jueves 21 noviembre
GRANADA CF | ENTREVISTA | ROBERTO SOLDADO  |   |

"No podemos ponernos techo, pero lo primero es lograr la permanencia"

El jugador valenciano reconoce que del Granada CF le atrajeron los valores que transmite el equipo y un vestuario compacto, en el que asegura que lo esencial que haya "gente trabajadora" y dispuesta a luchar

Soldado considera que la entrega es innegociable en este Granada CF. Foto: Álex Cámara

Probablemente haya quien pensara el día que se anunció su fichaje que llegaba al Granada CF para pasearse. De vuelta y sin goles en la cartera, a cobrar y a acabar aquí sus últimos días en la carrera futbolística. No hicieron falta muchos partidos para comprobar que Roberto Soldado ha llegado a Granada a algo más que ver la Alhambra, que asegura la visitará varias veces. El valenciano se ha convertido en uno de los líderes de este vestuario, dentro y fuera del campo. Y con él se rema hacia un objetivo: competir hasta donde lleven todos los puntos posibles que se puedan conseguir.

Pregunta.- ¿Cómo se encuentra en Granada?

Respuesta.- Bien, bastante contento, porque en lo profesional están yendo bien las cosas, el equipo ha empezado muy bien y estoy contento por eso. Además, en el aspecto familiar mi familia se ha acoplado muy bien a la ciudad.

P.- Usted ha jugado en dos tipos de equipos: los que han luchado por no estar en la parte baja y los que han estado arriba, ¿en qué ámbito se encuentra más cómodo?

R.- Al final uno está cómodo cuando es realista en la situación y en el equipo en el que está, por lo que lucha. Siendo consciente de por lo que luchamos las expectativas son las que son y la ambición es la misma, y la manera de disfrutar también. Los objetivos son diferentes y la ilusión es intocable.

P.- Diego Martínez dice que en ilusión no hay quien les gane.

R.- Todos somos conscientes de la oportunidad que tenemos cada uno de hacer las cosas bien, poder disfrutar esta temporada, hay muchos debutantes y yo vengo después de estar dos años fuera. Es otra oportunidad de estar en la Liga. Cada uno tenemos nuestros objetivos individuales de dónde queremos estar y que queremos ver al Granada CF en Primera División el año que viene y por eso luchamos todos, eso puede con cualquier cosa.

P.- Después de dos años fuera, ¿qué es lo que más echaba en falta de este periodo en la lejanía de España?

R.- Al final, la Liga, no se puede comparar, quitando un poquito a la Premier; con otras ligas. Vengo de la Liga turca que no tiene nada que ver. Quizás se echa de menos el nivel, todo lo que mueve y estar fuera de ella se echa mucho de menos.

P.- ¿Qué ha aprendido en este periodo en Turquía?

R.- He aprendido otra cultura, ni mejor ni peor. Otra manera de vivir el fútbol que es alucinante. Creo que es una experiencia que me quedará para toda la vida. He vivido momentos en los estadios que no pensaba que iba a vivir. He disfrutado mucho esos dos años en Turquía y ahora sí con ganas de estar aquí.

P.- Desde la distancia, ¿seguía el año pasado la evolución del Granada CF?

R.- El año pasado no mucho, porque la Segunda División para ser sincero no la miro mucho y menos estando en el extranjero. Pero la situación del Granada CF, años atrás había jugado contra el equipo en Primera. Sé que el club tenía algo de inestabilidad y no acababa de enganchar a la gente, pero creo que todo eso ha cambiado. Hay un equipo y una base del año pasado donde hay mucho jugador español y andaluz, y eso a la gente la engancha y le llama la atención. Si a eso le sumas que la gente está implicada y sabes los valores que supone jugar en el Granada CF significa que todos sabemos de la importancia de saber dónde estamos y que la gente se sienta ilusionada con la plantilla del Granada CF.

P.- Todos esos valores que menciona, ¿cuánto pesaron para decantarse por el Granada CF?

R.- A mí me pesa un poco toda la gente que había en el club, desde Antonio Cordón y David Belenguer que los conocía de otros años. Sobre todo lo que transmitían de cómo funcionaba el club, me hablaban mucho del vestuario. Cuando vengo con toda mi trayectoria uno quiere ir a un sitio donde haya un vestuario implicado, con ilusión, que quiera hacer las cosas bien y sean trabajadores. Por eso me decidí. Tenía una oportunidad de volver a la Liga y el Granada CF me la dio. Sabía que me iba a adaptar muy bien porque me habían hablado muy bien del club.

P.- Con la edad que tiene, entrando en la recta final de su carrera, ¿qué le queda por hacer?

R.- Pienso disfrutar ahora cada día. Quizás pasé por una etapa de mi vida donde para mi salir a entrenar era un poco perezoso y no disfrutaba. Ahora cada entrenamiento lo disfruto. No sé lo que me queda, pero ahora cada entrenamiento lo quiero disfrutar y quiero aprender. Tengo capacidad todavía para dar nivel y poder estar en el equipo y dar muchas cosas al equipo y así es como me estoy sintiendo ahora.

Soldado admite que prefiere que juegue otro compañero cuando él no se encuentre bien. Foto: Álex Cámara

P.- ¿Cómo se lleva estar con un entrenador que es casi igual de joven que usted?

R.- No miramos las edades. Cada uno cuenta sus experiencias. Con Diego Martínez sí es cierto que no solo conmigo, es un entrenador que interactúa mucho con todos los jugadores. Al final se abre mucho al jugador, con todos, independientemente de la edad. Eso creo que es bueno. El míster sabemos que con sus mensajes llega mucho al jugador y eso es súperimportante no solo conmigo sino con los más jóvenes. Es una forma de tenernos enganchados a todos.

P.- Entre los más jóvenes, ¿asume usted el rol de ‘hermano mayor’?

R.- No, trato a todos por igual.

P.- En el campo se le ve asumiendo unos roles de liderazgo en los partidos que, ¿son adjudicados por alguien o le salen naturales?

R.- Son involuntarios. Me gusta mucho hablar con mis compañeros, estar un poco ordenados e intento adaptar mis experiencias y actitudes al equipo. Intento sacar todo de mí no solo con el balón en los pies, sino con otras funciones. Son cosas positivas para el equipo y por eso lo hago.

P.- ¿Qué situación genera a la hora de convencer al entrenador tener a Adrián Ramos por un lado y a Carlos Fernández, que viene arreando fuerte, por otro?

R.- Creo que sin duda toda la competitividad que haya dentro del vestuario es buenísimo. El beneficiado es el equipo. Ahora estamos viendo a Carlos cada vez que está entrando dando mucho al equipo y eso es importante. Ningún jugador puede estar al cien por cien todos los minutos y yo cuando no estoy bien quiero que salga otro y lo haga mejor que yo. El equipo necesita un cambio y el que esté en el banquillo esté preparado. Eso es importante, pues no podemos desperdiciar ningún minuto. Lo vimos en el Bernabeu que tuvimos 45 minutos muy malos y con dos cambios el equipo cambió y encontró esa reacción. El complementarnos todos es importante y tener alternativas es importante para nosotros.

P.- Sobre el Bernabeu, ¿les queda sensación de rabia de que en esos primeros 45 minutos el Granada CF hubiera sido otro, la película habría cambiado?

R.- Lo hablamos hace unos días. Todos teníamos la rabia metida en el estómago. Íbamos con mucha ilusión y veníamos de hacer las cosas muy bien. Teníamos una oportunidad impresionante, ellos con dudas. En el primer minuto nos metieron ese gol y no supimos reaccionar. Luego el segundo nos penalizó mucho. Nos quedamos con que si hubiéramos sido nosotros mismos como en los últimos partidos podríamos haber conseguido algo mejor.

P.- Si bien es cierto que si tiene y debe pasar algo así, es en un campo como el Bernabeu.

R.- Claro. Cada error que tienes ante un equipo grande te penaliza el doble. Tuvimos unos primeros 45 minutos malos hay que pasar página.

P.- Los pitos del Bernabeu, por cierto…

R.- Supongo que tenían que ver con mi acción con Casemiro. Ni mucho menos creo que sean por mi pasado.

P.- Osasuna es uno de los cinco equipos en los que ha militado, ¿qué supone enfrentarse a un equipo con el que ya ha jugado?

R.- Es especial. Recuerdas tu etapa allí, en donde di el salto a Primera de verdad. Salí del Madrid y estaba en otra dimensión. Osasuna fue mi primer año de disfrutar de Primera y tuve la suerte de entrar en un grupo muy bueno del vestuario que había. Fue un año a nivel individual y colectivo muy bueno, donde aprendí muchísimo. Fue como un pasito más que tenía que dar, era el momento. Osasuna me dio la oportunidad de jugar previa de Champions que nos quedamos fuera y llegamos hasta semifinal de UEFA. Pude debutar con la Selección Española. Fue un año espléndido.

Soldado, en un momento de la entrevista con ahoraGranada. Foto: Álex Cámara

P.- De lo que cree que puede esperar la afición del Granada CF de usted, ¿en qué cree que no le va a defraudar?

R.- En entrega, trabajo y que voy a hacer lo imposible para que cada vez que esté en el campo que el Granada CF gane.

P.- Hay un típico comentario que habrá oído, que usted viene aquí “a pasearse”. ¿Ante eso qué se piensa o se dice, se habla en el campo?

R.- Sonríe. Es cierto que mucha gente me lo dice, que pensaban que venía a Granada de paseo. No puedo decir nada, ahí trato de hablar en el campo. Es cierto que me lo han dicho cara a cara, pero eso no va conmigo.

P.- ¿Dónde está el techo del Granada CF?

R.- No podemos ponernos techo. El sueño que tenemos todos es conseguir la permanencia y a partir de ahí disfrutar cada domingo, intentar conseguir los tres puntos y ver hasta dónde podemos llegar. El equipo hará todo lo posible. Va a ser un año complicado, hemos empezado muy bien y nos ha costado mucho. Cada partido que hemos conseguido sabemos que tenemos que sudar sangre.

P.- ¿Qué tiene Granada que no tienen Madrid, Pamplona, Valencia o Castellón?

R.- Son todas muy buenas ciudades. Me acoplo bien a todas. Me gusta mucho porque es una ciudad cómoda, vengo de estar en grandes ciudades. Ahora tardo diez minutos en llegar a cualquier lado y para mi es una gozada.

P.- ¿Le paran por la calle?

R.- La gente te da ánimos y ves la ilusión que tiene y cómo funciona el equipo.

P.- ¿Tiene tapa favorita?

R.- No, tengo ya un sitio favorito en un bar, que ponen tapas muy buenas.

P.- ¿Ha visto la Alhambra?

R.- No la he visitado por dentro, he estado en algún restaurante. Estoy esperando que venga familia para ir todos, porque creo que la visitaré más de una vez.

P.- Su hijo pequeño, ¿apunta a futbolista?

R.- Sí, tiene el mismo carácter que yo. Quiere ser delantero a los cinco años.

P.- ¿Y de sus hijas, alguna quiere ser futbolista?

R.- La mayor de once años que no hace deporte y le gusta un poco el tenis. Y al pequeño sí que está en la escuela del Granada CF.

P.- ¿Qué consejo cree que sería el más válido para su hijo el día de mañana si se quiere dedicar a esto?

R.- Creo que tener la ilusión de niño y no perderla nunca. Eso es fundamental para disfrutar de esta carreta.

Publicidad

Comentarios

 
©Queda totalmente prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta noticia sin autorización expresa de la dirección de ahoraGranada

Noticias relacionadas

Te puede interesar

Publicidad
Publicidad
Publicidad
DÍA A DÍA
Diseño Web La Sastrería