miércoles 19 enero
SEMANA SANTA 2016 | LA CRÓNICA  |   | Luis F. Ruiz | Fotos: Álex Cámara

Inicio agridulce

La lluvia empaña un Domingo de Ramos incompleto sin La Borriquilla ni la Sentencia · Acertado nuevo estreno del Cautivo · El barrio Fígares y el Realejo viven su pasión por Despojado y Santa Cena

No siempre salen las cosas a pedir de boca de los cofrades. No al menos en Granada, donde año sí y año también, salvo alguna rara excepción como 2015, la incertidumbre meteorológica marca las jornadas de la pasión. Así ocurrió en la tarde de este Domingo de Ramos, que dejaron un inicio lleno de dudas, con sabor agridulce y a dos cofradías sin poder ponerse en la calle.

Hace solo tres semanas santas estas mismas hermandades, las del Domingo de Ramos, tuvieron que determinar si ponerse o no en la calle y con ello arriesgaron, las que salieron, su patrimonio artístico y, sobre todo, el más importante; el humano. Quizás por la experiencia de entonces y porque nadie tiene una 'barita mágica' para saber qué ocurrirá en un futuro inmediato, las decisiones se toman y con ellas, cada hermandad, debe vivir el resto del año.

Independientemente de que la estación de penitencia es el momento culmen a todo un año de trabajo, los integrantes de una hermandad no deben tener en cuenta quedarse un año sin salir, pues suele ser una determinación cruda, difícil y que siempre se hace para preservar el valor de la cofradía.

Los rostros de resignación fueron la nota predominante en el Perpetuo Socorro. Foto: Álex Cámara

Los rostros de resignación fueron la nota predominante en el Perpetuo Socorro. Foto: Álex Cámara

La Borriquilla se queda sin llamada

La primera hermandad que precisamente debía ponerse en las calles de Granada era La Borriquilla, que sin embargo vivió los momentos más difíciles desde aquella aciaga tarde del Domingo de Ramos de 2013, cuando el aguacero les sorprendió en varios momentos durante su recorrido. Y fue precisamente aquél negro recuerdo el que estuvo muy presente para tomar una determinación.

La hermandad pospuso su decisión 30 minutos al comenzar la tarde debido a que la lluvia, poca pero lluvia, estaba presente en las inmediaciones del espacio que en los últimos doce años ha servido de salida para la hermandad y que, probablemente, hubiera sido el último.

Después de 25 minutos de deliberación, de consultas meteorológicas, de sopesar mucho la decisión y de mirar al cielo varias veces, la Junta de Gobierno de La Borriquilla tomó la difícil decisión de no abrir la Semana Santa de Granada y de quedarse sin llamada a las puertas del Perpetuo Socorro por parte de Santa María de la Alhambra: "Tomamos esta decisión por los niños, espero que lo entiendan y que siempre estén al lado de La Borriquilla", trataba de explicar entre sollozos el hermano mayor, Eugenio Almohalla.

La hermandad de Las Maravillas habilitó los pasos para el rezo. Foto: Álex Cámara

La hermandad de Las Maravillas habilitó los pasos para el rezo. Foto: Álex Cámara

Las Maravillas no arriesga

Aunque hay quien dice que en muchos sentidos de la vida, quien no arriesga no gana, lo cierto es que esto no es aplicable a una hermandad. El duro e intenso trabajo de un año se ve reflejado el día de la estación de penitencia, pero no es menos cierto que también se puede ver empañado en las mismas circunstancias.

La hermandad de Las Maravillas fue la segunda de la jornada en no ponerse en la calle. Después de demorar su salida durante unos minutos para tomar una decisión, la hermandad albaicinera optó por no tomar la Carrera del Darro ante las previsiones meteorológicas aciagas que manejaba y que luego, por desgracia para ella y por suerte para el resto, no se cumplieron.

La cofradía decidió no ponerse en la calle y habilitó el templo para el culto con los pasos para que pudieran asistir quienes tuvieran a bien contemplarlos de cerca. Es también una forma de acompañar a las hermandades en momentos difíciles de cada jornada de pasión.

El estreno del paso de Jesús Despojado fue lo más positivo de la jornada. Foto: Álex Cámara

El estreno del paso de Jesús Despojado fue lo más positivo de la jornada. Foto: Álex Cámara

El Cautivo 'rompe' el hielo

La primera hermandad que sí se puso en la calle fue la cofradía del Cautivo y la Encarnación, que aunque también demoró su salida y su decisión durante tres cuartos de hora inició su recorrido desde el Sagrario aunque mirando de reojo al cielo, totalmente encapotado para entonces.

Quizás por ganas o porque se trataba de un año especial, acompañado de unas previsiones más primaverales que cualquier otra cosa, la cofradía inició su recorrido anunciando que lo recortaría, aunque luego se topó con algunos obstáculos en su trayecto, demoró en casi una hora el paso por Carrera Oficial y tuvo que esperar al paso de Jesús Despojado por la calle Mesones.

En lo meramente cofrade, lució con identidad propia el nuevo paso de esta Semana Santa en la tarde del Domingo de Ramos. Dicen que esta jornada suele ser la de los misterios y el de Jesús Cautivo se presta a ello. El gran paso llega a Granada con acierto y la distribución del olivo junto a la imagen del Señor, aunque una vez visto en la calle quizás no sea ninguna quimera pensar en que le acompañen más imágenes.

La devoción por La Victoria fue patente en el Realejo de principio a fin. Foto: Álex Cámara

La devoción por La Victoria fue patente en el Realejo de principio a fin. Foto: Álex Cámara

Victoria en el Realejo

El barrio del Realejo vivió la primera de sus jornadas de la pasión con la llegada de la Virgen de la Victoria, la 'novia' de este enclave histórico granadino y que vibró con la llegada de la Hermandad de la Santa Cena, tanto en la salida como en uno de esos regresos que por más frío que hiciera en la noche granadina no quitó la calidez del momento a nadie.

Desde Santo Domingo los dos pasos guiados por José Manuel Rodríguez Quesada y su equipo volvieron a imprimir ese carácter de barrio que ellos saben hacerlo y los acertados acompañamientos musicales de Gran Poder y Los Ángeles.

La recogía de la cofradía fue especialmente multitudinaria junto a la 'catedral' de este barrio, con chicotás que se hicieron interminables en la noche en la que la luna no quiso perderse el regreso del Señor y la Victoria, para vestir la noche del rojo sacramental de esta cofradía.

La luna no quiso perderse el discurrir de uno de los misterios más impresionantes del país. Foto: Álex Cámara

La luna no quiso perderse el discurrir de uno de los misterios más impresionantes del país. Foto: Álex Cámara

Silencio blanco desde Fígares

La única hermandad que se puso en la calle sin una sola duda -al menos no cara a la galería- fue la del Despojado, que llegó desde el céntrico Barrio Fígares para impregnar las calles de su 'silencio blanco' con uno de los pasos de misterio más imponentes que existen en el país.

Pocas cosas resultan chirriantes en esta cofradía, que se pone en la calle con sobriedad, llamando al silencio con el muñidor que abre el cortejo y con un andar costalero siempre mirando al frente bien guiado por Dionisio Martínez.

El recogimiento al que invita la hermandad quedó patente en las calles de su barrio, con un arrope necesario para poner broche a la jornada del Domingo de Ramos que fue agridulce y que solo aguarda a que esta jornada, la del Lunes Santo, mejore en sus previsiones.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería