viernes 21 junio
ASÍ ES MI ALCALDE - GÓJAR  |   |

"Llevar a puerto lo que querías de pequeño para tu pueblo satisface mucho"

'Francis' Maldonado compagina sus tareas de alcalde con las de diputado provincial, dirigente en el PP y hostelero en su restaurante

El alcalde de Gójar, Francisco Javier Maldonado, tiene la intención de repetir en 2015. Foto: Álex Cámara

El alcalde de Gójar, Francisco Javier Maldonado, tiene la intención de repetir en 2015. Foto: Álex Cámara

Pregunta.- Usted tiene un restaurante en Gójar, ¿entra gente del PSOE a su establecimiento?

Respuesta.- Entra de todo. De todos los signos y todos son atendidos de la misma manera y de la misma gratitud. Un negocio no puede entender de ideología y afortunadamente hay que saber separar y entra gente de todos los signos políticos.

P.- Incluso ha llegado a enseñarle a jóvenes de Gójar a cocinar.

R.- (Risas). Más que un curso fue lo que llamo una 'clase magistral', aunque no soy profesor de hostelería. Me lo propusieron desde la Asociación de Padres y el Claustro de Profesores una de las actividades de la semana cultural y enseñamos unas técnicas simples del empleo de herramientas en la cocina, relacionarse con el fuego o con un horno. Introduciéndose en el mundo de la cocina para que ellos vean que es muy fácil y pueden aprender. Sobre todo fue muy didáctica. A parte de aprender el manejo de herramientas le hemos dicho las virtudes que tienen los alimentos a los beneficios que tiene cocinar un plato a comprarlo cocinado, la diferencia que existe.

P.- Con lo sacrificado que dicen que es la hostelería y ser alcalde de Gójar a la vez, ¿no es dejarlo todo?

R.- Pues casi, porque habría días que haría falta que tuvieran unas cuantas horas más. Es cuestión de organizarse. A la hostelería, desde que estoy en política, solo le dedico los fines de semana. Voy viernes noche, sábado y domingo es el tiempo que le dedico a mi restaurante, es cuando más actividad hay. Entre semana tengo empleados, aunque en los pueblos últimamente la hostelería ha decaído un poco. Le saco tiempo a todo.

PERFIL | Un político especialista en cocinar cordero segureño
Nacido en Gójar pocos años después de que sus padres abrieran el restaurante que ahora regenta, Francisco Javier Maldonado 'Francis' lleva en política activa desde 1994, desde que se afilió al PP. Antes se dedicaba plenamente al restaurante familiar, su vocación desde pequeño que le llevó incluso a cursar sus estudios en esta línea en la Escuela de Hurtado de Mendoza. Llegó a ser alcalde en las primeras elecciones en las que se presentó en 1995, que siempre ha ganado, aunque en 2007 PSOE e IU se aliaron para aprovechar su mayoría conjunta. Mano derecha del presidente del PP, Sebastián Pérez, forma parte de su Ejecutiva desde los inicios y fue una de las piezas clave para conseguir la Diputación en 2011, en la que lleva tres mandatos. Ahora en el Gobierno, donde se disfruta más "que en el banquillo".

P.- ¿Cuál es su plato estrella?

R.- El cordero segureño. Me gusta por encima de cualquier plato. Tengo devoción por él porque creo que es único en España y con la receta que hacemos nosotros, que no la puedo decir porque es secreto familiar, es nuestro plato estrella y la gente viene exclusivamente a tomarlo.

P.- ¿Y la receta estrella para ganar en Gójar 4 elecciones?

R.- Aquí sí que no hay secretos. Es dedicación, tiempo, escuchar a la gente, amar a tu pueblo y amar a la política. Hay que creer en los políticos, hacemos mucha falta en la sociedad, lo que pasa es que en tiempos de crisis todo se multiplica. Si en el año 2004, 2005 o 2006 se pregunta la gente tendría una opinión destacable. En estos tiempos de crisis, cuando la gente lo está pasando tan mal, y están saltando corruptelas, eso va rascando en la sensibilidad de la gente. En política estamos más de 100.000 personas y no podemos juzgar por unos pocos que lo hacen mal al resto.

En Granada vas a cualquier pueblo y hay muchísimos políticos que no cobran nada, sacan de su tiempo particular y personal quitándoselo a sus familias, amigos o tiempo libre. Eso hay que valorarlo. Eso no se cuenta y no se valora. Te vas a municipios como Fornes, Castilléjar, Lecrín o Zagra o cualquier pueblo de la Alpujarra la gente allí tiene devoción por la política. ¿Esa gente todos son corruptos? Pues no, hay como en todo. Como en la empresa, como en todos los ámbitos de la sociedad y por unos pocos se mancha. Es como un partido de fútbol. Si se lanza una botella los 30.000 que hay en el campo no son delincuentes. Son tres o cuatro que manchan la imagen de los demás. Eso es negativo y no es justo.

P.- ¿Qué queda del Francis Maldonado que en 1995 ganó las elecciones?

R.- No queda ni pelo (risas). Queda la misma ilusión por mi pueblo. He visto evolucionar Gójar. Éramos un pueblo casi tercermundista, sin alumbrado público, con carencias de saneamiento, de abastecimiento, con calles sin asfaltar, sin servicios, ni un solo parque público, ni zonas verdes, ni una papelera, ni servicios para la gente en la calle. No había nada. Cuando entré de alcalde teníamos un operario que se jubilaba a los tres meses. Hoy tenemos Policía Local, personal laboral, contratados, equipo de limpieza, jardinería... Prestamos unos servicios en función de lo que el ciudadano paga al Ayuntamiento, en contraprestación. Antes no había ningunos. Gójar era un pueblo casi fantasma y le hemos dado un revulsivo.

Tenemos Pabellón, Teatro, edificio de usos múltiples, un centro médico a pulmón construido con el dinero de los ciudadanos de Gójar, un sin fin de servicios con unas calidades de primer nivel.

P.- Y también se ha producido un crecimiento en la población del municipio.

R.- Crecimiento importante pero no tanto. Cuando llegué de alcalde pedí dos datos ese día. Cuánto dinero había en la cuenta y cuántos ciudadanos teníamos. Había 70.000 pesetas en la cuenta y 2.176 habitantes, pero aquí vivían más. Gójar fue de los pueblos pioneros que se estaba convirtiendo en ciudad dormitorio, junto a la Urbanización Los Cerezos. En mayo de 1996, al año de las elecciones, hicimos una campaña de empadronamiento y en un mes empadronamos mil personas de una tacada, era casi el 50% más de la población. Eso revertía positivamente en todo, al obtener más ingresos para el Ayuntamiento, ser un municipio que superaba los 3.000 habitantes, era todo positivo... Esa gente vivía aquí pero nadie se había preocupado de decirles las ventajas que tenía empadronarse. Por los vehículos, por el IBI y darles la oportunidad de que vieran qué ventajas tenía vivir en Gójar. Las dos personas que contratamos les dijimos que sábado y domingo tenían que trabajar. Así lo hicimos y fueron 1.000 personas de una tacada. Es cierto que los años del 'boom' urbanístico fue la expansión de Gójar donde llegamos a los 5.500 habitantes.

P.- ¿Dónde está el techo de Gójar?

R.- No hay que ponerle puertas al campo. Creo que hemos conseguido un crecimiento ordenado. Si no adelantar las infraestructuras a la construcción lo hemos llevado a la par. Íbamos con las infraestructuras por delante y como poco a la par. El techo es que la gente esté a gusto y tenga unos servicios acorde con la población. De espacios verdes, de espacios libres, de equipamientos, de infraestructuras... Hay que ir avanzando con eso a la misma vez que aumenta la población. En el momento en que colmatemos la población en detrimento de los servicios es cuando estamos perdidos. Eso en Gójar lo hemos sabido controlar. Creemos que lo estamos haciendo bien, seguro que alguien lo criticará.

P.- Pero con tantos servicios e infraestructuras de las que me habla, ¿necesita Gójar de todo ello, están justificados?

R.- Está más que justificado. Teníamos un consultorio médico con 24 metros cuadrados. Y allí estaba el pediatra, la matrona, el médico, la ATS y la sala de espera. La gente en la calle, los ancianos con tres barreras arquitectónicas, unos servicios ridículos para un pueblo tan cercano de Granada. Esos servicios se los merecen todos los ciudadanos. Hicimos un gran esfuerzo, la Junta nos ayudó con cero euros e hicimos un consultorio que es la envidia de la comarca. No es centro de salud, pero sí consultorio propio. Era una obra necesaria.

Hicimos un teatro pequeñito, con casi 200 butacas, muy coqueto y pequeño que se llena todas las semanas. Hicimos una biblioteca que no teníamos, un Pabellón Deportivo por el que pasan mil usuarios a la semana. Parques, plazas, jardines, zonas de recreo, infraestructuras hidráulicas, nuevo alumbrado, poner toda la tecnología al servicio de los ciudadanos. Muchos avances que Gójar merecía y sus ciudadanos también.

Francisco Javier Maldonado, en un momento de la entrevista en su despacho. Foto: Álex Cámara

Francisco Javier Maldonado, en un momento de la entrevista en su despacho. Foto: Álex Cámara

P.- Cuando compagina la labor de diputado con la de alcalde, ¿a qué dedica más tiempo?

R.- Me reparto. Hoy he estado en el Ayuntamiento a primera hora y después me voy a Diputación. Ayer fue a la inversa. Por la tarde voy a Diputación, cuando voy al partido otras voy al Ayuntamiento. Me voy repartiendo, no tengo un día exacto porque van surgiendo necesidades. Si tengo controlado el trabajo en Diputación le echo carga al Ayuntamiento y viceversa. El día tiene 24 horas y no tiene más, entonces me voy repartiendo y saco tiempo para todo. Me considero una persona organizada. Siempre se queda algo, pero los medios tecnológicos ayudan mucho y solventas muchas cosas. Incluso cuando vas en el coche, lógicamente con el manos libres, vas solventando cosas por teléfono. Con el mismo ordenador también, antes era imposible.

P.- ¿Considera que acumular varios cargos permite sacarlo todo bien adelante?

R.- Considero que sí, según el tiempo que le dediques o la responsabilidad que le pongas en ello. Voy a hacer 12 años de diputado, ocho lo he compaginado con la Alcaldía. Es compatible, ahí está el refrendo de los ciudadanos. Una mayoría absoluta con 8 concejales sobre 12 respaldan la labor. Para eso están los equipos, para que te ayuden. Hay que rodearte de buenos equipos. Soy persona de trabajar siempre en equipo. En el Ayuntamiento tengo un gran equipo de concejales. En Diputación un gran equipo de directivos y funcionarios y también dentro del partido. Y en el partido estamos dentro de mi responsabilidad 13 personas. Soy persona que confía mucho en los equipos. Luego eres la cabeza visible para lo bueno y para lo malo. Eso tiene ser responsable de un área concreta, siempre que la carga puedas asumirla. En el momento en el que no puedas asumirla tienes que ser el primero en decir 'hasta aquí hemos llegado' y abandonarlo plenamente para dedicarte a lo otro. Hasta ahora he podido compatibilizarlo. No me aferraré a ningún cargo.

P.- ¿En 2015 va a ser candidato?

R.- Si lo tienen a bien en mi partido, por supuesto que sí. Mientras que me quede ilusión, que la renuevo cada cuatro años, estoy dispuesto a presentarme. Si el partido lo estima seré el candidato del PP.

P.- Con usted o sin usted, ¿está garantizada la victoria del PP en Gójar?

R.-Sí, por supuesto. Las personas pasamos. Los partidos y las instituciones quedan. El PP tiene una marca bastante consolidada en Gójar, llevamos 20 años ganando elecciones sea Francis o no candidato. En las Europeas, en las Autonómicas ni en las Generales yo soy candidato y la marca PP se ha consolidado en Gójar. Llevamos 20 años ganando elecciones del tipo que sean. Las cuatro elecciones se vienen ganando sistemáticamente. Un día no estaré de candidato y el PP seguirá triunfando, por el bien de los ciudadanos. Hemos hecho muchas cosas por nuestro pueblo.

P.-¿Qué tiene la parte Sur del 'Cinturón' para que la mayoría de alcaldes sean del PP y la parte Norte, de izquierdas?

R.- Habría que dejárselo a los analistas y sociólogos. En el mismo partido nos lo preguntamos. Cómo en el arco sur metropolitano todo es PP y en el arco norte casi todo es PSOE o de izquierdas. No lo sé, la verdad, porque las personas somos los mismos. Nuestros candidatos son los mejores, no sé, estará más consolidado el voto.

P.- Entonces no tiene Twitter.

R.- No tengo, pero las circunstancias me obligan a tenerlo.

P.- ¿Le pica el 'gusanillo'?

R.- Tengo Facebook, lo he tenido abandonado mucho tiempo porque ha sido mucha tarea estar dos veces en gobierno en las dos instituciones. He pasado por todos los escenarios posibles. He estado un poco más agobiado al principio, más el Ayuntamiento, que nos lo dejaron complicado y tuvimos que sacarlo hacia adelante. Ya por suerte hemos dejado las cuentas más saneadas y Diputación llevar un área como Asistencia Municipios requería de mucho tiempo, pero ya está más controlada. El tiempo y la experiencia te da al final esa tranquilidad de ese control no absoluto, pero sí para que puedas estar más desahogado y poder entrar en Twitter.

P.- Ha pasado por oposición y gobierno, ¿dónde se lo ha pasado mejor, en el 'banquillo' o de 'titular'?

R.- Siempre de titular, por supuesto. La oposición es como cruzar el desierto, cuando estás gobernando estás llevando para adelante tus políticas, lo que tienes pensado, lo que llevas años anhelando. Llevar a puerto tus políticas, lo que querías de pequeño para tu pueblo, todo eso hacerlo realidad te satisface mucho. Y en Diputación exactamente igual, las políticas del PP esperamos que duren mucho tiempo, por supuesto de titular. Nadie quiere estar en el banquillo.

P.- Si no repite en 2015, ¿ha pensado en participar en 'Masterchef' antes de volver al restaurante?

R.- (Risas). No me atrae ese tipo de eventos. Sí seguiré en mi restaurante y seguramente abra alguno más por Granada que ya tengo el vistazo echado, pero no hay tiempo para tanto. Tanto la hostelería como la política necesitan dedicación plena.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand
https://ahgr.es/?p=7297