sábado 4 febrero
Magazín  |   | Texto: Luis F. Ruiz | Fotos: Julia Martínez

La nueva performance de Omar Jerez conduce al 'tren de la muerte' en México

El granadino se convierte testigo directo del reparto de comida a los emigrantes que intentan cumplir un sueño americano que rara vez se consigue

En Tequisquiapan, que recibe el calificativo de 'Pueblo Mágico' no hay lugar para la pobreza. En esta ciudad mexicana del Estado de Querétaro vivir es toda una felicidad. Pero en ella, donde parece que solo reside la buena economía, las buenas políticas locales y el turismo de calidad existe también una situación de la que el granadino Omar Jerez se ha hecho eco a través de una nueva performance.

El 'tren de la muerte' fue descubierto casi de forma casual por el creador granadino, quien junto a Julia Martínez elaboraba un trabajo sobre los feminicidios en Ciudad Juárez, en donde desde 1970 han desaparecido más de 30.000 mujeres y a cuya situación, como en todos sus proyectos, quería dar visibilidad.

Pero el destino les llevó hasta la ciudad feliz mexicana, a una zona de "alta esfera" en la que descubrieron que un tren llegado desde Centro América traslada mercancías hasta Estados Unidos. Y aunque en él solo parezca que se transportan artículos, también viajan personas, aunque de forma clandestina con un único objetivo: tocar el sueño americano.

"En este tren intentan atravesar emigrantes al sueño americano, pero se convierte en una pesadilla porque casi el cien por cien de las personas sufren, mueren decapitadas, las mujeres son utilizadas para la prostitución y otros son secuestrados para trabajar en campos de cocaína durante 19 horas", explica a ahoraGranada Omar Jerez, que con este nuevo trabajo quiere recaudar fondos para la causa que muestra en su nuevo trabajo.

Se trata de un grupo de voluntarios solidarios coordinados por Martín Martínez Rios que, sin ayuda estatal alguna, se dedica a comprar comida y agua que meten en bolsas para repartir a los peculiares 'pasajeros' del tren y que "no mueran de hambre".

Así, quienes buscan una vida mejor en Estados Unidos tienen que coger varios trenes hasta llegar a su destino, aunque "casi la totalidad nunca llega. Tienen el sueño americano, pero a casi todos se les convierte en una pesadilla". Y es que según relata Jerez las amputaciones de miembros a estos emigrantes están a la orden del día por accidentes o existen ciudadanos organizados en bandas criminales que hacen prácticamente imposible este viaje a ninguna parte.

El índice de muertes en estas 'pateras' sobre raíles "es muy alto", destaca el creador granadino, que recuerda que el horror que viven queda magnificado para sus familias por la tragedia que ello supone.

Así las cosas, la intención en esta ocasión persigue unos fines solidario. Junto con Esteban Ibarra, presidente del movimiento contra la intolerancia, prepara el montaje con texto de este trabajo para buscar un soporte económico que se pueda donar a estos colaboradores que hacen un poco menos sufrido el traslado de un punto a otro y en busca del sueño americano.

"Queremos dar visibilidad a una cosa atroz y horrorosa, al final nuestra especie desaparece a una velocidad alarmante", ha dicho Omar Jerez.

Omar Jerez dialoga con Martín Martínez Rios, el principal responsable de esta ayudas a emigrantes que recoge en su proyecto. Foto:

Omar Jerez dialoga con Martín Martínez Rios, el principal responsable de esta ayudas a emigrantes que recoge en su proyecto. Foto: Julia Martínez

Somalia y Corea del Norte, nuevos objetivos

Omar Jerez destaca en sus numerosas obras performance por desarrollar trabajos que se saltan numerosas normas con la intención de hacer visibles problemas sociales o situaciones que, por norma general, no tienen cabida en los medios de comunicación.

Así ha sido capaz de simular un atentado terrorista en el centro de San Sebastián, se ha encerrado con neonazis aun a riesgo de ser agredido o ha mostrado distintas injusticias sociales de diversos puntos del mundo.

Ahora, en este año, pretende desarrollar otros proyectos como el secuestro de personas en Somalia o viajar hasta Corea del Norte, aunque en este sentido sabe que lo va a tener complicado: "Lo estamos intentando".

Ha reconocido en alguna ocasión que algún día será asesinado por sus trabajos porque "hay posibilidades, más que un ciudadano medio que va a su trabajo, nos ponemos en constante riesgo". "Vamos a temas muy crudos, lo que ocurre es que a la muerte le resultamos desagradables, somos cadáveres poco atractivos", bromea. Pese a todo no teme perder la vida haciendo visibles situaciones que no suelen tener voz.

Publicidad

Comentarios (1)

  1. Ciudadano dice:

    Un trabajo demoledor para un tragedia que desconocemos.

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand