viernes 22 marzo
ASÍ ES MI ALCALDE | LA ZUBIA  |   |

“Las decisiones se toman en La Zubia, ni Sevilla ni Madrid decidirán qué se va a hacer ni cómo”

El alcalde de la localidad metropolitana, Antonio Molina, reconoce que gobernar en minoría durante estos cuatro años se ha notado, sobre todo, a la hora de "sacar adelante iniciativas importantes", si bien confía en poder seguir desarrollando su proyecto tras el 26 de mayo

El alcalde de La Zubia, Antonio Molina, en el balcón de su despacho. Foto: Álex Cámara

Llamadas a la puerta del despacho y al móvil. Idas y venidas. El trasiego en la Alcaldía de La Zubia es constante. El reloj no para nunca y las tareas, citas y compromisos tampoco. Con la sonrisa en la cara, Antonio Molina recuerda que trabajar como lo hacía su padre “sí era duro”. Lo suyo obedece más a una cuestión de “principios y compromiso” con los vecinos. Enfermero la mitad del día y alcalde la otra mitad, tiene claro que “lo importante” son las personas, a quienes se dedica “dentro y fuera del Ayuntamiento”.

Pregunta.- ¿Qué lleva a un enfermero de profesión meterse de lleno en la política local?

Respuesta.- Antes de ser enfermero ya me había interesado la política. Cuando mi familia y yo volvimos de Alemania, y antes de entrar en la escuela, mi madre me dio una de esas lecciones de vida que nunca he olvidado. Me dijo: “Si encuentras a un niño que no tiene bocadillo, le das la mitad. Y si ves que a alguno le están pegando, lo defiendes”. Ella me hizo comunista. Empecé con la concienciación ambiental y me movilicé contra la Guerra del Golfo, hicimos un encierro en el instituto, además estuve en las movilizaciones estudiantiles del 86. Siempre he tenido conciencia de defender a la clase obrera porque yo vengo de ahí. En un momento determinado, empecé a militar y me metí de concejal.

Lo que me motiva a seguir trabajando es que creo que en este mundo hay tantas injusticias que la política es la única manera de cambiar las cosas. Si no nos metemos en política, al final siempre llegarán los que tienen intereses particulares. Yo di ese paso porque quería mejorar la vida de mis vecinos y, por supuesto, del planeta en el que vivimos.

Hoy día, con la que está cayendo y estamos viendo, tenemos que trabajar desde el Ayuntamiento, que es la institución más cercana y la que hace poner los pies en el suelo. Si yo no tuviera contacto personal con la gente, no estaría en política. Nunca nos han dado nada a los trabajadores y hay que seguir peleando para que no nos quiten lo que conseguimos en su momento. Ahora hay que estar en política, no podemos perder ningún derecho.

Una vida en el camino
Nacido en septiembre de 1970 en la localidad alemana de Langen, cerca de Frankfurt, Antonio Molina es hijo de emigrantes zubienses que, como muchos en la actualidad, se vieron obligados a buscar una vida mejor fuera de su tierra. Enfermero de profesión y político por convicción, el actual alcalde de La Zubia confiesa que este es el momento de “estar y hacer política porque no se puede perder ni uno solo de los derechos conseguidos por los trabajadores”. Este padre de dos hijos cree que el único camino para cambiar las cosas es a través de la política.

P.- Hace cuatro años tomaba el bastón de mando como alcalde de Ganemos La Zubia, ¿qué ha cambiado en este tiempo?

R.- En estos cuatro años hemos digitalizado la bolsa de trabajo y la hemos puesto al alcance de todos los vecinos. En cuestión de vivienda hemos conseguido que no haya ni un desahucio en este tiempo. Hemos logrado que haya 40 familias de La Zubia que estén viviendo en 40 pisos públicos que eran de Visogsa y estaban cerrados, habiendo gente sin casas y casas sin gente. Negociamos con Diputación un precio de 135 euros al mes por cada piso para que las personas pudieran acceder a la vivienda.

En materia deportiva, hemos dado un vuelco porque había instalaciones municipales, como la piscina, que estaban cerradas y han sido abiertas. También se ha abierto el centro de igualdad, ya que era el único municipio de Granada de más de 10.000 habitantes en el que no funcionaba.

Además, se ha abierto el Centro Carmen Jiménez, reconociéndose la figura de esta escultora local. Después de 500 años, la UGR ha abierto un centro fuera de la capital y está aquí. La Zubia ya tiene una biblioteca para los estudiantes que lo necesiten. Quiero que esta localidad sea modelo universitario, que los alumnos que suben al Tierno Galván, en el camino, vean universitarios estudiando y haya ese ambiente.

Por otro lado, se ha creado una red de ‘pipicanes’ que se va a mejorar; se ha puesto en marcha un proyecto de espacios para el encuentro, a través del que se han creado nuevos parques y remodelado los antiguos; así como la puesta en marcha de huertos ecológicos. El objetivo es romper con la dinámica de ciudad dormitorio.

P.- ¿Cuál su situación actual dentro de IU?

R.- A mí el partido me ha suspendido de militancia. Si se me hubiera expedientado, yo podría haber recurrido a los tribunales y demostrar que era absolutamente injustificable lo que se me hizo. Pedí que se me atendiera personalmente para saber el porqué y nunca ha hecho.

Yo sigo siendo el mismo, defendiendo los mismos principios, ejecutando el programa electoral que desde el año 91 siempre he defendido. Ganemos hizo un programa electoral con la participación de muchos vecinos, el 100% de la asamblea de IU La Zubia votó a favor de constituir la plataforma y presentarnos, y algunos intereses particulares de personas concretas en el ámbito de la organización me convirtieron en el enemigo.

P.- En este contexto, ¿cuál será su propuesta política de cara a las Municipales del próximo 26 de mayo?

R.- Ahora mismo, nosotros tenemos una candidatura ciudadana con un partido a nivel local que se llama Ganemos La Zubia en Común. En esta candidatura cualquier persona puede incorporarse. Es el mismo modelo que tiene Carmena en Madrid o Colau en Barcelona. Las decisiones se toman en La Zubia, ni Sevilla ni Madrid van a tomar decisiones sobre qué se va a hacer en el municipio ni cómo.

En este momento, estamos en un proceso de primarias y si mis vecinos me votan, seré el candidato. Mi intención es continuar con el proyecto, pero necesitamos una mayoría suficiente para poder sacar iniciativas adelante porque hemos estado cinco concejales frente a 17.

P.- ¿Cómo se hace para gobernar durante cuatro años en minoría?

R.- Se gobierna con mucha dificultad. Hay que echar más horas porque al ser menos hay menos manos para trabajar, pero eso se suple con voluntad y esfuerzo. Ha sido un mandato en el que la oposición ha perdido la oportunidad de demostrar que desde esa posición se puede facilitar para mejorar las condiciones de vida de la gente. En esta localidad, la oposición ha hecho su labor de fiscalización y obstrucción. Cualquier proyecto que se ha querido hacer, La Zubia ha estado en el punto de mira de otras administraciones. Además, me han llevado a los tribunales varias veces y, en todas ellas, los jueces han dicho que no he cometido ningún delito. No ha habido ningún juicio.

En el día a día, en minoría no podemos hacer grandes inversiones como los Baños Árabes y cuyo proyecto se ha quedado en el tintero, pese a contar con el visto bueno de la Junta de Andalucía, del arqueólogo y el restaurador.

P.- ¿Es el único proyecto que se ha quedado en el tintero?

R.- Es uno de ellos, pero hay otros que son importantes para el municipio y todo son dificultades. Cuando llegas a un pleno, hasta pagar las facturas que no se han registrado a tiempo supone un problema. Cualquier cosa que quieras hacer es recorrer el camino tres veces.

Lo que más me duele y que se queda en el tintero es haber podido contratar a gente porque si tienes dinero en una administración, dedicas una partida importante para ello y resolver, así, la situación de muchas familias.

Molina en uno de los momentos de la entrevista. Foto: Álex Cámara

P.- En cuanto a infraestructuras, ¿qué le queda pendiente a La Zubia?

R.- Lo principal para la localidad es resolver el problema de movilidad. Terminar la carretera de La Zubia, que la Junta asuma la titularidad y se finalice. Nuestro objetivo es cambiar el modelo de transporte, hay que mejorarlo y garantizar tiempos. Para ello, es necesario en las rotondas prioridad semafórica igual que tiene el Metro, la frecuencia y el coste. Un Ayuntamiento como el de La Zubia puede asumir el coste para disminuir el precio del billete del transporte público. Aquí, como el transporte urbano es nuestro, el precio está en 47 céntimos de euro con la tarjeta.

P.- ¿Se une entonces La Zubia a las reivindicaciones de otros pueblos metropolitanos para que el Metro llegue hasta su territorio?

R.- Lo pedimos en su momento, pero entendemos que los tiempos del Metro han terminado. Si viene bienvenido será, pero nosotros tenemos otro modelo que es el Bus Rapid Transit (BRT), un tranvía neumático que tiene las mismas características que un metro y cuyo proyecto, terminado y aprobado por la Unión Europea, estaba dotado de seis millones de euros. Es el futuro como forma de transporte y no tendría los costes de un metro. A ello, se uniría un buen carril bici, ensanchando el que hay actualmente, desde La Zubia hasta Granada.

P.- ¿Hacia dónde debe caminar La Zubia?

R.- Su desarrollo está en torno al comercio, aquí el empleo se genera en torno al sector terciario. Tenemos la primera asociación de mujeres empresarias de Andalucía, el 80% de los comercios está regentado por mujeres. Además, el objetivo es convertir a La Zubia en puerta de entrada al Parque Natural como motor económico; la recuperación y puesta en valor de la Vega; apuesta por la cultura; así como por el comercio.

P.- ¿Ese camino lo hará de su mano?

R.- Yo espero que los próximos cuatro años, si mis vecinos quieren, yo voy a hacerlo. Con una mayoría suficiente se pueden hacer muchas cosas.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
Cofradías

Granada reza con La Expiración

La imagen de la Hermandad de Los Escolapios protagoniza el vía crucis oficial arropado por numerosos fieles en su discurrir hasta la Catedral · Este sábado se producirá salida extraordinaria en su regreso

Diseño Web La Sastrería