sábado 2 marzo
TERMÓMETRO PUERTA REAL  |   | L. Martí

Los capirotes nos vuelven locos

Unos con más devoción que otros, pero todos encandilados de la Fiesta, comulgan con la Semana Santa granadina

En el centro de Granada la Semana Santa enamora, por más que se intente demostrar lo contrario. Diferentes edades y orígenes y a todos les gusta. En la capital, en la Costa y allá donde estén, los capirotes convencen.

Alba y Juani TermómetroAlba se vuelve loca. Tan loca que coge la calle a las cuatro de la tarde y la abandona a las dos de la mañana. Al día siguiente, como un clavo de camino al trabajo. Todavía no han empezado las fiestas pero ya tiene el ánimo festivo: “venimos de 'nestis', que conste”, dice, muy seria. En su casa son todos 'semanasanteros', menos su padre. Eso facilita la convivencia, “mientras todos estamos por ahí mi padre se queda en el sofá viendo la televisión. Así no hay peleas ni discusiones”, explica.

La más morena de las dos se llama Juani. A ella dice que esto de la Penitencia le gusta hacerla en los bares. En este caso, el martirio lo recorre de caña en caña y de tapa en tapa, no es mala elección. Cuenta que baja a la playa durante esta semana para quitarse de en medio, pero que tampoco lo consigue. “A ver, por más que quieras procesiones hay en todos lados. Refugio no vas a encontrar”, comenta. Lo que sí le gusta de esta semana que arranca el lunes son los dulces, explica que no todo va a ser amargo en esta vida. “Las torrijas, los pestiños, los roscos de anís. Pero hay que conservar la línea, no hay que abusar”, remata.

Miguel TermómetroDesde Güevéjar, cerca de Pulianas, llega con toda la devoción del mundo Miguel. Se sube al autobús a las cuatro de la tarde y se vuelve para su pueblo cuando ha anochecido. Las sigue todas, no le gusta estar parado en un sitio esperando que acuda. Eso aburre. “Yo soy de los que van al encuentro. Es una 'panzá' de andar, pero merece la pena seguir los pasos. Como para todo, hay un camino, una ruta establecida. Pues lo que hago es que voy acompañando un rato a unas, otro rato a otras", analiza.

Magnolia TermómetroTiene nombre de flor porque su madre tiene nombre de flor y porque a su abuela le gustaba una telenovela con nombre de flor. Magnolia está haciendo cuentas de las procesiones de obligado cumplimiento. La de Los Gitanos, el miércoles; La Lanzada, el lunes, y por supuesto este año quiere ir a la del Silencio, que termina en la medianoche del jueves. “Uy, ese día sí que tengo que coger el coche, el bus de Armilla no pasa tan tarde”.

Alba TermoLa segunda Alba de Puerta Real, tan importante como la primera, lo hace con fe. Para la joven no se trata de una cuestión de interés cultural, sino que la religiosidad también es un factor. Unas veces comulga más y otras menos, “según cómo esté de ocupada, pero comulgar, comulgo”, comenta. La procesión de Santa María de la Alhambra, la del Domingo de Ramos, la del Domingo de Resurrección. “Una semana completita, pero es una fiesta muy bonita e interesante”, define.

Publicidad

Comentarios

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrollado por Neobrand