viernes 22 marzo
Güevéjar  |   |

Fiscal y acusación mantienen como asesinato el caso de Güevéjar, mientras las defensas piden la absolución

El jurado deberá determinar la culpabilidad o no de los dos procesados y si existió un pacto entre ambos para acabar con la vida de un hombre que mantenía una relación con la expareja del supuesto autor intelectual

Momento en el que el supuesto autor material del asesinato es trasladado de la Audiencia al coche policial

La Fiscalía y la acusación particular, así como las defensas, han mantenido este jueves en sus conclusiones la petición formulada al inicio de la vista oral por el caso del crimen de Güevéjar, en el que se ha juzgado a dos hombres como presuntos autores intelectual y material de un delito de asesinato, entre otros.

Este viernes los integrantes del jurado recibirán el objeto del veredicto, a efectos de que se puedan reunir los integrantes y determinar la culpabilidad o no de los dos encausados en este proceso, además de determinar si han quedado probados o no probados algunos hechos en la causa.

El Ministerio Público ha mantenido su petición de un delito de asesinato contra los dos acusados, así como de tenencia ilícita de armas y de hurto para presuntamente perpetrar los hechos, ocurridos en la mañana del 21 de agosto de 2017 en Güevéjar, donde un hombre fue abatido después de varios disparos cuando salía de la puerta de su casa.

En este sentido, en su informe de conclusiones, el fiscal ha considerado que existen “pruebas más que suficientes” para considerar culpables a los dos acusados, pues existe un “reconocimiento claro” de que el presunto sicario fue el que formuló los disparos a tenor de la declaración del hijo del fallecido y que estos se produjeron “de forma inesperada y sin defensa”.

“El otro es el asesino de mi padre”, llegó a decir el hijo de la víctima en el juicio, algo que para el fiscal es suficiente para inculpar al presunto autor material de los disparos. Al otro encausado, acusado de ser el autor intelectual de los hechos, un testigo protegido que no ha declarado en la vista oral pero sí en instrucción dijo haberlo visto en la noche del día 20 preguntando cómo comprar una pistola para dar “un escarmiento” y que preguntó por el otro acusado, en lo que también se basa el fiscal.

El Ministerio Público cree que el shock no impidió al hijo del fallecido reconocer al presunto autor de los disparos, de los que “dos de ellos se hicieron delante del menor” y con los que “el ejecutor estaba asegurándose la muerte” de la víctima. Por tanto, ha argumentado, existen “dos personas distintas en momentos distintos” que vinculan a los procesados con los hechos, ha expuesto el fiscal, quien también ha puesto el acento en las “amenazas” que habría proferido el presunto autor material al fallecido, según el testimonio de un quiosquero del pueblo.

Otro de los aspectos que a juicio del fiscal vinculan a los procesados es el vídeo en el que se ve, poco después de lo ocurrido, dos vehículos en la carretera de Güevéjar, con solo ocho segundos de diferencia y con características similares a las del coche que ardió en el cruce de la vía con Calicasas y el del inductor del asesinato, al tener el capó de diferente color al del resto del vehículo, si bien en las imágenes no se percibe el color.

Existe para la Fiscalía “alevosía” en este caso, que considera un crimen en el que “solo hay una hipótesis posible” y es que como consecuencia de los celos que tendría uno de los acusados pactó con otro la muerte de la pareja de su excompañera sin que quede “probada” la cantidad acordada entre ambos.

La acusación particular

Por otra parte, la acusación particular, ejercida por los letrados Carlos Aránguez y Mayte Pozo, ha mostrado su convencimiento de que los dos acusados “son culpables”, en base a que el hijo del fallecido presenció los hechos y a pruebas que demuestran la animadversión existente entre el presunto autor intelectual y su expareja.

Aránguez ha recordado que a veces puede existir un comportamiento errático de una víctima de violencia de género, en alusión a las sentencias absolutorias o denuncia que fue retirada contra su presunto agresor, pero ha incidido en que está demostrada la presencia en el “lugar de los hechos antes, durante y después” de este.

Del mismo modo el letrado ha recordado que hay un testigo que reconoce al presunto autor intelectual del asesinato a las 23.45 horas en Güevéjar y que otro testigo protegido lo vio en el barrio, por lo que con ello cree que no es cierta la coartada de que se encontraba en la playa la noche previa a lo ocurrido.

Respecto al supuesto pago de uno a otro, esta parte ha destacado que aunque no se sepa con certeza el precio que se acordó “no significa que no se diera”, pues lo que sucede entre una persona que paga y un sicario “asa en la intimidad”. Así las cosas ha recalcado que tanto el vídeo de los vehículos, la reconstrucción de la Guardia Civil o la presencia de ADN del presunto sicario en el coche del supuesto inductor son pruebas que los incriminan.

Por su parte, Mayte Pozo ha recordado respecto a las sentencias absolutorias de presuntos malos tratos que pueden existir, aunque con ello “no significa” que no se hayan producido los hechos.

La defensa del presunto inductor pide “objetividad”

El abogado de la defensa del presunto inductor y autor intelectual del asesinato, Alfonso de Rojas, ha mantenido la petición de absolución para su cliente y ha pedido al jurado que analicen y valoren las pruebas “con objetividad”, pra lo que se ha preguntado “cuál es el móvil” de un crimen en el que su defendido niega “absolutamente todo”.

“La secuencia no es lógica”, ha explicado De Rojas, en alusión a que el presunto inductor se encontraba en el municipio de Güevéjar momentos antes de que sucedieran los hechos, después de que su expareja le llamara días antes por el incendio de su inmueble. Dice que acudió para interesarse por el estado de la situación, pero “no sería tan tonto” de estar en el lugar de lo sucedido en la misma mañana en caso de haber participado él.

El letrado ha recordado que el hijo “no ha visto” a su defendido en ningún situación amenazante contra su padre, por lo que no existen “comentarios negativos” hacia él, y que una vecina de la expareja del ahora procesado vio cómo salía de la vivienda y les dijo que “habían vuelto” a retomar la relación.

Por último ha puesto especial hincapié en que las denuncias formuladas por ella hacia su cliente no generaron ninguna condena contra él, por lo que “no hay pruebas documentales” de que este fuera “su acosador” como ella había manifestado, al tiempo que ha recordado que en el vídeo no se reconocen con exactitud ni los coches que se usaron en el crimen ni quiénes los conducía y que no pudo buscar a un sicario pues no tenía “ingresos” para poder pagarle”.

La defensa del presunto autor de los disparos incide en el reconocimiento

Por otra parte, la defensa del presunto autor material de los disparos, Juan García, ha incidido en el reconocimiento de su cliente en el momento de los hechos y se ha preguntado si se ha podido producir un error de identidad en su identificación, pues ha mantenido que él no estaba en Güevéjar en la mañana de lo sucedido, sino en Granada capital en la zona de Almanjáyar.

También ha subrayado este abogado las dos versiones ofrecidas por el hijo del fallecido en instrucción ante la Guardia Civil y el juez y en sede judicial en la vista oral, preguntándose si en dos años que han pasado desde ambas no ha habido momento para “que se aclarasen” sus versiones, al no hacer referencia en 2017 a “ningún otro signo” que identificara al presunto autor, sino a una descripción “genérica”.

Respecto del testigo protegido que no ha declarado ha manifestado que le dijo a la Guardia Civil que basándose en “rumores” podría ser el ahora acusado presunto autor de los hechos, aunque ha puesto la duda sobre esta cuestión, al tiempo que ha recordado que la persona que presuntamente incendió la casa de la expareja del otro procesado, seis días antes, “cojeaba”, cuestión que el hijo del fallecido no identificó el día de los hechos.

“No hay una sola prueba testifical que pueda incriminar” al procesado como autor intelectual, ha destacado el letrado, quien ha concluido pidiendo la absolución al no existir pruebas “ni reales ni objetivas” que rompan la presunción de inocencia de su cliente.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Cofradías

Granada reza con La Expiración

La imagen de la Hermandad de Los Escolapios protagoniza el vía crucis oficial arropado por numerosos fieles en su discurrir hasta la Catedral · Este sábado se producirá salida extraordinaria en su regreso

Diseño Web La Sastrería