viernes 21 enero
GRANADA CF - CÓRDOBA | LA CRÓNICA  |   |

Machís y Peña ahuyentan los agobios

Ambos lideran a un buen Granada CF en busca de la primera victoria, en la que el cambio de sistema y el juego colectivo fueron esenciales

Machís celebra el segundo gol del Granada CF ante el Córdoba. Foto: Álex Cámara

Seis jornadas después desde que comenzara la Liga el Granada CF ha conseguido encontrar el elixir del éxito en busca de la primera victoria. Con un equipo que regresó al sistema de un punta y un enganche, Machís y Peña se han convertido en las dos piezas clave que han reconducido al equipo rojiblanco a la senda del éxito.

José Luis Oltra anunció en la rueda de prensa previa al partido ante el Córdoba que no haría una revolución. No mintió. Aunque no introdujo más de dos cambios en su alineación sí hizo tres movimientos que han sido claves para la primera victoria.

FICHA DEL PARTIDO
Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Menosse, Saunier, Álex Martínez; Montoro (Alberto Martín, 67'), Raúl Baena, Sergio Peña (Kunde, 76'), Pedro, Machís; y Adrián Ramos (Joselu, 68')
Córdoba CF: Kieszek, Pinillos (Jaime Romero, 61'), Aguza, Edu Ramos (Caballero, 71'), Jona, Alfaro (Markovic, 55'), Javi Galán, Sergi Guardiola, Joao Alfonso, Fernández y Josema
Árbitro: Prieto Iglesias (Navarro). Amonestó a Víctor Díaz y Menosse y a Pinillos, Alfaro y Josema.
Goles: 1-0, Machís (8'). 2-0, Machís (51'). 3-0, Joselu (82'). 3-1, Sergi Guardiola (83').
Incidencias: Encuentro disputado en el Nuevo Los Cármenes ante 12.000 espectadores.

Saunier ha aportado al conjunto rojiblanco la veteranía y decisiones rápidas acertadas, aunque el Córdoba apenas generó peligro ante la puerta de Javi Varas mas que en los últimos minutos, cuando el Granada CF se relajó al ir claramente goleando en el marcador y cargado físicamente por el esfuerzo desarrollado durante todo el partido.

El segundo movimiento del valenciano fue la presencia de Sergio Peña en el enganche. La titularidad del peruano permitió a los rojiblancos hacerse con el control del partido desde el centro del campo, lo que también posibilitó que no se sufriera sin la pelota y que, además, hubiera algo más de conexión entre delantera y medular.

El tercer y quizás el más complejo para el técnico fue sentar a Joselu. Quizás fue el menos acertado, aunque a toro pasado todo se ve de otra manera. El onubense se quedó en el banquillo en un partido en el que quizás hubiera despuntado como lo hizo Machís. Todo lo contrario de Adrián Ramos, al que le costó mucho llegar con cierta claridad al área rival.

De hecho, el colombiano llegó a la portería contraria en el minuto 58. Entonces trató de regatear a Kieszek, pero el meta le obstruyó el paso con la mano y el Prieto Iglesias pitó el claro penalti. El delantero se topó con sus fantasmas cuando el portero cordobesista logró parar y acertar el destino del disparo. Estaba claro que no iba a ser el día de Ramos.

Los goles

El choque del Granada CF se puede resumir de varias maneras. La más clara es que con los cambios llegó la claridad ofensiva de un equipo mucho más competitivo que el que se vio hace una semana en Valladolid y, sobre todo, con las ideas más claras.

Por encima de un buen bloque destacaron dos hombres. Machís, por el descaro y atrevimiento que se espera de él derrochado sobre el terreno de juego; y Peña, por saber dar sosiego al control de la media punta, dejando detalles individuales de gran confección.

El choque comenzó dominándolo en iniciativa el Córdoba, pero a los ocho minutos Javi Varas puso un balón en largo que acabó en las botas de Víctor Díaz. El lateral la colgó al área donde remató con la testa Darwin. Con el melón abierto solo quedaba comprobar si iba a ser amargo o dulce. Fue lo segundo.

Y es que tras recibir el tempranero gol de los de José Luis Oltra el Córdoba fue nulo en ataque y pudo recibir alguno más antes del descanso, como un buen disparo a balón parado de Álex Martínez, que la estrelló en el palo izquierdo del meta del Córdoba.

Adrián Ramos, justo antes de marcharse lesionado. Foto: Álex Cámara

Tras el descanso

Tras la reanudación, y dejando por momentos que el peso del partido recayera en el Córdoba, el Granada CF supo esperar su momento y tener contragolpes para matar el choque, además de controlarlo como quiso.

De este modo, Machís y Adrián Ramos no se coordinaron en un dos para uno de libro que terminó sin inquietar a Kieszek. Después sí llegó el segundo del venezolano. Este recibió un buen balón de Saunier en la corona del área, se movió en diagonal para pegar un derechazo que se introdujo al fondo de la red.

El tercero fue de ejecución casi similar. Ya con Joselu sobre el terreno de juego por lesión de Adrián Ramos, el extremo venezolano volvió a probar suerte y el onubense aprovechó el rechace del meta para dejar sentenciado el partido.

Después el equipo se relajó. Por comodidad, cansancio o simplemente por inercia. El Córdoba apretó y de la forma menos ortodoxa posible -un disparo de Sergi Guardiola que rebotó en el suelo y luego se convirtió en una volea- acortó distancias para decorar la primera victoria de la temporada. La misma con la que se acaban la ansiedad y los agobios. Paso a una vida nueva, la del Granada CF ganador.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería