jueves 25 julio
Área Metropolitana  |   |

La 'penúltima' misa de Don Antonio

Pinos Puente despide entre aplausos y en una emotiva eucaristía al que ha sido el párroco de los últimos 15 años en el municipio: "Me voy con pena", dice

El párroco Antonio Hernández va a abrazarse con uno de los presentes en la misa, visiblemente emocionado. Foto: Luis F. Ruiz

El párroco Antonio Hernández va a abrazarse con uno de los presentes en la misa, visiblemente emocionado. Foto: Luis F. Ruiz

Con el habitual "podéis ir en paz", aunque con una sonrisa y entre aplausos posteriormente, se ha marchado este domingo Antonio Hernández del altar de la Iglesia Parroquial de Pinos Puente. Se trata de la última misa que ha oficiado como párroco en el municipio que lo ha acogido en los últimos 15 años y en donde ahora pone fin a una etapa que la población y él jamás olvidarán.

"Este día será inolvidable", ha dicho visiblemente emocionado el cura en su despedida en una iglesia algo más repleta de lo habitual en la que había personas que "solo vienen a los entierros". "Esto emociona bastante", ha reconocido en declaraciones a ahoraGranada.

"La palabra que me sale del alma es daros las gracias a todos", ha dicho en su homilía, en la que ha indicado también que se ha considerado "querido, respetado y acogido" en estos tres lustros desde que el 11 de septiembre de 1999 llegase a la parroquia.

Habitual en cada rincón del municipio acudiendo allá donde los fieles lo 'reclamaban', visitando enfermos, Hernández ha asegurado que "en todas las casas" se ha sentido acogido con "cariño y con amor": "Hace quince años os dije que nos íbamos a entender, os pido que también os entendáis con el nuevo párroco, Jesús".

"Como siempre pasa en el alma humana por una parte tengo mis sentimientos de pena dejo a una gente buena con la que he luchado y por otra parte tengo la gran posibilidad de que se me abren dos parroquias con una gente faltos de todo", ha señalado Hernández, quien recuerda los funerales de la gente joven o los fallecidos en accidentes como los momentos más amargos.

Respecto al Pinos Puente que se encontró hace quince años y del que se marcha ha indicado que "es difícil" poder señalarlo porque "quizás avance en lo que es más irreconocible como es la cultura, la convivencia, el entendimiento o que se están haciendo cosas positivas". "El futuro lo tiene muy difícil tal y como lo tiene encauzado esta sociedad", ha manifestado.

Con la misma humildad con la que llegó se despide entre abrazos y palabras de agradecimiento en Pinos Puente, el pueblo que no olvidará nunca a Don Antonio, el párroco que tuvo a comienzos del nuevo siglo.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=18404