miércoles 18 septiembre
REPORTAJES AGR   |   |

La Universidad que le piden a Pilar

Estudiantes, profesorado y personal de administración y servicios definen las cuestiones a las que la nueva rectora deberá hacer fente cuando tome posesión como la primera mujer al frente de la institución en cinco siglos

La Facultad de Medicina forma parte de los retos que tendrán que afrontar. Foto: Álex Cámara

La Facultad de Medicina forma parte de los retos que tendrán que afrontar. Foto: Álex Cámara

El calendario ha corrido ocho años desde que Francisco González Lodeiro tomara posesión por primera vez del Rectorado de la Universidad de Granada. Casi una década en la que la crisis económica ha convivido con la implantación del 'Plan Bolonia', los grandes proyectos de infraestructuras como el PTS, la moda 'Erasmus', o la Universiada. La comunidad universitaria ha decidido este miércoles que Pilar Aranda, catedrática del Departamento de Fisiología, recoja el testigo de Lodeiro y se alce como la primera rectora en los casi cinco siglos de historia de la Universidad.

Aranda será la encargada de gestionar el legado de su antecesor y enfrentarse a los nuevos retos que plantea la Universidad de Granada, un ente que el pasado curso involucró a 60.244 personas entre estudiantes, profesores y personal de administración y servicios, lo cual equivale a casi una cuarta parte de la población censada en la capital. En los corrillos que se formaban el miércoles frente a las mesas electorales, los alumnos discutían algunas de las cuestiones que tendrá que afrontar la nueva gerencia.

Uno de los temas recurrentes durante estos días ha sido la obtención del certificado del nivel B1 de inglés. Se trata de uno de los requisitos para obtener el título de Grado, e implica la realización de un examen que pone a prueba las competencias escritas, orales y de comprensión del alumno o bien la convalidación de un título homologable. Para los estudiantes que no disponen de dicho título, la inscripción en la prueba, desarrollada por el Centro de Lenguas Modernas de la Universidad de Granada, es de 73 €. A esto habría que sumar, en caso de que sea necesario, el precio del curso de formación.

"Si lo ponen obligatorio, que al menos no nos cueste el dinero", comenta Elena Castillo, estudiante de la Facultad de Medicina. Pilar Martínez, estudiante de Farmacia, pide además que haya más convocatorias del examen, y que se facilite que la certificación "no se obtenga por nuestra cuenta, sino por la Universidad". Por su parte, Jóse Carmona, alumno de Odontología, considera que en una época "en la que los idiomas están a la orden del día", el B1 no es un nivel suficiente, "habría que exigir más". No obstante, apostilla que la Universidad "debería financiar algo".

El profesorado también ha sido un asunto candente durante el periodo electoral en la UGR. Los alumnos piden "cercanía", "mayor participación" y "profesionalidad". Cristina Espinar estudia Odontología, un Grado "con mucha aplicación práctica", por lo que considera que las clases magistrales "no llegan a transmitir qué hay que hacer o cómo hay que hacerlo". Elena Castillo insta a la nueva rectora a "que dé voz a los alumnos, que nos dejen hablar más y defiendan nuestros intereses". José Carmona critica que las encuestas sobre las asignaturas "no tengan ninguna repercusión", y pide que los nuevos profesores "no entren por enchufe".

En los días previos a las elecciones han circulado por las redes sociales imágenes y vídeos en los que se relacionaba a un candidato u otro con distintos partidos políticos. El mensaje parece haber calado en los estudiantes, que demandan "eliminar el 'politiqueo'" de la Universidad. Mario Rivera es alumno de la Facultad de Medicina y presidió la Academia de Alumnos Internos. "Lo que no puede ser", explica, "es que el PSOE, es la realidad, esté gobernando el Rectorado de la UGR desde hace 20 años", y pide "que el aire de cambio que se genera en el país se traslade al ámbito universitario".

Otra de las discusiones clásicas es la de las matriculaciones. Más becas, precios más bajos, no implantar el 'decreto 3+2'... y las convocatorias de examen. En Farmacia, Reyes, Sara y Paloma Durán han trabajado en una de las mesas electorales de su Facultad. Conocen bien a su profesora Pilar Aranda: "A mí me ha dado clase y es una mujer bastante buena, sería justa con todos", dice una de ellas. Destacan una de las propuestas de Aranda: la revisión de las denominadas 'normas de permanencia'. "Me gusta mucho la propuesta de Pilar Aranda de que si no te presentas al examen no corre convocatoria, porque te ahorrarías la matrícula", explica Paloma.

Pilara Aranda, el pasado jueves, tras ser elegida como rectora de la UGR. Foto: Álex Cámara

Pilara Aranda, el pasado miércoles, tras ser elegida como rectora de la UGR. Foto: Álex Cámara

Infraestructuras y medios

Al margen de las cuestiones generales, lo que afecta a todo el alumnado, cada Facultad cuenta con sus propias necesidades. Los grados de Odontología y Comunicación Audiovisual comparten espacio en el Colegio Máximo de Cartuja, pese a que tienen poco que ver. Lo que sí une a ambas titulaciones es que las dos requieren medios muy específicos.

En Odontología, dentro del programa de prácticas, los alumnos atienden a pacientes a precios notablemente bajos en comparación con los centros privados. Es habitual la imagen de la zona de clínicas abarrotada. Para seguir prestando este servicio, Cristina Espinar y José Carmona coinciden en que es necesario "mejorar la higiene y la limpieza". Cristina explica que la asepsia "es fundamental en el trato de pacientes y el área bucodental", y atribuye los problemas de saneamiento a que han reducido el número de limpiadores.

Al cruzar las puertas que separan los pasillos de Odontología y Comunicación, las peticiones no cesan. Ainhoa Ortega estudia el tercer curso del Grado en Comunicación Audiovisual, y protesta porque los medios "se están quedando obsoletos". "Comprendo que hicieron una inversión muy grande, pero necesitamos una renovación mínima", detalla, al tiempo que hace referencia a cámaras, ordenadores... Su decano, Jorge Bolaños, elegido hace apenas un par de meses, coincide con ella: "Los medios se están comenzando a quedar obsoletos y requieren una inversión que supera las posibilidades económicas de la Facultad, de manera que tendrá que haber un acuerdo con la Universidad".

No obstante, Bolaños pone el acento en otro inconveniente: la falta de profesorado. Solicita un "aumento y estabilización" de la plantilla en su Facultad, y lo hace extensivo a toda la Universidad de Granada. "Ha habido una inversión grande en edificación, en espacios, y a partir de ahora habrá que abordar sobre todo las necesidades de personal, la incorporación de gente joven a la Universidad, que ha estado limitada por las tasas de reposición", explica el decano.

Carlos Rubio vive a medio camino entre Odontología y Comunicación. Es fotógrafo de la Universidad desde hace casi 30 años, por lo que pertenece al personal de administración y servicios de la UGR. Su labor principal es captar instantáneas en las clínicas de Odontología, que sirven para documentación y aprendizaje de los alumnos. Pero además, en los últimos años se ha decidido a cursar Comunicación Audiovisual, por lo que ofrece una visión doble: como estudiante solicita "más becas", y como trabajador pide "que ayuden al personal a reciclarse, que ascienda, que promocione horizontalmente".

Por otro lado, en Medicina, el debate está servido: traslado al PTS sí, traslado al PTS no. Es, no hay duda, la discusión 'de moda' en las aulas y los pasillos del histórico edificio. Los hay que piden quedarse y los hay que piden irse, pero "irse bien, cuando todo esté preparado". En lo que todos coinciden es en que deberían preguntarlo a los alumnos. "Esas cosas nunca se nos han consultado", comentaba Elena Castillo.

Cuatro años para mejorar la Universidad

En la ceremonia de firma de actas electorales celebrada en la noche del miércoles el rector saliente, Francisco González Lodeiro, explicaba que hace ocho años recibió una Universidad que posteriormente mejoró, y que Pilar Aranda mejorará aún más. Para ello, la nueva rectora deberá enfrentarse a algunas de las 'patatas calientes' que alumnos, profesores y personal de servicios han puesto sobre la mesa durante estas últimas semanas. Cuestiones que afectan a toda la comunidad universitaria, y necesidades concretas de cada una de las 22 Facultades, 4 Escuelas Técnicas y demás centros que conforman la Universidad.

Para poner el punto final al acto, Lodeiro agradeció el trabajo de los aspirantes y la comisión electoral. Al finalizar su discurso, el rector permaneció un par de segundos en silencio: "Por tanto, enhorabuena y...". Aranda se encargó de completar la frase: "A trabajar".

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería