jueves 20 febrero
SUCESOS  |   | Redacción aG

Investigada una chica en Padul acusada de circular de forma temeraria y estar a punto de atropellar a peatones

El arresto ha sido posible gracias a los restos del coche, concretamente la carcasa de uno de los espejos retrovisores

El suceso se produjo en la Avenida Andalucía de la localidad. Foto: Google

La Guardia Civil ha detenido a una vecina de Padul, una mujer de 28 años de edad sin antecedentes policiales, como presunta autora de un delito contra la seguridad del tráfico por conducción temeraria con accidente de circulación y con desprecio a la vida de las personas ya que hubo un riesgo grave de atropello a los peatones.

La detención ha sido posible gracias a los restos del coche, concretamente la carcasa de uno de los espejos retrovisores, que los guardias civiles encontraron en el lugar del accidente durante la inspección ocular, ha informado la Guardia Civil en un comunicado.

El accidente se produjo durante la madrugada del pasado 7 de diciembre en la Avenida de Andalucía de Padul. Varias personas llamaron al teléfono de auxilio inmediato de la Guardia Civil, el 062, porque un vehículo que circulaba a gran velocidad por el carril contrario "casi los atropella", se había estrellado contra un vehículo que estaba estacionado junto a ellos y había huido después.

El lugar donde se produjo el accidente es un tramo curvo y debido a la alta velocidad a la que circulaba el vehículo de la conductora detenida, se salió por el margen derecho e impactó contra otro vehículo que sufrió "graves daños materiales", provocando que los peatones que en ese momento estaban en la puerta de un establecimiento de hostelería "tuvieran que saltar para evitar ser atropellados".

Al lugar del accidente acudieron una patrulla de la Guardia Civil de Dúrcal y agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Granada. Los agentes se entrevistaron con los testigos del accidente e inspeccionaron el lugar, donde recogieron los restos que dejó el vehículo de la detenida al chocar contra el otro coche, entre ellos la carcasa del espejo retrovisor derecho.

La Guardia Civil averiguó que esta carcasa pertenecía a un turismo matriculado en 2019 y quién era la propietaria del coche. Esta mujer fue sorprendida por la Guardia Civil cuando aparcaba su coche en la entrada al concesionario.

Los agentes comprobaron entonces que el vehículo tenía daños en la aleta derecha por raspado y que le faltaba la carcasa al espejo retrovisor derecho.  

Publicidad

Comentarios (1)

  1. jose dice:

    Es mentira, el coche no sufrio graves daños. Lo sé porque es mío.

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Publicidad
Publicidad
COFRADÍAS
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería