sábado 13 julio
REPORTAJES AGR  |   |

Granada, el 'hogar' para vivir un verano diferente alejados del desierto del Sáhara

Cheiba vivirá su tercer estío junto a una familia de acogida granadina, mientras Marian se 'estrena' · Sus rostros inciertos del primer día se transforman en felicidad hasta finales de agosto

El día de su llegada es incierto para los pequeños y feliz para las familias de acogida, algo que cambia el día del adiós. Fotos: Blanca Rodríguez

Cada verano, desde hace casi 30 años, un grupo de niños abandonan el desierto del Sáhara para volar por primera vez. Lo hacen desde un trozo de terreno cedido por Argelia y volvar desde el Aeropuerto militar de Tinduf. Su primera experiencia en este medio de transporte les trasladará hasta la península española, donde no son conscientes de que sus verano y sus vidas ya no serán los mismos nunca más.

En esta ocasión, entre este grupo de niños se encontraban Cheiba, que vive su tercer verano en Granada dentro del programa 'Vacaciones en Paz'; y Marian, que se estrena y a la que solo hay que ver la cara de preocupación, con lágrimas en los ojos, para conocer que la incertidumbre y la tristeza por dejar atrás a su familia se han apoderado de ella. A finales de agosto, casi con toda seguridad, su rostro será bien diferente.

Fernanda Maya es la 'madre' de acogida de Cheiba, un niño que sonríe al reencontrarse con ella y su padre de acogida, con cuya familia pasará su tercer año. El contacto no se limita solo al día del reencuentro, pues según explica ella está en permanente comunicación con el que define como 'su' niño.

"Para mi es una ilusión muy grande, una alegría tener a mi niño, paso el año contando los días y los meses con mucha pasión", expone esta mujer, quien considera que el regreso de los pequeños, tendría que ser "otra cosa".

Cheiba, dice, se queda pasmado con la playa y hace lo que sus nietas no, "valora todo, hasta un chupachups", por lo que considera que deberían animarse más familias a acoger, pues cree que no saben "lo que se pierden" con niños a los que les hace "mucha falta" vivir veranos como estos.

Primer verano para ambas

Precisamente, en esa situación se encuentran Ana María Jiménez y Marian, una joven madre de dos hijas que ha decidido animarse a acoger a una niña que también es la primera vez que llega hasta Granada mediante este programa.

Ella cree que es una "experiencia nueva y bonita", que además puede aportar "valores y una serie de experiencias para compartir con ellos".

Aunque su entorno de forma cariñosa le dicen que si está "loca", al tener ya a dos niñas muy activas, cree que la experiencia hay que vivirla este año, con el miedo e incertidumbre de cómo se puede adaptar la niña a la que acogerá, quien el primer día lo pasó con algunas lágrimas echando de menos a los suyos, pero también con el brazo tendido para adaptarse.

Precisamente, por si surgen inconvenientes mayores para integrarse en las familias existen monitores de origen saharaui, como es el caso de Tafluha Abdellahi, periodista que también acogerá a dos niños.

El día que se marchen, serán los pequeños los que sonrían, por lo vivido y las ganas de volver con los suyos y contarles toda la experiencia. Las caras menos alegres, con algo de pena, estarán en las familias de adopción, las mismas que les van a permitir vivir un verano inolvidable lejos del desierto del Sáhara.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=261127