sábado 24 octubre
CORONAVIRUS  |   | E.P.

Las medidas hacia la UGR: entre la justificación por los contagios y las críticas por no afectar a la hostelería

La Junta de Andalucía subraya que las cifras han obligado a tomar esta determinación para frenar los contagios · Los hosteleros dicen que son "parte de la solución"

La decisión de la Junta de Andalucía de suspender las clases en la Universidad de Granada para frenar la pandemia del coronavirus ha generado reacciones que la justifican y defienden y otras críticas por no afectar al sector de la hostelería en la capital granadina, que también se ha defendido del señalamiento por esta situación.

De este modo, el delegado del Gobierno andaluz en Granada, Pablo García, ha incidido este miércoles en que la "preocupante" tasa de contagios de coronavirus en la última semana en la franja de edad comprendida entre los 15 y los 29 años, que alcanza los 2.700 casos por cada 100.000 habitantes, exigía tomar medidas para "frenar esta situación" en la capital granadina y evitar otras decisiones "más drásticas".

En una entrevista con Canal Sur Radio, García ha matizado que no se trata de una suspensión de las clases universitarias, que pueden desarrollarse por vía telemática, y ha insistido el que el objetivo es limitar la movilidad de los jóvenes a raíz del incremento de la tasa de contagios detectado desde el inicio del curso universitario y tras la situación vivida el pasado fin de semana, cuando se produjeron aglomeraciones de jóvenes por ocio nocturno sin medidas de protección ni distanciamiento social.

"Hoy estamos por encima de las 200 hospitalizados y más de 25 personas en la UCI, había que cortarlo", ha recalcado el delegado, advirtiendo de que "si no paramos aquí podemos enfrentarnos al cierre, al confinamiento de una ciudad que es mucho más complejo y con muchos sectores económicos afectados".

Ha opinado que la universidad está "perfectamente preparada" para afrontar el desarrollo de sus clases vía telemática durante el tiempo previsto, recordando que hasta hace poco tiempo ha estado en duda la presencialidad en las aulas en los distintos niveles educativos, que se han preparado para esta circunstancia mediante el uso de las nuevas tecnologías.

Junto a ello ha dicho entender a la rectora de la UGR, Pilar Aranda, que ha mostrado su total rechazo a que se suspendan las clases presenciales, pero le ha instado a comprender que "no nos podemos permitir no hacer nada con esa tasa elevada de contagios".

Los hosteleros recuerdan que son "parte de la solución y no del problema"

La Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo ha mostrado este miércoles su agradecimiento a Junta y Ayuntamiento de Granada por su "defensa" del sector, que, en caso de tener que parar su actividad para frenar la expansión del coronavirus, perdería la mitad de sus empresas "como mínimo".

La hostelería es "parte de la solución y no del problema", ha reseñado el presidente de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo, Gregorio García, quien ha calificado de "caos" la situación que se generaría en caso de paro total de la actividad del sector en la capital, cuyas empresas han de aplicar "estrictamente la legislación" contra el coronavirus para evitar lo que sería, ha añadido, "una tragedia".

Las instituciones han hecho gestiones por que "la ciudad no se cierre", y, en este sentido, la patronal de los hosteleros se ha congratulado, ha indicado su presidente, que ha considerado lógica la "disconformidad" de la Universidad de Granada (UGR), también presente en la Junta de Seguridad este miércoles, con el anuncio de la suspensión por dos semanas de las clases presenciales.

En cualquier caso, García no ha entrado a valorar las declaraciones en que la rectora de la UGR, Pilar Aranda, lamentó, este pasado martes, que los responsables de la Junta "dejan los bares abiertos y cierran las aulas" pese a cumplir la normativa tras el inicio de curso.

El PP-A rechaza el "chiste fácil" de comparar a la UGR con los bares

El PP-A ha defendido este miércoles que las decisiones adoptadas por la Junta respecto a la Universidad de Granada (UGR) no supone un "ataque" a la institución sino "proteger" a la comunidad educativa al hilo del repunte de casos de Covid-19 que se ha detectado en la ciudad, al tiempo que ha reclamado que se abandone el "chiste fácil" que, a su juicio, supone comparar las aulas con los bares, algo que también ve "populista".

En rueda de prensa, el portavoz parlamentario del PP-A, José Antonio Nieto, ha lamentado las "barbaridades" expresadas tanto por la rectora de la UGR, Pilar Aranda, como por los partidos de la oposición de la izquierda, frente a las medidas anunciadas este pasado martes por el Consejo de Gobierno.

Nieto, que ha pedido diálogo y unidad en torno a las medidas "de protección y de prevención" en la lucha contra el Covid que aprueba la Junta, ha achacado las referidas críticas a que "se han dejado llevar más por su ideología que por su responsabilidad en la defensa del funcionamiento de la Universidad".

Así, ha apuntado que universidades como la Politécnica de Valencia o las catalanas, con tasas inferiores de contagio a la detectada en Granada, han acordado dar clases telemáticas, "y no he oído a nadie de ninguna universidad decir que eso es un ataque a la universidad porque no lo es, son medidas de prevención para cuidar de la salud de los alumnos, del personal de administración y de los profesores".

El PP-A ha censurado la "irresponsabilidad" de la rectora y de los partidos de la oposición, y les ha pedido que abandonen el "chiste fácil del aula y los bares" para exigir que "deje de ponerse el dedo siempre en la hostelería y en los pequeños autónomos, que lo están pasando fatal".

Ha defendido que cuando se cierra un bar se para toda su actividad económica porque "no pueden realizar su trabajo de manera telemática" en cambio, al adoptar esta decisión en las aulas, "la UGR sí puede impartir sus clases, los alumnos se pueden seguir formando y todo el personal puede seguir percibiendo sus sueldos".

El PSOE lamenta que se dejen abiertos otros sectores

El portavoz parlamentario del PSOE-A, José Fiscal, ha acusado este miércoles al Gobierno andaluz de PP-A y Ciudadanos (Cs) de "criminalizar" a la Universidad de Granada (UGR) ordenando la suspensión de clases presenciales durante dos semanas por la incidencia del coronavirus mientras "deja abiertos otros sectores" en la ciudad.

"Es el colmo de los despropósitos", según ha expresado el portavoz socialista en una rueda de prensa en el Parlamento andaluz en la que ha criticado que, mientras la situación de la pandemia de la Covid-19 en Andalucía "se agrava día a día por la negligente gestión" de la Junta, el Ejecutivo autonómico "decide a medias" y adopta decisiones que "generan más desconcierto que otra cosa".

Sobre lo decidido en relación a Granada, el portavoz socialista ha acusado al Gobierno de Juanma Moreno de "criminalizar a la Universidad como supuesta culpable del aumento" de contagios de coronavirus mientras mantiene "abiertos otro tipo de establecimientos en los que se dan cita miles de personas".

"Nadie entiende que alumnos de la Universidad de Granada puedan quedar en un bar mientras no pueden ir a clase", según ha comentado José Fiscal, quien ha querido dejar claro que "no se trata de criminalizar a ningún sector, tampoco al de la hostelería", pero que el presidente de la Junta debería explicar "por qué no ha adoptado otras medidas como el cierre de otros establecimientos, o restricciones de movilidad" al margen de la suspensión de clases presenciales en la academia granadina.

Cs afea la "guerra política" contra medidas de "prevención" de la Junta

El portavoz parlamentario de Ciudadanos (Cs) en Andalucía, Sergio Romero, ha defendido este miércoles las medidas que, para "prevenir", ha adoptado el Gobierno andaluz respecto a la ciudad de Granada ante la incidencia del coronavirus, y ha criticado que, "con la que está cayendo" respecto a dicha pandemia, se esté llevando a cabo "una guerra política con un asunto tan delicado".

A preguntas de los periodistas en una rueda de prensa en el Parlamento andaluz, el portavoz de Cs se ha referido así a las decisiones anunciadas este martes por el Consejo de Gobierno andaluz respecto a Granada, que incluyen la suspensión por dos semanas de las clases presenciales en la universidad para evitar un aumento de los contagios de Covid-19 entre los estudiantes.

El parlamentario de Cs ha considerado que "los andaluces tienen que estar alucinados y sentirse un poco abochornados" al ver que, "con la que está cayendo, se está haciendo una guerra política con un asunto tan delicado", y se está levantando "un revuelo improductivo, inoportuno e innecesario" que le parece que está "fuera de lugar".

En esa línea, Sergio Romero ha aseverado que el Gobierno andaluz de PP-A y Cs "ha seguido, sigue y va a seguir siempre los criterios médicos y profesionales" que se le indiquen en relación a la pandemia, y "lo que está haciendo la Junta es un ejercicio de responsabilidad", habida cuenta de que se ha detectado "un foco de contagio en el sector de los jóvenes, en residencias de estudiantes en el caso de Granada", por lo que hay que "actuar, prevenir, anticiparnos".

Adelante dice que las medidas están "incompletas"

Adelante Andalucía ha advertido este miércoles de que las medidas que ha acordado la Junta de Andalucía en Granada para intentar aliviar la tasa de contagios por Covid-19, como la suspensión de las clases presenciales en la Universidad, están "incompletas" mientras que no se adopten medidas restrictivas respecto al ocio.

En rueda de prensa en el Parlamento, la portavoz parlamentaria de la confluencia, Inmaculada Nieto, ha criticado el "titubeo" del Ejecutivo andaluz a la hora de tomar decisiones en focos de contagio y que éstas "se acompasen con momentos de expectativa de negocio de algunos sectores económicos", como cree que ha ocurrido con las medidas anunciadas ahora, una vez pasado el Puente del 12 de Octubre.

La portavoz de Adelante ha defendido que se adopten medidas donde los contagios estén disparados, si bien duda de que las acordadas por la Junta sean las más adecuadas por la circunstancia concreta de Granada, por "la vida de la ciudad y por la movilidad de su área metropolitana", entre otros factores.

"El cierre de la UGR no parece que sea la mejor garantía para aplanar la curva de contagios o al menos no sin combinarlo con otras medidas", ha añadido Nieto para señalar que espera que dé resultados aunque, insiste, "no nos parece que sean las más idóneas en un espacio reducido que comparten personas con fuerte movilidad mientras se mantienen abiertos establecimientos que, por la lógica de su utilización, se viven más situaciones de riesgo que en un aula".

Por eso, entiende que suspender las clases presenciales en la UGR es una medida que "se queda coja" si no se adoptan medidas respecto al ocio, al tiempo que ha afeado a la Junta que, una vez más, "sitúa la responsabilidad del alivio de la curva de contagios en las responsabilidades individuales" algo que, "a la luz de los datos, no es lo más efectivo".

Vox echa en falta un "plan de contingencia"

El portavoz parlamentario de Vox en Andalucía, Alejandro Hernández, ha considerado este miércoles que la decisión del Gobierno de PP-A y Ciudadanos (Cs) de suspender las clases presenciales en la Universidad de Granada (UGR) durante dos semanas como consecuencia de la incidencia del coronavirus entre el colectivo de estudiantes "hubiera podido evitarse si hubiera existido un plan de contingencia" por parte de la Junta, que "tendría que haber estado en funcionamiento a principios de septiembre".

Así lo ha trasladado el portavoz de Vox en una rueda de prensa en el Parlamento andaluz en la que ha puntualizado que si dicha medida en relación a las clases presenciales en la universidad granadina se ve respaldada por algún "criterio científico", por parte de su partido "no nos vamos a oponer", pero ha apostillado que "el problema es por qué hemos llegado a esa situación" que "afecta a muchas personas" y genera "daños colaterales" más allá de entre los colectivos más relacionados con la enseñanza universitaria, según ha alertado.

En esa línea, ha lamentado que, en este caso de la Universidad de Granada, "hacemos pagar a muchos la mala conducta de unos pocos", cuando "perfectamente se puede localizar" e identificar a esos "pocos" cuyas conductas están "perfectamente delimitadas", y que se podrían controlar "muchas veces" con la simple "presencia de un vehículo de Policía Local" para evitar determinadas situaciones, según ha continuado.

"Se podrían haber dictado instrucciones, una serie de planes de actuación, para evitar este tipo de situaciones", según ha insistido Alejandro Hernández, quien en esa línea ha señalado que desde Vox echan en falta por parte de la Junta "una planificación" previa, "un cierto planteamiento más científico, metódico, de medidas en la lucha contra la pandemia", porque hasta ahora lo que se va viendo es una actitud de "acción-reacción" por parte del Gobierno andaluz, y "no tenemos una planificación".

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería