sábado 13 agosto
REPORTAJE AG  |   |

Lo que el 'Dragón' no se llevó

La suciedad es la nota predominante en el entorno de las aguas termales de Santa Fe donde, a diario, acuden decenas de personas de toda la provincia de Granada

La suciedad se acumula en el en torno de las aguas termales de Santa Fe. Foto: Alberto Franco

La suciedad se acumula en el entorno de las aguas termales de Santa Fe. Foto: Alberto Franco

A casi 50 grados dentro y con una sensación térmica de -3 fuera, rodeada por diferentes especies de árboles que colorean de verdes y marrones el paisaje, consiguiendo unas vistas de ensueño al mezclarse con las alargadas y estilosas figuras de la dehesa. Aunque por la descripción pudiese parecer que se trata de un lugar cuanto menos cercano, nada más lejos de la realidad. Este espacio se encuentra a tan solo a unos kilómetros de Granada, en concreto, en uno de sus pueblos del Área Metropolitana. Las aguas termales de Santa Fe se han convertido en un reclamo para propios y extraños. Sus propiedades mineromedicinales, descubiertas a la sombra de un sondeo para un estudio geológico, reúnen cada día a decenas de ciudadanos que no dudan en meterse aún tiritando fuera de ellas.

Pero esa imagen casi idílica ha cambiado considerablemente en la última década. La basura y la suciedad se apilan por cada uno de los rincones de este paraje. El Cortijo del Aire, lugar donde se ubica este pequeño 'osasis', está a unos cinco kilómetros de la localidad santaferina y ha sido conocido por muchos a través de la Fiesta del Dragón que, como cada año, se celebra para dar la bienvenida a la primavera. Y ha sido precisamente esa fiesta, la que ha empezado a generar problemas con la limpieza del territorio. De hecho, aún quedan residuos de la que tuvo lugar en abril de este 2014. Algo a lo que nadie parece poner remedio, según la Agrupación de Voluntariado Ambiental de Santa Fe (AUCA).

El presidente de esta asociación, Miguel Ángel Molinero, asegura que antes de esta celebración era un área donde iban las familias a pasar el día en el campo, "ahora ha degenerado bastante y, aún así, viene gente de todas partes". "El Ayuntamiento debería tomar cartas en el asunto porque es una cuestión municipal, también los propietarios deberían comprometerse a cumplir con la legislación vigente para que no se realice ningún tipo de práctica que pueda afectar al entorno; así como la Consejería de Medio Ambiente ya que, al igual que los anteriores, tiene competencias. Es necesario arreglar caminos, poner contenedores y acondicionar el terreno para que pueda convertirse en otro icono de Santa Fe", señala Molinero.

Desde su punto de vista, hacer un área recreativa no supondría dinero y serviría para solucionar el problema de las basuras. "Si lo que se quiere es comerciar con esto, está la idea de hacer un balneario acoplándose al entorno para aprovechar los valores ambientales y los de las aguas termales, lo que redundaría en la prestación de un servicio para toda la sociedad a la par que se generarían puestos de trabajo. Ya hubo algunas empresas locales que se interesaron en sacar un proyecto promovido por el propio Santa Fe, pero en aquel momento no se les prestó ninguna atención porque había unas grandes constructoras a nivel nacional que eran las que querían ese proyecto para sacarlo adelante, aunque luego quedó en aguas de borrajas, y menos mal", explica el portavoz de AUCA cerca del pequeño lago de donde sale humo por la alta temperatura del agua.

Una de las principales preocupaciones de este grupo de voluntarios pasa por que esta superficie no se revierta a rústica, considerándolo urbanizable y que finalmente no se geste una iniciativa local de empleo autogestionado "que daría pie a ir resolviendo los males que afectan a la zona". "De hecho, tememos que algún día se reactive el sector de la construcción y salgan adelante proyectos como el que se iba a llevar a cabo con la edificación de más de dos mil viviendas, un campo de golf de casi 60 hectáreas, balneario privado, hotel y centro comercial. Algo que supondría un impacto mayor del que hay en la actualidad. Ahora, algunas de las personas que vienen a la Fiesta del Dragón se quedan a vivir aquí, pero no generan demasiadas dificultades porque suelen retirar las basuras. No obstante, y pese a que son una docena de caravanas las que permanecen durante todo el año, sí se ha notado que en el último lustro ha incrementado en número de esas caravanas", recuerda Alberto, otro de los voluntarios que colaboran en AUCA, al tiempo que insiste en que hay basura que no se ha recogido desde el pasado 'Dragón'.

En este sentido, la asociación hace hincapié en que se deberían estudiar una serie de propuestas para intentar minimizar el impacto que produce este tipo de concentraciones, dado que causan erosión del terreno porque los vehículos entran por todos sitios; hacen extracción de leña del Parque Periurbano de la Dehesa de Santa Fe que está muy próximo y de donde han llegado a cortar algunas maderas; el impacto por el ruido; y el abandono de algunos residuos que los animales esparcen cuando rompen las bolsas de plástico.

Pese a que muchos de los vecinos no son conscientes de la potencialidad y la importancia de estas aguas termales, deben saber que su puesta en valor serviría para "reflotar la economía de un municipio como el de Santa Fe", donde el índice de parados, al igual que en el resto de localidades del Área Metropolitana, es considerable. Es por eso, que este grupo demanda una mayor atención y responsabilidad sobre un terreno que, "en buenas manos, podría ser todo un referente en la provincia".

 

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand