domingo 20 octubre
Universidad de Granada  |   | Europa Press

Encierro en Ciencias para reivindicar al Rectorado "facilidades" en el estudio

El colectivo, más de un centenar según los convocantes, plantea este "método de lucha pacífica" que tiene como fin "hacer presión a la administración"

El encierro se ha producido desde la mañana de este viernes. Foto: Álex Cámara

Aproximadamente un centenar de alumnos universitarios, según los convocantes, permanecen encerrados de forma "indefinida" desde la noche de este pasado jueves en la biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada a la espera de que les reciba un representante del Rectorado con el que quieren abordar cuatro "puntos básicos" que implican facilidades para el estudio en sus carreras.

Así lo ha indicado una portavoz de esta asamblea constituida por estudiantes sin la participación de ningún sindicato o coordinadora con el objetivo de denunciar las "cosas que no funcionan" en la Universidad de Granada, ya que las manifestaciones y las huelgas "no están dando resultados", según ha asegurado.

Para ello, este colectivo plantea este "método de lucha pacífica" que, con el apoyo de estudiantes fuera del centro del campus de Fuentenueva de la UGR, y que se han unido al encierro durante la mañana de este viernes, tiene como fin "hacer presión a la administración" con base en cuatro puntos que quieren analizar con el Rectorado a fin de ver la "intención real" que hay desde el gobierno universitario para darles cumplimiento.

Tratan, en primer lugar, de que la UGR les facilite material para formarse para la obtención del certificado B1 de inglés "porque hay mucha gente que no se puede permitir un profesor particular o una academia" y que "necesita la oportunidad de poder sacárselo por su cuenta".

El segundo punto de reivindicación de estos estudiantes es la ampliación de los horarios de las salas de estudio, y el tercero es la revisión del protocolo contra el acoso sexual para que contemple sanciones y más rapidez en las actuaciones. Por último, reclaman una plataforma para poder acceder al material que utilizan los profesores en clase sin necesidad de imprimirlo.

Negociar con un calendario

La Universidad de Granada está dispuesta a negociar en una mesa y conforme a "un calendario" las reivindicaciones de la asamblea de estudiantes que se ha encerrado en la biblioteca de la Facultad de Ciencias de forma "indefinida" para lograr facilidades para el estudio en sus carreras, si bien ha advertido que este "colectivo no es representativo de nada" y que no llevará a cabo estas conversaciones 'in situ' como los alumnos solicitan.

Según ha subrayado un portavoz oficial de la UGR a, el grupo se "ha formado de forma espontánea sin más representatividad" y ha decidido "ocupar la facultad sin que haya mediado ninguna reivindicación expresa" lo cual "resulta cuanto menos chocante".

La institución académica no se plantea el desalojo de estos estudiantes siempre que se conserven las mínimas condiciones de higiene y respeto a las personas y los objetos que se conservan en este espacio, un "lugar de investigación y de trabajo de estudiantes" que "no es el más adecuado" para un acto de estas características el cual ha conllevado que los trabajadores de la biblioteca no hayan podido acceder a su centro laboral.

Aproximadamente un centenar de alumnos universitarios, según los convocantes, permanecen encerrados desde este pasado jueves en la biblioteca donde una parte de ellos han pasado la noche.

El portavoz de la UGR ha señalado, sobre las reivindicaciones de los universitarios, que "algunas son más discutibles que otras".

En su protocolo contra el acoso sexual, que piden contemple más sanciones y rapidez en sus actuaciones, la UGR "es absolutamente pionera" en relación con cualquier Universidad española, y aunque "todo es perfeccionable, en este caso es difícilmente mejorable".

La plataforma para que los alumnos puedan acceder a los materiales de clase es una línea de trabajo que se desarrolla en el marco de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas si bien existen "restricciones de derecho intelectual" que hay que contemplar, mientras que los horarios de las salas de estudio "no es algo que hasta el momento se haya planteado como un problema" según el portavoz de la UGR que recuerda que se han reordenado estos espacios con la puesta en marcha de los centros del Campus del PTS.

Con todo, "el número de hora de apertura se ha incrementado más que considerablemente en los últimos años", ha añadido la fuente que ha insistido en que la UGR espera que este colectivo "se siente a una mesa con una hoja de ruta, con unos representantes legítimos" para analizar estas cuestiones.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería