viernes 20 mayo
COPA DEL REY | OSASUNA - GRANADA CF | LA CRÓNICA  |   |

Inmerecido castigo para centrarse

El Granada CF cae apeado de la Copa del Rey ante Osasuna en un partido en el que mereció más · Oier destacó en la primera parte · Los de Alcaraz tendrá un arranque de año menos cargado

Alberto Bueno ha sido titular ante Osasuna, aunque sin fortuna para marcar. Foto: LFP.es

FICHA DEL PARTIDO
Osasuna: Mario, Sergio León (Otegui, 83'), Causic, Oriol Riera, Berenguer, Unai, Fran Mérida (Roberto Torres, 35'), De las Cuevas (Jaime Romero, 46'), Clerc, Iván Márquez y Aitor Buñuel.
Granada CF: Oier; Vezo, Saunier (Pereira, 67'), Lombán, Gabriel Silva; Uche, Samper (Carcela, 75'), Javi Márquez, Atzili (Boga, 60'), Bueno; y Ponce.
Árbitro: Del Cerro Grande (madrileño). Amonestó a Mario, Riera y Unai García.
Goles: 1-0, Berenguer (46+). 2-0, Jaime Romero (58')
Incidencias: Encuentro disputado en El Sadar.

El Granada CF ha terminado siendo apeado de la Copa del Rey este miércoles con un resultado inmerecido que, sin embargo, le permite centrarse desde ya en el verdadero objetivo de la temporada: la salvación. Sin embargo, este aspecto positivo no palia el esfuerzo demostrado por los rojiblancos para llegar a los Octavos del torneo copero.

Lucas Alcaraz, que optó por no recurrir a ningún canterano para este encuentro, solo ha utilizado a cuatro jugadores habituales en su alineación inicial. Samper, Uche, Saunier y Lombán formó una pareja de cuatro hombres en el centro de la zaga y el medio con la intención de dar tranquilidad en este espacio. Los otros siete jugadores no fueron los habituales. Vezo jugó como lateral interino, Gabriel Silva en la banda opuesta; Atzili y Alberto Bueno se intercalaron las bandas en el ataque, Javi Márquez en la medular, Ponce dispuso de otra oportunidad y Oier demostró que tiene y puede jugar en este equipo.

El meta vasco del Granada CF dejó un buen sabor de boca, principalmente en la primera parte, en la que estuvo acertado en un par de intervenciones antes de parar en el minuto 23 un penalti a Sergio León, que le permitió crecerse y sentirse mucho más seguro.

En medio de esta jugada, el Granada CF se había mostrado sereno y con todo bajo control, la posesión del balón e incluso alguna buena conexión hasta la corona del área. Ocurrió así cuando Atzili envió alta un buen balón de Márquez que, previamente, había recibido de Samper.

A los 18 minutos también llegó una buena oportunidad para los rojiblancos. En esta ocasión los eslabones en ataque recayeron sobre Gabriel Silva, que colgó al área para que rematara Ponce, aunque el meta local Mario atajó sin problema.

La ocasión más clara del primer periodo se produjo en la cabeza de Atzili. El israelí volvió a sacar a relucir su hambre de gol con un balón que le colgó Javi Márquez, tocó un defensa de Osasuna y fue a parar a su testa, aunque la ocasión terminó en el larguero. En segunda jugada, aprovechando el rechace, Ponce no fue capaz de definir por bajo y se encontró con el guardameta local.

Con buen sabor de boca antes del descanso, el Granada CF demostró debilidad defensiva con una llegada de Berenguer, que probó a Oier y volvió a detener. Sin embargo, en otra segunda jugada el jugador de Osasuna recibió de un compañero el rechace que él mismo había provocado para disparar al meta donostiarra, que detuvo a regañadientes sin poder evitar que el esférico rebasara por completo la línea de gol. El tanto echó por tierra el buen trabajo del primer tiempo.

Segunda parte de menos a más

El segundo periodo los de Alcaraz fueron cambiando el ritmo y se convirtieron en una 'montaña' rusa de percepciones, al igual que le ocurre al equipo en Liga. Así, el comienzo no fue el necesario para meterse en el partido y los rojiblancos vieron cómo la situación se complicaba a los 58 minutos.

Entonces fue Jaime Romero el que enganchó un fuerte disparo desde la corona del área para batir a Oier de tiro cruzado. El segundo tanto no hacía más que acentuar el mal inicio de la segunda parte de los granadinistas, a los que les costó reconectarse con la intención de anotar el gol que les metiera en la siguiente ronda.

Sin embargo, la oportunidad no llegó ni se concretó en los siguientes 30 minutos. Es cierto que los rojiblancos fueron despertando y terminaron por encerrar a Osasuna en su campo -nada nuevo en los equipos de Caparrós-, pero la falta de pegada, faltas dudosas en el área y la imprecisión de las llegadas privaron a los de Alcaraz de meterse en la siguiente ronda copera.

El mal menor es que enero será algo menos cargado de partidos para los rojiblancos, que ahora pueden centrarse en la Liga. La mala, sobre todo para los menos habituales, que deberán hacer un sobreesfuerzo para quedarse tras el mercado invernal y, después, tener minutos en el césped.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand