viernes 20 septiembre
ASÍ ES MI ALCALDE-FUENTE VAQUEROS  |   |

“Los fuenterinos somos una mezcla de rabia, pelea y nobleza”

A sus 38 años, Francisco Martín (PSOE), lleva en la alcaldía de Fuente Vaqueros tres años en los que su principal objetivo es cubrir "las necesidades de los vecinos"

“Los fuenterinos somos una mezcla de rabia, pelea y nobleza”

El alcalde de Fuente Vaqueros, Francisco Martín, en uno de sus rincones favoritos. Foto: Álex Cámara

En el momento de entrar al despacho, un vecino sale de él. La Alcaldía es un continuo ir y venir de gente, de llamadas y pegadas en la puerta. Al primer golpe de vista, llama la atención la luminosidad de la habitación. De adornos, los imprescindibles. Ni siquiera la foto del Rey, en su lugar, un pequeño busto del vecino más ilustre. Federico García Lorca también está entre esas cuatro paredes. Después de tres años en el cargo y toda una vida de vocación política, Francisco Martín (PSOE), se enfrenta diariamente a su reto más importante, “buscar soluciones a los problemas de los vecinos”. Este diplomado en Relaciones Laborales, trabajador del campo con su padre y empleado público –en este momento en excedencia- de la empresa Visogsa, es el alcalde de Fuente Vaqueros desde 2011. A sus 38 años, tiene dos hijos y dice “ejercer de primer edil las 24horas del día”.

Pregunta.- ¿De dónde viene su vocación política?

Respuesta.- He sido un niño político (risas). Desde 1967, mi padre ha sido militante del PSOE y en mi casa, de siempre, he visto cómo se preparaban los votos para las elecciones, se ordenaba la publicidad para repartirla y he sido testigo de cómo mi padre se ponía el brazalete del PSOE en aquellos mítines de la Transición, donde ejercía como seguridad. Es por eso que la política la he vivido con normalidad. Soy un defensor de ella y no porque hoy sea alcalde, sino porque todavía no se ha demostrado que haya un sistema alternativo mejor que el que tenemos, incluidos sus errores. Los partidos debemos aprender de nuestras equivocaciones, sobre todo, los de izquierdas. Si algo me duele, tanto personal como políticamente, es que mi organización se compare con otra que no tiene nada que ver. Algunos militantes dicen que al PP no se le exige tanto como a nosotros, y yo digo que es normal, a tu hermano no le exiges lo mismo que a tu vecino. La gente que nos critica, en algún momento sintió al PSOE como hermano y en algo le hemos defraudado.

Pregunta.- Entonces, el alcalde socialista de Fuente Vaqueros, ¿no sigue la doctrina del Partido en su día a día?

Respuesta.- Estoy de acuerdo en muchas cosas y en desacuerdo en otras tantas. Cuando te sientas como alcalde tienes tu libertad personal, obviamente representas unas siglas, pero lo importante aquí son los 5.100 habitantes de Fuente Vaqueros.El político más libre es el alcalde. Es la posición que te permite trasladar tus convicciones personales, pero también la más complicada. El que la mayoría absoluta de mis vecinos me haya apoyado para dirigirlos es lo más bonito que le puede pasar a una persona con vocación política. No hay compañeros de partido que te digan qué debes o no hacer, lo único que tienes son administraciones gobernadas por un color político que te exigen el cumplimiento de ciertos temas, sin embargo, al final actúas como alcalde. Lo mismo que hago en mi Alcaldía, pretendo hacer en mi partido.

PERFIL|| Un alcalde con "vocación de servicio"
Nacido hace 38 años en el mismo pueblo que lo ha visto crecer tanto personal como políticamente, Francisco Martín, lleva tres años al servicio de los fuenterinos. Con el único propósito de ayudar a sus vecinos, tiene claro que lo primero son sus conciudadanos y después el partido. Compañeros de otros pueblos, e incluso otras formaciones políticas, valoran su juventud y dedicación. Este enamorado de Fuente Vaqueros no concibe el "no" por respuesta cuando alguien "realmente lo pasa mal". Un diplomado en Relaciones Laborales, agricultor y empleado de la empresa pública Visogsa, al que no le ha venido grande esto de la política, ya que se considera un "niño político".

Pregunta.- Dice que su labor diaria va enfocada a resolver los problemas de los vecinos, ¿quién pondrá solución a esos problemas con la Reforma de la Administración Local?

Respuesta.- Empezando por que la Ley de la Administración Local es el mayor atraco contra la democracia que se ha producido en este país, de prosperar no sabemos ni dónde, ni cómo, ni cuándo, puesto que Diputación no tiene la capacidad ni la estructura suficiente como para dar respuesta a todo lo que va a tener que asumir. Y no hablo de colores políticos, la institución supramunicipal debería haberse opuesto a la iniciativa de la Ley, como madre de los ayuntamientos que es. Somos muy útiles porque ayudamos a que muchas de nuestras familias no lo pasen tan mal como lo harían si viviesen en una ciudad, y no digo que los ayuntamientos de las grandes urbes no tengan la misma sensibilidad que nosotros, sino que carecen de disposición para llegar a los ciudadanos tan directamente como puede llegar el alcalde Fuente Vaqueros u otro municipio pequeño. Con esta propuesta se da a entender que, por ejemplo, si un fuenterino decide libremente vivir en este pueblo, tiene que tener menos derechos que alguien que viva en Granada. No pueden enmascararlo todo con ahorro.

“Los fuenterinos somos una mezcla de rabia, pelea y nobleza”

Francisco Martín, en uno de los momentos de la entrevista. Foto: Álex Cámara

Pregunta.- ¿Cómo describiría a los vecinos de Fuente Vaqueros?

Respuesta.- Los fuenterinos somos una mezcla de rabia, pelea y nobleza. Rabia por la impulsividad que les caracteriza, cuando les pasa algo tienen la necesidad de demostrar y contar lo que les sucede. Pelea porque la gente aquí es muy luchadora, hace todo lo posible por salir adelante. Y nobleza porque aunque no les puedas ayudar, siempre te muestran su agradecimiento por lo poco que hayas podido contribuir a resolver su problema. Es ahí cuando ves realmente la calidad de la persona.

Pregunta.- Como un habitante más del municipio, ¿cuál es su rincón favorito?

Respuesta.- La verdad es que mi rincón favorito (se produce un silencio) se encuentra en la parte trasera del pueblo, la que da directamente a la Vega y donde los paseos por la orilla del Río Genil y la parte de las huertas, corresponde al paisaje que Federico García Lorca describió en su obra. La paz y tranquilidad que se respira allí me encanta. Pese a todo, mi pueblo me gusta de principio a fin, ya que se trata de una localidad con una idiosincrasia e historia especiales. Donde nos encontramos (señala el despacho con entusiasmo), se localizaba la Casa Grande, donde los encargados de gestionar la finca de los Duques de Wellington tenían sus instalaciones.

Pregunta.- ¿Qué es Lorca para Fuente Vaqueros?, ¿el pueblo es Lorca?

Respuesta.- (Momentos de dudas) No sabría contestar. Para un fuenterino Lorca es algo que roza lo divino. Alguien más de nosotros porque siempre se ha defendido, independientemente de la ideología política, dado que forma parte de nuestra historia y nuestro pasado. Los niños estudian su figura y sus obras desde muy pequeños. No es el escritor, es Federico. La relación con Fuente Vaqueros en su vida y obra es fundamental, desde estas tierras entiendes mejor sus poemas. No obstante, Fuente Vaqueros no es solo Lorca. Es Lorca y otras muchas cosas más.

Pregunta.- Dentro de esas "muchas cosas más", ¿qué hay?

Respuesta.- Hay gastronomía, hay mucho color, hay solidaridad y hospitalidad. Si vienes a Fuente Vaqueros no puedes irte sin probar la sopa de espárragos, los guisos con habas o la leche de pava, todos ellos platos preparados a base de los mejores productos de nuestra huerta. Un color verde intenso el de aquí, que representa la Vega de Granada y que envuelve a todo el que se acerca y, por supuesto, la solidadaridad de sus gentes, que se unen cuando hay problemas.

Pregunta.- ¿Cómo se plantea su futuro político?

Respuesta.- No me planteo el futuro. Solo me planteo buscar una solución a los problemas de los vecinos, y que hoy antes de dormirme, si quiero hacerlo, debo dar una salida a ellos. Cerrar esa página y mañana abrir otra de nuevos problemas y nuevas soluciones. No pienso en mi futuro como alcalde, solo en que el próximo regidor, sea quién sea, siga ayudando a la gente porque hay situaciones dolorosas a las que es urgente poner fin. Los ayuntamientos somos el desahogo que da cobertura a todas esas situaciones complicadas y hemos de buscarnos la vida para que un niño fuenterino no se quede sin tratamiento médico porque sus padres no pueden hacer frente al gasto (concluye apocado).

 

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Publicidad
Diseño Web La Sastrería