lunes 17 enero
ELECCIONES MUNICIPALES | EN EL SALÓN CON ONOFRE MIRALLES  |   |

"Me resulta raro que me pidan que la política sea normal"

El aspirante de Vox dice que le gustaban Goku y Mazinger Z, dejaría a su hijo que votara a la opción opuesta a la suya y dice que usará el transporte público si llega a la Alcaldía

Onofre Miralles, junto al río Genil a su paso por el Paseo del Salón. Foto: Álex Cámara

Es la primera vez que da el salto a la política con la intención de convertirse en la alternativa a los partidos que él denomina "tradicionales", en cuyo cupo incluye también a Ciudadanos. En el Salón con Onofre Miralles, candidato de Vox a la Alcaldía de Granada.

P.- ¿Qué serie de televisión era la que más le gustaba en su infancia?

R.- Goku, aunque era más en la juventud que en la infancia.

P.- ¿Y de niño?

R.- Mazinger Z, por esa fuerza que transmitía.

P.- ¿Cuando llegaba del colegio, de pequeño, qué plato estaba deseando que estuviera en la mesa a diario?

R.- Patatas fritas con huevo.

P.- ¿Cuál es el sitio preferido que tiene de Granada para esconderse cuando usted no quiere ver a nadie?

R.- Tengo muchos, Granada es una ciudad de rincones maravillosos.

P.- ¿En qué sitio conquistó a su esposa?

R.- La enamoré en el Llano de la Perdiz, con aquellas vistas magníficas de la Silla del Moro.

P.- ¿ A qué lugar llevaría a alguien que no conociera nadie de Granada?

R.- Al Monasterio de los Jerónimos, es un gran desconocido del arte en Granada.

P.- ¿De qué cofradía de Semana Santa es adepto?

R.- La de la Resurrección y el Cristo de los Gitanos, pero el Cristo Resucitado tiene para mi mucha importancia sentimental.

P.- De los 27 concejales que hay actualmente con acta en el Ayuntamiento, ¿a cuál no defendería nunca como abogado?

R.- Me lo pone difícil, creo que, dentro de la presunción de inocencia, ninguno tiene motivos para que no le defendiera.

P.- ¿Ha hablado alguna vez con Francisco Cuenca?

R.- Sí, es un tipo muy amable y afable.

P.- ¿Pactaría con él para que fuera alcalde?

R.- No creo, ideológicamente estamos en las antípodas.

Miralles deseaba que las patatas fritas con huevo estuvieran a diario en la mesa después del colegio. Foto: Álex Cámara

P.- Si fuera homosexual, ¿votaría a Vox?

R.- Por qué no. Conozco a muchos.

P.- ¿Qué es lo más raro que le han pedido desde que es candidato a la Alcaldía de Granada?

R.- No me han pedido cuestiones raras, me piden que la política sea normal, eso es lo que me resulta raro. La gente no quiere obras faraónicas ni ciudades fantásticas, sino que se le solucionen sus pequeños problemas. Eso es lo raro, que sus pequeños problemas sean solucionados.

P.- Si llega a alcalde o es concejal de Gobierno, ¿usará el transporte público o el coche privado?

R.- Suelo utilizar el transporte público y me muevo en taxi, conozco su problemática con la cuestión de recogida y paradas de viajeros, lo tienen que hacer de forma clandestina porque la Policía Local los sanciona. Me parece inconcebible que un servicio como el taxi tenga que estar a hurtadillas en este sentido.

P.- ¿Cómo trataría de convencer a su hijo de que no votara al partido más opuesto al suyo?

R.- Hay que dejar a la gente que se exprese libremente, soy una persona libertal absolutamente en ese sentido.

P.- ¿Por qué deben votar los granadinos a Onofre Miralles?

R.- Granada necesita un cambio y el cambio no lo puede ofrecer quien ha estado 13 años gobernando y lo ha dejado arruinado, no lo puede ofrecer tampoco quien durante tres años ha llevado al Ayuntamiento a la parálisis municipal ni tampoco ese partido que provocó la moción de censura modo 'coitus interruptus' en la que desalojó del poder a un partido para poner a otro pero no le ha apoyado en las cuestiones esenciales y mínimas. Si ninguno de los partidos tradicionales ha sido capaz de resolver los problemas de Granada, aquí está Vox para hacerlo.

Publicidad

Comentarios

 

©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada
Publicidad
DÍA A DÍA
Desarrolado por La Sastrería