martes 18 junio
La Cínica Interviú  |   | Francisco Barajas

“Imagino que hay políticos honrados, pero a veces se hace difícil encontrarlos”

Andrés Cárdenas, periodista y escritor: "El periodismo está pasando por sus horas más bajas. Siento decirlo, pero con la libertad y la ética no se come"

El periodista Andrés Cárdenas. Foto: Álex Cámara

El periodista Andrés Cárdenas. Foto: Álex Cámara

Andrés Cárdenas es, ha sido y será un gran periodista. Y un enorme escritor. Y una persona humana comprometida con las libertades y con la ética profesional periodística y personal. Y esta loa es absolutamente merecida porque es de justicia. Leyendo sus artículos, sus entrevistas, sus reportajes, sus artículos de opinión y sus libros, el lector  conoce al instante que está leyendo a un hombre muy brillante como periodista y como escritor. Y ya no lo voy a loar más, solo voy a recomendar que lo sigan leyendo en la prensa y en sus publicaciones literarias. Ahora publica Andrés una nueva novela, “La vidente ciega”, y les recomiendo que la lean porque el humor y la risa quizá sean las dos cosas últimas que les quedan a las personas que son honradas y éticas en este país. Los políticos se están desayunando, almorzando, merendando y cenando a España, y antes de que tengamos que emigrar porque España está solo en la raspa o en los huesos,  leamos a Andrés Cárdenas y a todos aquellos periodistas y escritores que tienen las manos limpias porque escriben con libertad, ética, deontología y honradez económica. Aunque si fuésemos capaces de erradicar la corrupción políticas con nuestros votos, los que vienen detrás de nosotros, la juventud, nos lo agradecerían. Y porque España huele, lleva a muchos oliendo, al estofado de euros que se están fagocitando con una gruesa cuchara los políticos, los sindicalistas y los empresarios que son corruptos en este Estado Social de Derecho. Gracias Andrés, y por tus sinceras respuestas tan cabales.

Pregunta.- La cultura en Granada quizá sea como cuando llueve maná celestial de un cielo deífico… ¿Y cómo anda, esperemos que no cojitranca, la cultura granadina que a todos nos debe de importar, e incluidos los partidos políticos y las administraciones públicas que nos gobiernan y administran?

Respuesta.- La cultura no sólo anda regular en Granada, sino en todos sitios. Sigue siendo la cenicienta de los presupuestos y encima el Gobierno no hace nada por arreglar la situación. Es más, el consumo de cultura cuesta un 21 por ciento más. De todas maneras Internet lo ha revolucionado todo y ha puesto patas arribas el mundo de la creatividad. Hoy muchos escritores o músicos no ganan nada porque se ha desatado la idea de que la cultura es gratuita. No sé adónde nos llevará todo esto.

P.- El dinero público es mucho más barato que el dinero privado… ¿Una “tarjeta opaca” es como un maravilloso premio de la Primitiva o la Lámpara de Aladino, o es una indecencia punitiva más de los políticos, los sindicalistas y los empresarios españoles?

R.- Lo de las tarjetas opacas tiene riles, pero es lo que ha imperado durante mucho tiempo en nuestra sociedad. Debemos preguntarnos a nosotros mismos lo que habríamos hecho si no hubiesen dado una tarjeta para gastar lo que quisiéramos. ¿Le hubiéramos puesto reparos? Esos cuatros consejeros que no la utilizaron se merecen ser alcaldes o presidentes de Gobierno. Yo los votaría.

P.- Se habla del periodismo como algo esencial para la democracia… ¿Se realiza el periodismo que necesita el Estado Social de Derecho que existe en España?

R.- No. Ahora el periodismo está más prostituido que nunca porque los medios están sobreviviendo a la crisis como pueden y eso los hace más vulnerables. La independencia antes la daba la mucha publicidad que había. Los medios eran poderosos. Pero ahora son débiles y se pliegan a los intereses económicos que los mantienen. El periodismo está pasando por sus horas más bajas.

P.- Se dice también que el periodismo hay que renovarlo y actualizarlo, que hay que reinventar el periodismo… ¿Hay que hacer periodismo libre e independiente sin que esté totalmente mediatizado por el capital y dejarse de reinventar nada?

R.- Claro que hay que reinventar el periodismo, como hay que reinventar muchos sectores: el comercio, las agencias de viaje, el transporte… Estamos adaptándonos a una época marcada por Internet, que está revolucionando un montón de negocios. Fíjate en la prensa escrita. ¿Quién se acerca a un quiosco a comprar un periódico? Cada vez menos gente. ¿Y qué va a pasar con los libros? Hay una gran preocupación de los editores y de los escritores, sobre todo porque dentro de poco el negocio será otro. La piratería en Internet parece que nunca se va a acabar, por lo que habrá que inventar fórmulas para que el creador de una obra pueda ganar por las muchas horas de trabajo que le ha dedicado.

P.- El asombro, ¡oh!, la capacidad de asombro en los seres humanos… ¿La capacidad de asombro de los españoles no debe de tener límite porque la corrupción política en España parece infinita?

R.- Sí, es verdad. Parece infinita. Cada día aparecen más casos de corrupción y parece que nos estamos acostumbrando a ella. Ya casi nada nos sorprende, aunque yo creo que esto que está pasando debería de servir de escarmiento a los políticos. Después todo el monte ha sido orégano. Yo me acuerdo que en la Transición los políticos trabajaban por vocación de servicio a los demás. No recuerdo que los políticos o sindicalistas se enriquecieran. Carrillo, Fraga, Marcelino Camacho, Julio Anguita… Vivían de la manera más sencilla, con lo puesto, porque no estaban en la política para enriquecerse. Yo me imagino que hay políticos honrados, pero a veces se hace difícil encontrarlos.

P.- Una novela puede ser muchas páginas para leer y salir del aire contaminado en el que desgraciadamente vivimos… ¿Qué la “Vidente ciega”, esa novela tuya recientemente presentada y editada por Ediciones Dauro?

R.- Sí. Escribir una novela te descontamina. ‘La vidente ciega’ al menos hará reír y pensar que hay un mundo en el que es más fácil vivir. Si para algo sirve el humor es para eso.

P.- Los autobuses de Granada son un mundo aparte de la Vía Láctea… ¿Te has montado en la LAC y has llegado vivo y sin incidencias al lugar que pretendías ir?

R.- Me he montado no una sino muchas veces en el LAC. Yo lo que creo con la implantación de este sistema es que ha ganado la ciudad (hay menos contaminación acústica en el centro) y han perdidos los ciudadanos (yo tengo que coger tres autobuses para ir al Albaicín cuando antes había uno que me llevaba directamente).

P.- Los partidos políticos deben de ser regalo del Maligno… ¿Y qué sopesas de Podemos, ese último en llegar que quizá va para ser el primero de la lista?

R.- Podemos es la lógica solución de un país en el que hay mucha gente cabreada. Ya nadie confía en los políticos, en los banqueros, en los sindicatos… Toda esa confianza se ha ido por el desagüe y la gente tiene que confiar en alguien. No sé qué pasará en las próximas elecciones, pero creo que los votantes intentarán darle un palo a los partidos mayoritarios votando a siglas más minoritarias en las que no hay casos de corrupción.

P.- Muchos árboles se necesitan para imprimir un buen periódico… ¿Lo digital pronto deberá ser el vencedor de los periódicos escritos en papel?

R.- Desgraciadamente creo que será así, aunque yo creo que el papel seguirá existiendo. Por supuesto en menos cantidad, pero hay muchos blogueros que se pirran por tener una columna en un periódico de papel y muchos internautas que han triunfado en la red con libros y confían en que salga su obra en papel. No sé, se está dando la paradoja de que lo digital arrasará, pero se le tiene mucho respeto al papel, como si fuera el certificado de calidad de lo que se mueve por la red.

P.-  Más periodismo porque es nuestra profesión…  ¿Y cómo se debe definir al buen periodista, ese profesional que debe de ser libre, ético, deontológico e independiente?

R.- El buen periodista hoy es aquel que sobrevive llevando un sueldo a su casa, eso sí, cada vez más menguante. Siento decirlo, pero con la libertad y la ética no se come.

P.- Los premios literarios algunas veces hacen justicia… ¿Un alegrón inmenso el Premio Lorca concedido a Rafael Guillén?

R.- Hay premios literarios que sí hacen justicia. La mayoría no. El García Lorca de este año sí ha hecho justicia.

P.- Hacer justicia es darle a cada lo que es suyo por justo… ¿Y con quién te gustaría hacer justicia porque es un malvado que anda suelto o porque es un limpio de corazón inocente que anda encadenado?

R.- Joder, hay tanta gente… Conozco a personas, íntimos amigos, a las que la crisis les ha hecho polvo y que están sobreviviendo con una gran dignidad. A esos hay que hacerles justicia.

Publicidad

Comentarios (1)

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Diseño Web La Sastrería