jueves 9 julio
EL REPORTAJE AG  |   | Texto y vídeo: Luis F. Ruiz | Fotos: Álex Cámara

Los brotes verdes vuelven a Cenes de la Vega

Un año después de que se calcinaran 209 hectáreas, la zona empieza a perder el color ceniza · Los primeros beneficios tras los trabajos de replantación ya se perciben · No hay responsables por lo sucedido

·  [HEMEROTECA] Todas las noticias relacionadas con el incendio de Cenes de la Vega

Media tarde en Cenes de la Vega, sobremesa en los hogares. Quizás nadie era consciente de lo que estaba a punto de vivir justo en frente de sus viviendas, en el frondoso 'bosque' de pinos que tantos y tantos días dejó un paisaje verde al abrir las ventanas al amanecer.

Entonces, sonidos de sirenas y helicópteros despiertan a este pueblo de la siesta. El pulmón que tienen justo enfrente de sus casas está ardiendo como si no hubiera mañana. Y lo hace de forma incontrolada cada vez más próximo al Parque Natural de Sierra Nevada.

Manuel Medina explica lo que vivió la tarde del incendio cenero. Foto: Álex Cámara

Manuel Medina explica lo que vivió la tarde del incendio cenero. Foto: Álex Cámara

Manuel Medina vio muy de cerca las espeluznantes llamas que estuvieron a punto de calcinar por completo su cortijo. Entonces, la tarde del 22 de agosto de hace ahora un año, se encontraba descansando cuando las sirenas de emergencias así como los aviones y helicópteros le alertaron de que la tarde no iba bien.

Solo tuvo que salir de una de las naves donde reposaba para comprobar la que se le venía encima: "Las columnas de fuego estaban casi llegando al cortijo, salí corriendo a por mi burra, que estaba en la parte más próxima al fuego", recuerda a ahoraGranada.

Las intensas llamas que estaban dispuestas a arrasar con todo lo que encontraban a su paso provocaban un "bochorno" que imponía, según este lugareño, que abrió de par en par las puertas de su cercado para que los camiones del Infoca se afanaran lo antes posible en la extinción del fuego. De no haber llegado al lugar, y dado el día de viento que hacía, Medina asegura que su cortijo hubiera ardido en su totalidad.

Como Medina, los vecinos de Cenes de la Vega  y pueblos de alrededor recuerdan lo ocurrido desde cualquier punto en el que presenciaron las llamas o la densa columna de humo, bien desde sus casas, bien desde el otro lado de la colina por Vega Sur o bien desde la capital. El siniestro era perceptible desde varios kilómetros.

Los helicópteros tuvieron un duro trabajo esa jornada. Foto: Álex Cámara

Los helicópteros tuvieron un duro trabajo esa jornada. Foto: Álex Cámara

Sin responsables

Ocho horas tuvieron que transcurrir desde que los primeros medios de extinción llegaron al lugar hasta que el incendio pudo darse, al menos, por controlado pasadas las 22.00 horas.

Un total de 209 hectáreas de pinar y matorral quedaron completamente calcinadas por las llamas del incendio cenero, en el que se emplearon uno de los mayores operativos posibles que se recuerden para extinguir un fuego en la provincia.

El agua de la piscina del Parque Aquaola o del Pantano de Quéntar facilitaron un poco las tareas dada la proximidad para que helicópteros y aviones pudiera repostar el agua que iban arrojando sobre el monte y tratar de frenar las llamas.

Tras las primeras horas desde que se declarase el suceso, el Infoca y sus investigadores determinaron que el fuego se debió a una "negligencia motivada por un rito seudoreligioso" después de que en uno de los puntos se hallaran velas y vasijas "por lo que todo apunta a que las causas del fuego se deben a una negligencia de este tipo".

Pero después de un año no se ha dado con ninguno de los posibles responsables de aquel desastre natural. La investigación oficial llevada a cabo por la Guardia Civil quedó prácticamente archivada sin que se pudiera dar con el paradero del posible o posibles autores de los hechos que, accidental o intencionadamente, dejaron un panorama desolador.

La retirada pronta de los restos quemados era esencial. Foto: Álex Cámara

La retirada pronta de los restos quemados era esencial. Foto: Álex Cámara

Obras de urgencia

Situada a unos cuatro kilómetros de Granada capital, y en la antesala del Parque Nacional de Sierra Nevada, el monte de Cenes de la Vega ardido era muy usado por habitantes y familias para pasar un día de campo buscando buena sombra y cobijo.

Para que puedan volver a ver el monte como estaba tendrán que pasar unos 70 años si los planes de reforestación cumplen con su cometido. Los trabajos iban dirigidos en dos direcciones. Por un lado, la construcción de diques de cierre en el fondo de los barrancos que evitaran la erosión y que retuvieran los sedimentos de la capa de más de diez centímetros de ceniza que se acumularon en el lugar. De este modo, con la llegada de las lluvias se evitaba que el agua del monte cayera sobre el río Genil, y reducir así los efectos negativos.

Pero además, solo pasaron unas semanas hasta que se iniciaron los trabajos en lo que a la vegetación se refiere, cuya primera actuación contemplaba la retirada de todos los árboles quemados para evitar una plaga de insectos. La lucha del hombre contra lo que puede dar de sí la naturaleza fue a contrarreloj.

En la superficie quemada, uno de los trabajos más importantes consistía en evitar enemigos indeseados como los perforadores, unos insectos que aprovechan la ausencia de savia en los árboles, se introducen en la madera y van procreando sucesivas generaciones hasta convertirse en una plaga difícilmente extinguible.

Los perforadores forman parte de los incendios con madera quemada, como el de Cenes de la Vega, y aunque existen en plagas pequeñas es necesario luchar contra estos “oportunistas” de la naturaleza para que no afecte a las masas de pinar colindantes y provoquen así efectos devastadores.

La disminución de masa de agua en el tronco provoca la presencia de estos insectos, es lo que a su vez hace que los esfuerzos se centraran en retirar toda la madera quemada antes de la llegada de la primavera, época en la que si no se pone remedio la plaga puede ser incontrolable.

Otro de los primeros esfuerzos que se desarrollaron en este espacio de Cenes de la Vega, convertido en un solar carente de pinos verdes y zona de arbolado, fue retirar inmediatamente todas las especies de árboles dañadas por el incendio.

¿Y qué se hace con los troncos que van retirándose? El procedimiento incluía una adjudicación administrativa a una empresa que es la encargada de retirar todas estas especies, tritularlas y posteriormente habilitarlas para combustible o fabricación de pales.

Algunas de las replantaciones que ya se han producido en Cenes de la Vega. Foto: Álex Cámara

Algunas de las replantaciones que ya se han producido en Cenes de la Vega. Foto: Álex Cámara

La repoblación

Solo hay que darse una vuelta por Cenes de la Vega para ver cómo los brotes verdes, tímidamente, vuelven a tomar el mando de la situación y eso que a buen seguro no se han hecho la totalidad de los trabajos que se buscan en el punto.

El programa contemplaba que fuera la naturaleza la que fuera tomando las riendas tras el descontrol del fuego, de modo que aun siendo la mano del hombre la que ejecutaba los trabajos de repoblación y en la regeneración de las zonas arboladas, debe ser la propia naturaleza la que hiciera su función.

Solo se repoblaron las zonas donde existían rasos importantes a base de vegetación climática con especies como coercíneas, encinas, quejigos o matorrales y pinares, para ayudar a la naturaleza a recuperar de la mejor manera posible una zona de influencia tan importante sobre Granada y el río Genil.

Para que nadie nunca olvide lo ocurrido hace ahora un año, el proyecto de repoblación dejó zonas sin tocar, a modo de recuerdo de lo que la naturaleza fue capaz de hacer y cómo han ido evolucionando los trabajos.

En Cenes de la Vega el verde esperanza empieza a ser el color predominante en un monte que ya pierde el color ceniza. Tendrán que pasar muchos años para que todo vuelva a la normalidad, pero los brotes verdes dan un halo de optimismo justo donde hace un año las llamas invitaban a todo lo contrario.

Galería de la noticia

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
DÍA A DÍA
#AhoraGranada6Años
#AHORAGRANADA6AÑOS

Seis años de historias que ya son historia

'ahoraGranada' cumple su sexto aniversario con la misma implicación del primer día en llevar a sus lectores los relatos de la actualidad de Granada y el Área Metropolitana, ya como un medio consolidado y arraigado con el territorio y que cada día eligen más ciudadanos para informarse

Diseño Web La Sastrería