jueves 20 febrero
SOCIEDAD  |   | Redacción AG

Los abuelos, los peor parados en la cuesta de enero

Las personas mayores se han convertido en el motor de la mayoría de las economías familiares

La cuesta de enero es temida por todos los ciudadanos, es el mes en el que además de los gastos extra que se han hecho en Navidad, hay subidas en gran parte de los precios, tasas o tarifas. Y ¿quiénes son los más perjudicados?. Según ha podido comprobar la compañía thyssenkrupp Home Solutions, los más afectados son los abuelos, ya que, aunque muchos tienen una mejor situación de solvencia, son los que más dificultades tienen en el día a día al ser el motor de la economía de los más jóvenes.

El papel de las personas mayores ha cambiado sustancialmente con el paso de los años, la sociedad, la economía y los nuevos hábitos, hacen que el abuelo actual tenga una importancia mayor, si cabe, en la familia. Son muchas las familias que dependen únicamente de los ingresos que reciben los abuelos, por lo que, no solo ayudan a los padres con el cuidado y la educación de los nietos, sino que además son base de un sustento económico fundamental.

El 80 % de las familias reconocen que les es imposible ahorrar nada y que sin la ayuda de sus mayores no podrían hacer muchas de las cosas que hacen. Por ejemplo, más del 45 % de los hogares no pueden permitirse salir de vacaciones, y más de un 30% no puede salir un fin de semana de excursión o ir a un espectáculo, cine o cualquier tipo de ocio.

Todo ello lleva a un cambio drástico, en los últimos años, en el modelo de familia y de los roles que desempeña cada miembro de la misma. Antes, por lo general, los abuelos gozaban de una mayor independencia y era elección de ellos tener un papel más activo en el núcleo familiar. Ahora, por el contrario, son pieza clave para muchas familias.

Consejos para economizar en los hogares

Así, desde estea empresa se han elaborado una serie de recomendaciones útiles para mejorar la situación económica en las familias, apostando por la organización de los gastos.

Comprar sólo lo que se necesita. Muchas veces se improvisa y se compran cosas que no se necesitan o que por lo menos no son fundamentales para llegar a fin de mes. Culpa de este ímpetu, en gran parte, es de las ofertas y rebajas que se hacen en los establecimientos.

Hacer una cadena de favores. Intentar ayudar a los demás y reciclando todo lo que se pueda. Si hay algo que ya no sirve, en vez de tirarlo o guardarlo en un cajón, es mucho más útil y más económico intentar darle una segunda vida.

Eliminar gastos extra. Se tienen muchos gastos fijos al cabo del año de cosas que prácticamente no se usan, cómo darse de alta en servicios que no se necesitan, o cuotas de lugares a los que no se va.

Hacer un estudio de los gastos y comparar precios. Siempre hay que comparar los precios entre unas empresas y otras, hay gastos que se pagan innecesariamente y precios que han variado pero que las compañías no avisan y se pagan sin tenerlo que hacer.

Aprovechar todo al máximo. Hay que intentar aprovechar al máximo todo lo que se tiene, hay veces que uno cambia de modelo de algo simplemente porque se ha quedado anticuado, pero no porque deje de funcionar o porque ya no sirva.

Comer y cenar en casa. Además de ahorrar en un gasto innecesario, la alimentación será muchísimo mejor y se puede dejar esas visitas a los restaurantes para cuando haya algo que celebrar.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
COFRADÍAS
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería