domingo 16 mayo
Granada CF  |   | José Miguel Olivencia (enviado especial a Valladolid)

Granada es de Primera

Los rojiblancos logran la permanencia con una victoria en Valladolid (0-1) y sella su presencia la próxima temporada en la máxima categoría

Granada es de Primera

Los jugadores del Granada CF celebran la permanencia. Foto: Álex Cámara.

En la última jornada, pero con mayor tranquilidad de la esperada. Un gol de Piti en el 44’ le ha dado la salvación a un Granada que tiró de oficio, tranquilidad y experiencia ya en estas situaciones.

El equipo no quería depender de resultado en otros campos, sino que necesitaba acabar con las calculadoras que algunos ya tenían encendidas junto a la televisión. Pese a que el nerviosismo estuvo instalado en la defensa durante la primera mitad, el tanto antes de marcharse al descanso le dio una tranquilidad que le mantiene en la máxima categoría.

FICHA DEL PARTIDO
Valladolid: Jaime; Rukavina, Peña, Mitrovic, Rueda; Óscar, Larsson (Manucho, 53’), Álvaro Rubio, Víctor Pérez, Jeffren (Osorio, 53’); y Javi Guerra.
Granada CF: Roberto; Nyom, Bryan Angulo, Ilori, Mainz; Iturra, Recio, Fran Rico; Piti (Foulquier, 67’), Brahimi (Coeff, 86’) y El-Arabi (Ighalo, 79’).
Goles: 0-1, m.44. Piti chuta escorado a la izquierda, tras recibir un pase en corto de Fran Rico.
Árbitro: Clos Gómez (Colegio Aragonés). Amonestó al loca Óscar; y al visitante Piti.
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo octava jornada, última de Liga, disputado en el Municipal José Zorrilla ante más de 20.000 espectadores. La segunda mitad tardó en reanudarse más de 45 minutos debido al accidente ocurrido en las gradas de Pamplona, con el fin de que todos los encuentros terminaran a la misma hora.

En la primera mitad, el Granada salió con calma en su juego, sin agobiarse ante las necesidades y controlando, en largas fases de los 45 minutos, el ritmo del partido. Sin embargo, Javi Guerra le metió el susto en el cuerpo en varias ocasiones. Una de ellas, en el 9’, cuando se fue en velocidad de Ilori y Mainz –sustituto de Murillo hoy- y mandar el balón cerca del palo de Roberto.

La ocasión más clara para los locales se dio en el 15’, pero estuvo en las botas de Nyom, quien mandó al larguero un despeje ante la sorpresa de toda la defensa, incluido Roberto. Sin embargo, los visitantes también fueron creciendo con el paso de los minutos, y disfrutaron de las mejores en la cabeza de Mainz (10’) y en las botas de El Arabi (15’), cuando el marroquí no supo acabar un genial contragolpe de Brahimi y la dejó en las manos de Jaime.

El parón en el juego, fundamentado en la tranquilidad del Granada y el gol de Osasuna en Pamplona, favoreció a los de Alcaraz, que recuperaron el ritmo, posesión y ocasiones. El se olía en las gradas y llegó en el 44’, en jugada de estrategia, cuando Rico sacó en corto a banda sobre Piti, quien no se lo pensó y puso un centro-chut en el área que alguien tocó y el balón, con suspense, se introdujo en la meta de Jaime.

En la segunda, poca historia, solo los resultados esperanzadores de los otros partidos para la afición local hizo que su equipo se estirara, también ayudado por los cambios ofensivos de JIM: Manucho y Osorio.

Antes del final, Ighalo tuvo una clara con un disparo al que Jaime tuvo que intervenir para mandar a córner. Después, los 500 aficionados desplazados desde Granada celebraron junto a los jugadores, que regresaron al césped para fotografiarse y cantar junto a todos ellos.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
VITHAS LA SALUD
DÍA A DÍA
#AhoraGranada7Años
#AHORAGRANADA7AÑOS
1

Siete años de firme compromiso con las historias de Granada

'ahoraGranada' cumple su séptimo aniversario con la misma implicación del primer día para llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Desarrolado por La Sastrería