miércoles 10 agosto
Universidad de Granada  |   | Redacción aG

La falta de lluvias y las temperaturas suaves disparan los niveles de polen del ciprés en Granada

El riesgo para las personas alérgicas radica en que, al estar el ambiente tan seco, el impacto polínico es más duradero

Gráfico con la evolución de los niveles del ciprés. Foto: UGR

La ausencia de precipitaciones y las temperaturas suaves a lo largo de este otoño-invierno han favorecido el adelanto de la floración de los cipreses en la ciudad de Granada, alcanzando niveles altos-extremos.

Según ha informado la UGR en una nota de prensa, el riesgo para las personas alérgicas radica en que, ante la falta de precipitaciones las concentraciones de polen se mantienen durante más tiempo en la atmósfera, lo que ha provocado un evento polínico extremo, al superarse concentraciones de 1.500 granos polen/m3 de aire el pasado 3 de febrero.

Se prevé que el ciprés se mantenga alto hasta mediados del marzo, momento en el que irá descendiendo paulatinamente hasta llegar a ser bajo-nulo. Así lo indican las previsiones de polen aerovagante para los próximos meses realizadas por investigadoras de la Red Aerobiológica de Andalucía Oriental del Departamento de Botánica de la Universidad de Granada.

En el caso de las plantas herbáceas, únicamente el polen de las parietarias se encuentran en flor. Estas, debido a que dependen más de la humedad del suelo que de las precipitaciones, se mantienen constantes registrando un patrón de presencia atmosférica más ajustado a la curva histórica. En este caso, se prevé un aumento de concentraciones en las próximas semanas.

Las previsiones para esta primavera estarán marcadas "por la presencia o no de precipitaciones", ya que es el factor más determinante para la abundancia de polen en el aire. En caso de producirse suficientes precipitaciones en febrero y marzo, el polen de las especies de floración primaveral, como el olivo y las gramíneas fundamentalmente, alcanzará elevadas concentraciones en la atmósfera durante abril y mayo. No obstante, si la lluvia se produce cuando las flores estén abiertas y liberando polen, los niveles descenderán de forma significativa, al ser arrastrados los granos de polen hacia el suelo.

Uno de los mecanismos más útiles para la prevención de las alergias respiratorias (polinosis) es conocer los niveles de polen del aire. Desde 1992, Granada cuenta con una estación aerobiológica ubicada en el Departamento de Botánica de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Granada, la cual proporciona información semanal de los niveles de polen de la atmósfera siguiendo la metodología estandarizada por la Red Española de Aerobiología. En su página web se publica semanalmente información sobre los niveles de polen actuales y una predicción para los siguientes días, así como calendarios polínicos, descripción de plantas que causan alergia y otras noticias de interés aerobiológico. Los datos también se publican en la web de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica y en la Red Española de Aerobiología.

En base a los estudios realizados durante los últimos 30 años, los tipos polínicos alergógenos más abundantes en la ciudad de Granada son los de especies arbóreas como el olivo -que representa el 34% del total de tipos polínicos presentes en la atmósfera-, los cipreses -33%- y el plátano de sombra -5%-. Las especies herbáceas como parietarias -6%- y gramíneas -3%-representan un porcentaje inferior.

Estos valores pueden extrapolarse al resto de la provincia a pesar de que, dependiendo de la zona geográfica, las parietarias, gramíneas, chenopodios/amarantos y artemisias pueden mostrar valores más elevados. Por ejemplo, en la Costa Tropical el tipo polínico más abundante es parietaria y en la zona norte, artemisias y chenopodios/amarantos alcanzan valores superiores a los de la capital.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand