sábado 24 agosto
SPORTING - GRANADA CF | LA CRÓNICA  |   |

Inicua derrota para olvidar

El Granada CF cae en el Molinón tras recibir un gol a los doce segundos al que ni las claras ocasiones de Puertas ni el buen juego de los de Martínez logran reponerse

Montoro se lamenta después de una falta en la que vio la décimo cuarta amarilla de la temporada. Foto: La Liga 1|2|3

Si la película del partido hubiera que dejarla a los 15 segundos de partido, a buen seguro que el único análisis posible es que el equipo salió con una caraja encima que le privó de los tres puntos ante el Sporting, pero por fortuna quedaba mucho tiempo por delante.

Sin embargo, 90 minutos no siempre son suficientes para poder igualar un tanto recibido cuando casi el Granada CF estaba todavía en vestuarios. Después del saque inicial de los locales el balón llegó atrás a Nacho Méndez, que envió el balón en largo para Djurdjevic. Este ganó la espalda, con la ayuda de los jugadores rojiblancos, a la defensa para batir por abajo a Rui Silva.

Tocó empezar de nuevo para los de Diego Martínez o empezar de verdad. Y lo hicieron con creces. Al menos en oportunidades y en ocasiones plasmadas sobre el terreno de juego, pero frenadas por un hombre que definitivamente su noche. Diego Mariño se convirtió en la peor pesadilla de los delanteros y se fue haciendo gigante en cada llegada de los granadinos.

La primera clara verdadera hay que encontrarla a los 26 minutos, aunque el dominio ya venía advirtiendo de las posibilidades de este Granada CF ante el rival, aunque el resultado fuera finalmente la derrota contra los de Diego Martínez.

Puertas tuvo un remate que no le llegó después de una buena combinación con Montoro. El de Benahadux también se topó con el meta en otro remate que rechazó el meta y si le faltaba poco era estrellar un balón en un larguero.

La película del segundo tiempo fue de otra manera, aunque con un guión similar. El protagonista fue un Granada CF, que sin embargo se topó con la contundencia defensiva de un Sporting que lo puso muy difícil ante la preocupante capacidad goleadora del equipo.

Los de Diego Martínez llegaron, cuajaron aproximaciones a la meta rival, pero no terminaron de definirla. Quizás la más clara fue una de Puertas en la que detuvo Mariño y envió a córner por poco.

El técnico rojiblanco movió el banquillo metiendo toda la artillería. Entró Vadillo, que dio otro aire al ataque rojiblanco; Rodri, que apenas aportó; y Pozo, que no tuvo tiempo de mucho.

La derrota deja sobre todo un sabor preocupante por la falta de gol y por lo que pueda pasar esta jornada. Pero como pide Diego Martínez es mejor no mirar alrededor de una selva cada vez más imprevisible.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
Diseño Web La Sastrería