miércoles 6 julio
MAGAZÍN  |   |

Granada acoge 'Arte y Provocación' de Miguel de Molina

La muestra del cantaor malagueño reúne más de un centenar de piezas originales del artista entre vestuario, archivo gráfico o carteles de teatro y cine

El Ayuntamiento de Granada y la Fundación Miguel de Molina se unen en 'Arte y provocación - Miguel de Molina’ una retrospectiva del cantaor malagueño que reúne más de un centenar de piezas originales del artista entre vestuario, archivo gráfico, carteles de teatro y cine.

En la exposición personalidades del mundo del flamenco, de la copla y de la música dejan de manifiesto el respeto y admiración que profesan por el intérprete de 'La bien pagá'.

La muestra, que podrá verse hasta el próximo 31 de julio en el Centro Cultural Gran Capitán, llega a Granada después de su paso por medio mundo como uno de los eventos de la conmemoración del centenario del Concurso de Cante Jondo de 1922, según ha informado el Ayuntamiento en una nota de prensa.

La cantante Diana Navarro y el poeta Luis García Montero son la madrina y el padrino de la exposición comisariada por el presidente de la Fundación Miguel de Molina y sobrino nieto del artista, Alejandro Salade, quien ha agradecido la presencia de SIDN, Fundación Caja Rural y el resto de colaboradores para hacer realidad esta muestra. 

“Volver a enfrentar a Federico y Miguel es muy emotivo, este legado brinda un halo de luz a un momento de oscuridad muy difícil de la historia de este país y esperamos que colabore en la búsqueda de la verdad de lo sucedido”, ha concluido.

Según ha señalado en la presentación de la muestra la concejala de Cultura, María de Leyva, el primer viaje que Miguel de Molina realiza a Granada tuvo lugar en 1922, cuando apenas contaba con 14 años, con motivo de la celebración del Concurso en el Patio de los Aljibes de la Alhambra.

“Si visitamos sus memorias, él mismo nos cuenta cómo por esas fechas vivía en Algeciras donde trabajaba en una mancebía regentada por Pepa 'la limpia'. Miguel se hizo querer por las mujeres que allí estaban y por los hombres que las frecuentaban, en especial por Rafael 'El Corcho', aficionado al cante que, junto a Pepa, trajo a Miguel a Granada con motivo del Concurso de Cante Jondo de 1922, en el que participó El Corcho”, ha recordado la edil.

Allí fue también cómo el joven Miguel de Molina escuchó por primera vez el nombre de Federico García Lorca durante el desarrollo del concurso.

“Me llamó la atención su cara de niño, su sonrisa y el entusiasmo que demostraba al jalear y aplaudir ante un buen cante”, contaría él mismo, para volver a Granada en 1927 organizando juergas flamencas antes de marcharse a Sevilla y Madrid para conocer en 1933 a Federico García Lorca y ser, ese mismo año, uno de los personajes de 'El amor brujo' de Manuel de Falla en el Teatro Español de Madrid.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand