse con libertad, y que aquí ahora puede decirlo porque ya no es un político en activo?

R.- Solo me he guardado para mí una cosa, quizás excesivamente crítica y muy incorrecta políticamente, pero precisamente por ese motivo, prefiero guardarla para mí.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=50492